NOTA: Este sitio no aprueba de las siguientes citas de publicaciones de la Watchtower. Simplemente se presentan para mostrar lo que la Watchtower enseña en cuanto al tema.

Trasplantes de Órganos y Vacunas

Las enseñanzas de la Watchtower en cuanto a temas médicos han cambiado alocadamente a lo largo de los años. En cuanto a los trasplantes de órganos y las vacunas, la Watchtower ha permitido, luego prohibido, y luego permitido de nuevo ambas cosas. Generalmente, antes de la prohibición, ha hablado bien, o neutral, acerca del tema, y cuando lo ha prohibido o poco antes de prohibirlo, ha buscado cualquier cita o dato que apoye su punto de vista, o sea, cualquier cosa negativa acerca del tema.

Para una examinación de los trasplantes y otros cambios médicos, véase el artículo Consejos Médicos


Trasplantes de Órganos

Aceptables, Aunque A Veces No Provechosos

Golden Age 22 de abril de 1922 p.426 (en inglés)

Siguen llegando reportes de los buenos resultados que se obtienen de los trasplantes de glándulas de energía. ... [se habla de] cuarenta casos donde las glándulas fueron trasplantadas ... todas las operaciones fueron exitosas y los pacientes inmediatamente mejoraron de manera física y mental. La debilidad general dio lugar a vitalidad robusta, las arrugas fueron automáticamente removidas, la vista y el oído y el apetito todos mejoraron, como resultado general del reforzamiento del cuerpo por el trasplante de las glándulas. 11 de estos trasplantes vinieron de humanos y 29 de cabras, y no hubo diferencia notable en el período de recuperamiento. La operación es sencilla, y el recuperamiento rápido.

Consolation 29 de febrero de 1945 p.19 (en inglés)

... nervio[s han] sido trasplantados con éxito de cadáveres hacia cuerpos vivientes. Por ende, uno de los comandantes del ejército Rojo tenía un brazo tan arrancado que le faltaba una sección del nervio motor principal. El nervio fue reemplazado con uno que se sacó de un cadaver, y el comandante se recuperó por completo.

¡Despertad! 22 de diciembre de 1949 (en inglés)

NOTA: Para poder ver el artículo entero en inglés, haga click aquí para el texto o aquí para una fotocopia en PDF.

¿Ha perdido usted un brazo o una pierna en un accidente automovilístico? ¿Le dispararon y perdió parte de sus nervios o sus arterias en la última guerra? ¿Lo están cegando las cataratas? ¿Se le han caído sus dientes o su pelo? ... ¿O necesita un reemplazo de sus pulmones, riñones, o corazón? Si es así, le interesará saber que hay muchas tiendas en el país que ahora están en el negocio de proporcionar "partes extra" para el cuerpo humano, tanto naturales como artificiales.
La parte de reemplazo natural mejor conocida es la córnea del ojo, la membrana clara que cubre el iris. Si quiebra la ventana de su casa, o el parabrisas de su auto se raya o está opacado, entonces usted consigue nuevo vidrio para reemplazar el viejo. De igual forma, si las "ventanas de los ojos" están dañadas o defectuosas, se pueden, en muchos casos, ser reemplazadas al trasplantar buenas córneas de los ojos de otras personas.
...
¿Necesita una nueva quijada o una tibia, o vértebras para su espalda rota? El gran éxito que se ha tenido en implantación de huesos tiene que ver con el hecho que la parte de reemplazo es realmente células vivas que pronto se vuelven una parte integral del cuerpo.
...
El cartílago es... una sustancia flexible... muy útil para cirugía cosmética en narices y orejas, y para reparación de la cara... Unos pocos doctores reportan gran éxito en un período de 5 años en el que hicieron 375 trasplantes de cartílago.
...
Los reemplazos de nervios son aún más maravillosos cuando uno considera su naturaleza delicada. Si solo han sido cortados, los nervios pueden ser "pegados" juntos con un cemento especial, pero si una sección de nervio es arrancada por completo, tiene que ser reemplazada para prevenir la parálisis.... Un reporte menciona a 28 trasplantes de nervios periféricos, la mayoría de estos fueron muy exitosos. Uno de ellos fue verdaderamente impresionante. Tuvo que ver con el conectar seis nervios de un hombro con 17 nervios en un brazo, una hazaña sin paralelo en la cirugía.
...
El trasplante de piel, por mucho tiempo una operación lenta y tediosa y no muy exitosa, ha recibido en tiempos recientes un gran ímpetu... como resultado, muchas más víctimas de quemaduras y accidentes no tienen que estar maldecidas con caras llenas de cicatrices, pero pueden tener sus caras y brazos parchados con piel como nueva.

¡Despertad! 8 de septiembre de 1959 págs. 29-30 (en inglés)

El Dr. Vladimir P. Demikhov de la Unión Soviética trasplantó la cabeza y patas delanteras de un perro en el cuello de otro. Se reporta que ha hecho más de dos docenas de tales operaciones. En un caso el animal con dos cabezas vivió por 29 días. Otras cabezas trasplantadas tomaron leche después de la operación. Tan atrás como 1908 un doctor estadounidense hizo una operación similar. El Dr. Demikhov y sus colegas esperan que con sus estudios puedan perfeccionar la técnica de la trasplantación para que los órganos humanos dañados puedan ser reemplazados. Los investigadores están pidiendo que se junten órganos humanos en congeladoras, y ansían ver el día cuando trasplantes humanos sean posibles.

Atalaya 1 de diciembre de 1961 pág. 734 Preguntas de los lectores

¿Dice la Biblia algo en contra de dar uno sus ojos (después de morir) para que se los trasplanten a una persona viva?-L. C., EE. UU.

El que uno ponga su cuerpo o partes de su cuerpo a la disposición de los hombres de ciencia o doctores para que los usen después que uno muera para propósitos de experimentación científica o para reemplazo en otras personas es un asunto que no cuenta con la aprobación de ciertos grupos religiosos. No obstante, no parece que esté envuelto en ello ningún principio ni ley bíblico. Por lo tanto es un asunto en que cada individuo tendrá que hacer su propia decisión. Si en su propia mente o conciencia está satisfecho de que el hacerlo es cosa correcta, entonces puede hacer tal provisión, y nadie debe censurar su proceder. Por otra parte, a nadie se le debe criticar por rehusar entrar en un acuerdo de esta clase.

¡Despertad! 22 de julio de 1963, p.9 Nuestros maravillosos ojos-evidencia de sabiduría divina

Los minúsculos vasos sanguíneos de la esclerótica circundante se detienen repentinamente al llegar a la córnea. Seguramente esto es evidencia de sabiduría divina, ya que de otra manera la córnea no sería absolutamente transparente. A propósito, esto explica por qué es posible transplantar la córnea de los ojos de una persona a los de otra. Debido a la estructura singular de la córnea, especialmente de su capa principal dura de material parecido a cuerno, la edad o salud del donador no importan, ni siquiera la condición de su propia vista, siempre que la córnea misma sea transparente y saludable.

¡Despertad! 22 de diciembre de 1964 págs. 14-15 ¿Tienen derechos los pacientes de los hospitales?

Esta inexactitud de la ciencia médica se observa además cuando se transplantan órganos de un cuerpo a otro. Newsweek del 10 de febrero de 1964 dice: "De más de 200 trasplantes entre personas que no eran gemelos idénticos, apenas media docena de recipientes ha sobrevivido más de un año." El Daily Star de Toronto del 10 de marzo de 1964, agrega: "Cirujanos de hospital dijeron ayer que las seis operaciones en que riñones de mandriles se transplantaron a humanos han sido fracasos."

Cuando el cuerpo es invadido por una sustancia extraña, "inmediatamente ciertas células comienzan a fabricar anticuerpos," dice un informe sobre un discurso pronunciado por el Dr. Medawar. "Estos anticuerpos son armas forjadas para encontrar y destruir al germen específico." (El Telegram de Toronto, 29 de ene. de 1964) Esto explica por qué muchos que reciben transfusiones de sangre desarrollan una reacción violenta y hasta mueren. Como declaró el Dr. A. S. V. Burgen en el Gazette de Montreal del 26 de enero de 1959: "Una interpretación de los resultados de la investigación es que todo individuo muestra un tipo alérgico de reacción al plasma de cualquier otro individuo salvo al suyo propio. Este fenómeno es semejante al que se sabe que existe para los injertos de la piel. La piel puede injertarse con buen éxito de una porción del cuerpo a otra porción en el mismo paciente. Pero un injerto de piel de otra persona, salvo de un gemelo idéntico, no se 'adhiere.' "

¡Despertad! 8 de octubre de 1965 pág. 30 Observando el mundo

Fatalidad de trasplante

El 7 de agosto murió en Denver, Colorado, un hombre de 47 años de edad que había vivido por treinta y cuatro días con un hígado transplantado. Generalmente no se sobrevive por largo tiempo después de una operación de esta clase; el tiempo de supervivencia en este caso, según se dijo, era algo sin precedente. Se cree que la muerte haya sido causada por los esfuerzos normales del cuerpo por rechazar un órgano transplantado.

¡Despertad! 22 de febrero de 1966 pág. 11 Las hormonas y usted

Cuando las glándulas tiroides y paratiroides han sido removidas a causa de cáncer, se ha mantenido bien a los pacientes recibiendo calcio oral, inyecciones de vitamina D y drogas. Recientemente, en dos de estos casos, los cirujanos han removido estas glándulas de infantes que han nacido muertos y las han transplantado en un hombre de veintiocho años y una mujer de cincuenta y tres años, con el resultado de que ambos ya no necesitaron ninguna droga ni vitaminas y solo una simple fracción del calcio que anteriormente tomaban oralmente.

Atalaya 15 de octubre de 1966 pág. 485 El "mundo del mañana" del hombre o el gobierno del Reino de Cristo-¿cuál?

Los científicos médicos hablan de adelantos sensacionales en el descubrimiento de maneras para combatir las enfermedades; de vacunas anticancerosas, de píldoras o inyecciones para disminuir los procesos de envejecimiento del cuerpo humano. Hablan de cirugía incruenta, indolora, por medio de rayos laser o una "varita ultrasónica" que anestesia y cauteriza al cortar. Aventuran la posibilidad de reemplazar enteros órganos vitales, como el corazón, hígado o riñones, con artefactos de plástico o por medio de trasplantar con éxito otros órganos humanos o hasta animales en el cuerpo del paciente. Los problemas mentales habrán de ser curados mediante drogas que calmen las preocupaciones del hombre o estimulen su modo de pensar creativo.

¡Despertad! 22 de agosto de 1967 pág. 20 Las transfusiones de sangre son peligrosas

El problema respecto a la transfusión de sangre se entiende mejor cuando según la Medical Science,1 "se considera como un trasplante de tejido." "La sangre se compone de células vivientes así como de fluido y componentes químicos, y no es parte insignificante de las dificultades de su uso" el que la sangre del recipiente tiende a rechazar la sangre del donador de la misma manera que un trasplante de piel de otra persona se rechaza salvo en el caso de gemelos idénticos.

¡Despertad! 8 de diciembre de 1967 pág. 21 Dificultades por trasplantes

Dificultades por trasplantes

En el número del 11 de noviembre de 1966 del Medical World News se publicó un artículo bajo el título "La reacción de los trasplantes todavía estorba los progresos quirúrgicos importantes." Informó que en una reunión de cirujanos en San Francisco "la nota clave extraoficial . . . fue que la cirugía había llegado hasta donde puede llegar. . . hasta que sea vencido el rechazamiento del trasplante." Los experimentos han continuado en este sentido con animales y humanos, usando un nuevo suero que se llama ALS (suero antilinfocito). El suero se prepara con glóbulos de caballo y de perro. Los experimentos llevados a cabo hicieron evidente que los esfuerzos por trasplantar órganos chocan contra las leyes que gobiernan el crecimiento normal y la reparación del cuerpo humano.

Prohibidos Para Un Cristiano, y casi Invariablemente, Negativos.

NOTA: El artículo que prohibió los trasplantes para los testigos apareció en 1967 en inglés, y no se tradujo hasta abril de 1968. Por eso aparece el artículo de la Despertad! de abajo antes de que lo prohibieran oficialmente para los testigos hispanos. Lo que muestra que el concepto de la "verdad" es algo absurdo si se considera "verdad" hasta que esté publicado en la Atalaya. En inglés la "verdad" era que los trasplantes eran prohibidos en 1967, y esa "verdad" no llegó a los testigos hispanohablantes hasta 1968.

¡Despertad! 22 de febrero de 1968 pág. 30 Observando el mundo

'Canibalismo' médico



Denise Ana Darvall de veinticinco años, murió como resultado de un accidente automovilístico, pero su corazón continuó latiendo en el cuerpo de Luis Washkansky, de 55 años de edad. Un riñón de Denise también le fue removido y continuó funcionando en el cuerpo de diez años de Jonatán Van Wyk. Según informes el corazón de Washkansky había degenerado hasta el punto de ser inútil. El 3 de diciembre un grupo de médicos le removió el corazón y efectuó el transplante, pero el paciente murió después de 18 días. La operación se efectuó en El Cabo, en la República Sudafricana. El Times de Nueva York del 5 de diciembre hizo este interesante comentario en su editorial: "Es cierto que ésta no es la primera vez que se ha 'canibalizado' un cadáver para ayudar a los vivos. Sangre, riñones, hígados y válvulas cardíacas se han transplantado antes para provecho de los enfermos." El punto que nos parece interesante es que el redactor reconozca que estas formas de transplantes son una clase de 'canibalismo.'

Atalaya 15 de abril de 1968 págs. 254-256 Preguntas de los lectores

Preguntas de los lectores

¿Hay alguna objeción bíblica a donar el cuerpo de uno para que se use en investigación médica o a aceptar órganos para trasplante de tal fuente?-W. L., EE. UU.

Varias cuestiones están envueltas en este asunto, incluso el determinar si son correctos los trasplantes de órganos y las autopsias. Muy a menudo la emoción humana es el único factor que la gente considera al decidir sobre estos asuntos. Sin embargo, sería bueno que los cristianos consideraran los principios bíblicos que aplican al caso, y luego tomaran decisiones en armonía con estos principios a fin de agradar a Jehová.-Hech. 24:16.

Primero, sería bueno tener presente que las operaciones de trasplante de órganos, como las que ahora se están ejecutando en un esfuerzo por reparar el cuerpo o extender la duración de la vida, no eran la costumbre hace miles de años, por eso no podemos esperar hallar legislación en la Biblia sobre el trasplantar órganos humanos. No obstante, esto no significa que no tenemos ninguna indicación del punto de vista de Dios sobre tales asuntos.

...

Dios le permitió a los humanos comer carne de animales y sustentar su vida humana quitándole la vida a los animales, aunque no se les permitió comer sangre. ¿Incluyó esto el comer carne humana, el sustentar la vida de uno por medio del cuerpo o parte del cuerpo de otro humano, vivo o muerto? ¡No! Eso sería canibalismo, una práctica repugnante a toda la gente civilizada.

...

Los que se someten a tales operaciones están viviendo así de la carne de otro humano. Eso es caníbal. Sin embargo, al permitirle Jehová Dios al hombre que comiera carne de animales no le concedió permiso para que el hombre tratara de perpetuar su vida por medio de introducir en canibalismo en sus cuerpos carne humana, ya fuera masticada o en forma de órganos enteros o partes del cuerpo de otras personas.

...

En la actualidad los investigadores científicos han comenzado a usar partes artificiales o de animales donde anteriormente se creían necesarias partes humanas, como en el caso de trasplantes de córneas. (Vea, por ejemplo, Science News del 21 de mayo de 1966, página 396, y Time del 28 de abril de 1967, páginas 68 y 70.) No sabemos si se llegarán a usar más extensamente tales operaciones o no. Tampoco podemos decidir si un cristiano debe aceptar alguna parte de un animal como trasplante; ésa es una decisión personal. (Gál. 6:5) ...

Sin embargo, ¿qué debe hacerse cuando a un cristiano se le pide que dé un órgano para usarlo en otra persona o que permita que una parte del cuerpo de una persona amada difunta sea usada así? Pudiéramos preguntar: Si un cristiano decidiera personalmente que no sustentaría su propia vida con la carne de otro humano imperfecto, ¿podría permitir con buena conciencia que parte de su carne se usara de esa manera para sustentar a otro?

Aun desde un punto de vista médico hay alguna duda en cuanto a lo prudente y ético de algunos trasplantes. Un médico consideró esto públicamente en Annals of Internal Medicine y citó los resultados de 244 operaciones de trasplante de riñón. En la mayoría de los casos el recipiente no vivió más de un año después de la operación. Luego, comentando sobre los peligros para el voluntario que dona uno de sus riñones, el doctor preguntó: "¿Es correcto someter a una persona sana . . . a la posibilidad . . . de acortar su vida 25 ó 30 años a fin de extender la vida de otro 25 ó 30 meses o menos?" Informando sobre esto, Newsweek del 2 de marzo de 1964, página 74, agregó que el doctor "no ofrece una respuesta concluyente, pero sugiere que la pregunta debe hacerse más a menudo."

...

¿Sería mostrar respeto y aprecio a la creación de Dios el permitir que un cuerpo fuera mutilado después de la muerte? Es verdad que en algunos casos quizás haya requisitos legales que los cristianos obedecen, como cuando la ley requiere una necropsia para determinar la causa de la muerte. (Rom. 13:1, 7; Mar. 12:17) En tales casos los parientes más cercanos por lo general pueden pedir que los órganos no sean quitados para trasplante o para volverse a usar. De esta manera, aunque se requiera una autopsia, el cristiano puede impedir que se use incorrectamente el cuerpo de un amado. Pero cuando tales leyes no aplican, el cristiano puede decidir de tal manera que evite mutilación innecesaria y cualquier uso incorrecto posible del cuerpo. Así podrá tener una buena conciencia ante Dios.-1 Ped. 3:16.

¡Despertad! 22 de abril de 1968 pág. 30 Observando el mundo

El corazón de un cerdo

Science News del 27 de enero de 1968 informa la sugerencia que dio el Dr. Cristián Barnard, prominente cirujano cardíaco de la Unión Sudafricana, de que en el futuro quizás se considere usar corazones de animales para trasplantes en humanos. Aunque no se dice que se estén haciendo investigaciones sobre ello actualmente, se señala que "el cerdo está más cercano al ser humano que cualquier otro animal" y que quizás los corazones de los cerdos resulten útiles en trasplantes. Mientras tanto, se está exigiendo completa investigación de los factores morales, éticos y religiosos envueltos en los trasplantes de órganos, la producción artificial de la vida y otros rasgos de la experimentación científica.

Atalaya 1 de junio de 1968 pág. 337 párr. 5 A la manera del hombre o a la manera de Dios... ¿Cuál?

¿Entonces qué? Bueno, al transcurrir los años durante los cuales el cuerpo humano se renueva hasta ser un cuerpo nuevo, esta sangre vehicular es usada o consumida por el cuerpo del paciente, lo mismo que en cualquier otro trasplante de un órgano. ¿De qué manera, entonces, difiere este resultado esencialmente de alimentar de la sangre transfundida? Los resultados son los mismos: el cuerpo del paciente sí se sostiene por lo transfundido.

¡Despertad! 8 de septiembre de 1968 pág. 3 Su salud... responsabilidad de más de una persona

Después de años de depender de píldoras quizás llegue uno a ser objeto de experimentación quirúrgica, algo que ha llegado a ser asunto de discusión en vista de los recientes trasplantes de corazón. Según Science News del 9 de marzo de 1968, la Junta de Medicina de la Academia Nacional de Ciencias dijo que aun en los más extremados casos, cuando no hay ningún otro remedio disponible, el procedimiento de trasplantes de corazón "tiene que considerarse claramente según lo que es, una exploración científica de lo desconocido."

¡Despertad! 8 de septiembre de 1968 pág. 6 Uso incorrecto de humanos para experimentos médicos

"Los errores de ética están aumentando, no solo en cantidad, sino en variedad, por ejemplo, en los problemas recientemente agregados que han surgido en el trasplante de órganos."

¡Despertad! 8 de septiembre de 1968 pág. 22 Los trasplantes de corazón plantean problemas abrumadores

El aspecto bíblico

Tampoco han de pasarse por alto las cuestiones religiosas y bíblicas envueltas en esto. Hay personas, como los testigos cristianos de Jehová, que consideran todos los trasplantes entre humanos como canibalismo; y ¿no es caníbal el utilizar la carne de otro humano para la propia vida de uno?

¡Despertad! 8 de septiembre de 1968 pág. 29 Observando el mundo

¿Por qué la prisa?

Entre los muchos prominentes especialistas del corazón que sostienen que los trasplantes de corazón en este tiempo son prematuros está el Dr. Jorge E. Burch, presidente entrante del Colegio Americano de Cardiólogos, es decir, la asociación de los prominentes especialistas del corazón de los Estados Unidos de Norteamérica. Según él: "La ejecución de operaciones de trasplante en este tiempo es como enviar un hombre a la Luna sin ninguna esperanza de hacer que regrese, solo para adelantarnos a los rusos."

Entonces, ¿por qué la prisa? El doctor C. Barnard tenía una razón muy personal para no esperar más tiempo en cuanto a ejecutar trasplantes de corazón. El tiene que tomar drogas diariamente debido a su artritis, y ésta algún día quizás le haga imposible usar las manos. Como él mismo lo expresó: "Creo que esto quizás sea un estímulo para seguir adelante porque me doy cuenta de que me queda un número limitado de años para dedicarlos . . . De modo que tengo que hacer lo que quiero ahora, porque no sé cuándo quedaré completamente impedido de ejecutar cirugía como resultado de la artritis."

¡Despertad! 8 de septiembre de 1968 pág. 29 Observando el mundo

Experimentando con trasplantes del páncreas

El páncreas es un órgano pequeño en la parte inferior del abdomen con la forma y tamaño de un plátano. En éste se encuentran las "islas de Langerhans," células pequeñas que producen la insulina que el cuerpo necesita para el metabolismo del azúcar. Muchos sostienen que el que las "islas de Langerhans" no funcionen bien es la causa principal de la diabetes. Recientemente, a cuatro personas que sufrían de diabetes severa se les dieron páncreas nuevos tomados de personas que acababan de morir. Con el tiempo tres de los pacientes murieron, pero uno seguía viviendo y aparentemente le iba bien al fin de un mes. Las operaciones las ejecutaron cirujanos asociados con la Escuela de Medicina de la Universidad de Minnesota.

¡Despertad! 8 de septiembre de 1968 pág. 29 Observando el mundo

México proscribe trasplantes de corazón

Según el Times de Nueva York del 27 de marzo de 1968, el 13 de marzo equipos de especialistas estaban dispuestos a sacar el corazón de una señora que padecía de un tumor cerebral mortal y trasplantarlo a un hombre de quien se pensaba que moriría de seguro debido a un corazón atrofiado. No obstante, el director del Instituto del Seguro Social de México rehusó dar su permiso. Declaró que, puesto que el código penal mexicano no abarca específicamente los trasplantes de corazón, tales operaciones no se deberían intentar hasta que se consideraran claramente los aspectos legales. Al fin de dos semanas el posible donante había muerto, pero el paciente cardíaco todavía vivía.

¡Despertad! 8 de septiembre de 1968 págs. 29-30 Observando el mundo

El Dr. Barnard cita al Diablo

"¿Se rió para sí el Diablo?" Con estas palabras The Cape Argus, de Ciudad del Cabo, República Sudafricana, contó acerca de la ocasión en que el Dr. Barnard citó la Biblia.

Trece jóvenes londinenses se habían ofrecido voluntariamente para dejar que sus cuerpos se usaran para trasplantes quirúrgicos después de su muerte. Al oír esto, el Dr. Barnard expresó encomio para ellos por medio de una cita tomada de Job 2:4: "Piel por piel, todo lo que el hombre tiene dará por su vida." (Valera) Pero, como pasó a señalar The Cape Argus, había algo malo en cuanto a usar este texto bíblico, y eso era que estas palabras habían sido pronunciadas por Satanás el Diablo al hablarle al Señor Dios. La familiaridad del Dr. Barnard con la Biblia no es del grado más deseable.

¡Despertad! 8 de septiembre de 1968 pág. 30 Observando el mundo

¿Triunfo o fracaso?

Medical News del 19 de abril de 1968 declaró que un prominente cirujano cardíaco de Sidney, H. Windsor, dijo recientemente que el paciente de trasplante de corazón Blaiberg nunca debería haber sido operado porque no había "ganado nada del trasplante." En la actualidad los trasplantes de corazón no pueden ofrecerle a nadie una duración indefinida de vida. Son cosa de experimentación, dijo el Dr. Windsor. El Dr. Windsor también declaró que el Dr. Blaiberg pudiera haber vivido sin el trasplante. Al recipiente en una operación de trasplante de corazón tendría que dársele una duración de vida de varios años extras; si se trata de solo otros seis meses o un año, entonces, dijo el Dr. Windsor, aquello era un fracaso.

¡Despertad! 8 de septiembre de 1968 pág. 30 Observando el mundo

Un trasplante "secreto" de corazón

Bajo la ley del estado de Virginia, en los Estados Unidos de Norteamérica, si en un testamento no hay estipulación para que se disponga de un órgano de un cadáver, y si no se puede hallar a un miembro de la familia, el Departamento de Salud del estado puede asignar el cuerpo a escuelas médicas, médicos o cirujanos "para ser usado para el adelanto de la ciencia médica." El 25 de mayo, en un ambiente de secreto, doctores del Colegio de Medicina del Hospital de Virginia ejecutaron el trasplante de corazón número 16 en el mundo. Solo después que una radioemisora había informado sobre la operación y el nombre del recipiente fue que un funcionario del hospital reconoció que se había efectuado el trasplante. Los funcionarios del hospital declararon que querían evitar "salida prematura de la información" y complacer a la familia evitando la publicidad. No obstante, miembros de la familia del donante alegan que nadie de la familia dio permiso para el trasplante, y que no se hizo suficiente esfuerzo para ubicar a un miembro de la familia. El abogado de la familia dijo que cuando el hermano del difunto fue al hospital en la tarde del 25 de mayo después de llegar a ser el primer miembro de la familia que supo acerca de la muerte, se le hizo una sola pregunta: "¿Cuál agente de pompas fúnebres quería él que recibiera el cadáver?" "Absolutamente nada" se preguntó acerca del corazón, dijo el abogado.

¡Despertad! 8 de septiembre de 1968 págs. 30-31 Observando el mundo

Nuevos trasplantes de corazón

A principios de mayo hubo una serie de trasplantes de corazón en diferentes partes del mundo. El 2 de mayo José Rizor, un carpintero de 40 años de edad, llegó a ser el octavo paciente para un trasplante de corazón. Un grupo de cirujanos del Hospital Palo Alto-Stanford ejecutó la operación. No obstante, el 5 de mayo el paciente murió. El 3 de mayo, el corazón de una muchacha de 15 años de edad fue transferido a Everett C. Thomas, de 47 años de edad, de Phoenix, Arizona. La operación se efectuó en Houston, Texas. También en ese mismo día, en Londres, se ejecutó el primer trasplante de corazón británico en el Hospital Nacional del Corazón. Esta operación fue descrita como "completamente sin dificultades y la condición del paciente" se pronunció "enteramente satisfactoria." El 5 de mayo dos grupos de cirujanos en el Hospital de San Lucas, de Houston, Texas, completó operaciones simultáneas de trasplante de corazón y riñón. Esta operación de corazón fue el trasplante de corazón número 11 del mundo y el cuarto de los cuatro días.

¡Despertad! 22 de septiembre de 1968 pág. 15 ¿Hay espiritismo en ello?

¿Hay espiritismo en ello?

"LA EXTRAÑA mano del destino en el gran drama del corazón de la R.S." "La pavorosa verdad." "¿Guió un espíritu su mano?" Con estos encabezamientos el semanario sudafricano Scope del 29 de diciembre de 1967 llamó atención a un aspecto de los trasplantes de corazón de Ciudad del Cabo que ha pasado inadvertido para la mayoría del mundo.

En un artículo, Scope habla de una combinación de siete coincidencias, cualquiera de las cuales hubiera impedido que se hubiera hecho el primer trasplante de corazón humano. Entre éstas están las siguientes: Si la Srta. Darvall no se hubiera desviado de su camino para comprar un pastel en cierta panadería, no hubiera sido atropellada por cierto camión. Si el hombre cuyo camión la atropelló no hubiera decidido regresar a la fábrica después de haber completado su turno, no habría habido este accidente. Y si el Dr. C. Barnard no hubiera cambiado de parecer varias veces en cuanto a ausentarse durante el fin de semana, la operación no se hubiera efectuado. Pero él cambió de parecer varias veces porque, como dijo: "Tengo un presentimiento extraño de que algo va a suceder."

Y algo sucedió, la oportunidad de llevar a cabo una operación de trasplante de corazón, una cosa que por semanas había estado esperando efectuar ansiosamente y para la cual se había preparado por años.

El Dr. C. Barnard le dijo a un amigo en una ocasión, también informó Scope, que él creía que mientras llevaba a cabo las operaciones su mano era guiada por alguna fuerza exterior.

Concerniente a esto el semanario Scope siguió diciendo: "¿Guió un espíritu la mano del Dr. Chris Barnard durante la histórica operación de trasplante de corazón hace varias semanas? . . . Un ex-miembro del equipo de cirugía de corazón del Dr. Barnard . . . a menudo había visto una figura espiritual que estaba detrás del Dr. Barnard durante las operaciones en el teatro del hospital. No reconoció a la persona, pero un día se lo mencionó a un miembro de la familia del Dr. Barnard y describió al espíritu. '¡Pero si ése es "Klein Oupatjkie," el difunto padre de Chris Barnhard!' fue la reacción inmediata. La aparición está de pie detrás del cirujano mientras él opera... una figura de baja estatura, de apariencia respetable, con una Biblia abierta en la mano. (El padre del Dr. Barnard, que fue misionero, murió hace nueve años.)"

Por otra parte, en Ciudad del Cabo hay una espiritista que pretende estar en comunicación con un doctor que recientemente falleció "que no se cansa de alabar al Dr. Barnard. Este doctor le ha dicho que él ayuda a guiar la mano del cirujano cuando opera" y que él expresaba aprobación a la operación del trasplante de corazón del Dr. Barnard pero, al mismo tiempo, criticó ciertos aspectos de ésta.

...

Tomando en cuenta todo este testimonio, circunstancial y directo, así como las muchas cuestiones morales y éticas que se han suscitado por sus operaciones, ¿pudiera estar envuelto en el espiritismo el Dr. Barnard? Que hay tal cosa como espíritus inicuos influyendo en la vida de los humanos se manifiesta por las advertencias contra el espiritismo en la Biblia, desde los escritos de Moisés hasta los del apóstol Juan. -Lev. 19: 31; Deu. 18:11; Rev. 22 :15.

¡Despertad! 1968 22 de septiembre de págs. 29-30 Observando el mundo

Locura de trasplantes

Un artículo de fondo que apareció en The Montreal Star del 9 de mayo contenía estos comentarios iluminadores: "El apresuramiento desenfrenado para hacer trasplantes dentro de la pasada semana subraya claramente problemas, éticos y legales, que todavía no se han resuelto. Además, el último caso en Houston no logrará ningún realce para la reputación de la profesión médica. He aquí una situación en la cual los doctores estuvieron francamente en desacuerdo en cuanto a si el 'donante' estaba verdaderamente muerto o no. He aquí un caso en el cual el oficial investigador de la muerte objetó al trasplante porque él, también, tenía dudas de si se podía probar o no que el hombre estaba legalmente muerto. He aquí una situación en la cual el donante murió como resultado de daños recibidos en una riña, lo cual podría implicar el levantar cargos legales contra sus asaltantes. El oficial investigador hasta les advirtió a los médicos que éste era un 'caso' de sospecha de homicidio.' El cuadro de cirujanos supuestamente respetables que esperan ansiosamente el que otra persona muera en un accidente de tránsito o en una riña o como resultado de una hemorragia cerebral para poder echar mano a su corazón mientras todavía está caliente solo puede producir repugnancia. ¿Es esto un intento honrado de restaurar la salud a personas que están gravemente incapacitadas y posiblemente cerca de la muerte? . . . La situación actual no es un tributo al progreso médico; es,más bien, un espectáculo repulsivo."

¡Despertad! 1968 8/10 pág. 30 Observando el mundo

Contradicciones sobre trasplantes

Un prominente teólogo del Vaticano declaró que la remoción, para trasplante, del corazón de una persona que no estuviera clínicamente muerta más allá de toda duda, aun con su consentimiento, era "matar directamente"... asesinato. Por otra parte, el sacerdote Pedro Riga, de St. Mary's College, dijo que el dar un corazón u otros órganos para operaciones de trasplantes no solo se permite moralmente sino que es algo que exige el amor cristiano.

¡Despertad! 1969 8/1 pág. 29 Observando el mundo

Corazones de mandril para el hombre

El cirujano sudafricano Christian Barnard afirma que para 1970 estará listo para trasplantar el corazón de un mandril a un niño. Muchos de sus colegas no concuerdan en ello, aunque algunos dicen que al fin los animales eliminarán la necesidad de donantes humanos. Pero la velocidad con la cual se puede traducir en realidad esa habla depende de resolver los problemas de rechazamiento. Hace algunos años el corazón de un cerdo fue trasplantado aun perro. El perro murió en 30 segundos. El corazón de un chimpancé fue trasplantando a un hombre. El hombre murió en la mesa de operaciones. Riñones de chimpancé fueron a un hombre que vivió solo por nueve meses.

¡Despertad! 1969 22/1 pág. 26 "¡Despertad!" apreciada a través de los años

Ya por algunos años ¡Despertad! ha estado publicando números especiales sobre temas en los cuales la gente se interesa muchísimo y sobre temas prominentes en la mente del público. Por medio de estos números especiales ha rendido un servicio público, como se puede ver por la respuesta del lector. ... ¡Despertad! publicó un número especial sobre "Los experimentos médicos y su salud," que, entre otras cosas, trató el tema de los trasplantes de corazón. Un doctor de Biafra, al leer este número junto con un colega, inmediatamente comenzó un estudio personal de la Biblia y comenzó a asistir a las reuniones de los testigos de Jehová.

¡Despertad! 1969 8/2 pág. 29 Observando el mundo

Evita trasplantes

Una técnica quirúrgica llamada resección parcial del ventrículo izquierdo, que por lo general envuelve la remoción de parte del corazón, y la implantación de dos arterias desde la cavidad del pecho, se ha usado en once pacientes, ocho de los cuales están vivos, se sienten bien y muestran mucha mejora, dijo un anuncio de la Universidad del Condado de Los Angeles del Centro Médico de California del Sur. Esta técnica quirúrgica se presenta como un posible sustituto para los trasplantes de corazón.

¡Despertad! 1969 8/3 pág. 30 Observando el mundo

Muere recibidor de corazón

Después de vivir cuatro meses y doce días con un corazón trasplantado, María Elena Peñaloza murió en el Hospital Naval de Valparaíso, Chile, el 6 de noviembre. Era la única mujer que había sobrevivido un trasplante de esa clase. La muerte vino como resultado de una complicación cerebral, que su organismo no pudo resistir por haber sido debilitado por las muchas drogas que se le dieron para tratar de contrapesar la tendencia natural del cuerpo a rechazar el órgano trasplantado.

¡Despertad! 1969 8/5 pág. 30 Observando el mundo

Definiciones de "muerte"

Hay prueba perturbadora de que los médicos no siempre pueden estar seguros de cuándo está muerto un paciente. En una reunión de prominentes cirujanos cerebrales celebrada en Israel se reveló que en un centro médico israelí cinco pacientes se recobraron de serios daños después de haber yacido inertes por semanas. Durante la mayor parte de este tiempo no se podían percibir sus ondas cerebrales. Y son las lecturas de ondas cerebrales en cero lo que se ha aceptado como confirmación de que una persona está muerta. Uno de los pacientes era un muchacho de 15 años de edad que no tuvo respiración espontánea ni evidencia de actividad cerebral por dos semanas. Otro muchacho, de 14 años de edad, fue herido en la cabeza por una bala. Recobró la salud completamente después de tres semanas de estar en un estado de coma, en lo cual estuvo incluido un período en que no tuvo ondas cerebrales. Usando anteriores definiciones de muerte, algunos doctores pudieran haber dado por muertos a estos dos pacientes. Estas revelaciones sin duda despertarán más controversia en la cuestión de cuándo puede un cirujano de los que hacen trasplantes remover un órgano de una persona "muerta."

¡Despertad! 1969 8/5 págs. 30-31 Observando el mundo

Torciendo las Escrituras

El torcimiento de las Santas Escrituras es una vieja práctica. Hoy hay clérigos que participan en la misma práctica. En un servicio funeral en Filadelfia, un ministro luterano declaró que los trasplantes cardíacos están de acuerdo con la voluntad de Dios. Entonces citó lo que llamó un precedente bíblico para los trasplantes cardíacos, citando de Ezequiel 11:19, que dice: "Les daré un solo corazón, y un nuevo espíritu pondré dentro de ellos; y ciertamente removeré el corazón de piedra de su carne y les daré un corazón de carne." El ministro dijo que el texto tenía tanto un significado físico como uno espiritual. Declaró que el significado corriente era el de un corazón espiritual endurecido por el pecado que Dios reemplazará "con un nuevo corazón para que podamos creer." Ahora bien, ¿cuál es el significado físico? ¿Quiere el ministro que la gente crea que las criaturas tienen corazones de piedra, hablando literalmente, y que Dios quiere que éstos sean reemplazados por trasplantes de corazones de carne? Verdaderamente, el texto no dice nada acerca de remover un corazón de una persona para colocarlo en otra.

¡Despertad! 1969 8/7 págs. 30-31 Observando el mundo

Más peligroso que bombas atómicas

Una reunión del Concilio Mundial de Iglesias celebrado en Ginebra, Suiza, a principios del invierno pasado oyó discusiones que tenían que ver con trasplantes. El problema moral de determinar el tiempo de la muerte del donante en tales operaciones está causando considerable preocupación. Un informe procedente de Ciudad de Panamá dijo: "Esta controversia puede ser de poca importancia en comparación con las que están surgiendo en otros campos de progreso médico. Por ejemplo, en el de la manipulación genética, en que se hace enteramente posible [que] los doctores del futuro puedan predeterminar muchas de las características físicas y mentales del niño que todavía no ha nacido. Esa es una posibilidad que implica asuntos de tremenda importancia." Un doctor de medicina de los Estados Unidos le dijo al Concilio: "Tales potentes instrumentos para el bien y el mal son más peligrosos que la bomba atómica, que por lo menos nos destruye como somos, pero no nos dicta lo que debemos ser. Quizás sería preferible la aniquilación a ciertas clases de manipulaciones que despojan a la persona de su misma humanidad."

¡Despertad! 1969 22/8 pág. 30 Observando el mundo

Usan corazón hecho por el hombre

El doctor Denton A. Cooley, de Houston, Texas, implantó un corazón artificial en un paciente. El corazón se usó por primera vez como un reemplazo temporero de un corazón humano hasta que se pudiera hallar un donante. Por dos días, Haskell Karp, de Skokie, Illinois, de 47 años de edad, vivió con el corazón artificial. Entonces le trasplantaron un corazón humano. Poco después de eso el paciente murió.

¡Despertad! 1969 22/12 pág. 27 Observando el mundo

Queja de donante de hígado

Una viuda de cerca de Coblenz, Alemania Occidental, alega que ella no dio a los médicos ningún permiso para usar el hígado de su esposo en un trasplante de hígado. Dice que los médicos le dieron la impresión de que había esperanza en cuanto a la vida de su esposo cuando él realmente estaba en la mesa de operaciones y le estaban removiendo el hígado. El profesor Alfred Guetgemann, un prominente perito sobre el hígado en Alemania, dijo: "Me creí justificado moralmente para remover el hígado del muerto sin pedir el permiso de su viuda. Es crueldad mental sostener la pistola a la cabeza de una mujer que acaba de perder a un amado en la muerte y pedirle el derecho de remover un órgano de su esposo."

¡Despertad! 1970 22/1 págs. 3-4 ¿Qué les está sucediendo a los trasplantes del corazón?

¿Qué les está sucediendo a los trasplantes del corazón?

LA MUERTE de Philip Blaiberg en la República Sudafricana marcó el fin de una era para muchos de la profesión médica. Blaiberg, que murió en agosto pasado, era el paciente que por más tiempo había sobrevivido un trasplante del corazón en el mundo. Había vivido más de año y medio después de haber sido operado; un total de 594 días.

La muerte de Blaiberg impulsó a volver a examinar sobriamente el futuro de los trasplantes del corazón. Como dijo un cirujano cardíaco de Houston, el Dr. Denton Cooley: "Mientras vivía él, vivía el programa de trasplantes del corazón. Pero ahora tenemos que considerar si debemos de continuar o no."

¿Qué problema principal está llevando a ese reavalúo? Eso se puede notar en una declaración que señaló que la causa de la muerte de Blaiberg era "rechazamiento crónico del corazón." Aunque los aspectos técnicos de la cirugía de trasplantes habían sido un éxito, en el mismísimo momento en que el nuevo corazón fue recibido comenzó una lucha feroz, una que Blaiberg estaría perdiendo cada día desde entonces en adelante. Esa lucha consistía en el "rechazamiento," por su cuerpo, del elemento "extraño," el segundo corazón.

Dios creó al hombre con un maravilloso mecanismo que le brinda protección contra los gérmenes y virus portadores de enfermedad. Este mecanismo le permite al cuerpo ponerse a trabajar inmediatamente para comenzar a atacar cualesquier sustancias extrañas que sean introducidas en él. Aunque no se entiende cabalmente, parece que el factor principal envuelto en esto es una clase de glóbulo blanco que se llama corpúsculo linfático o linfocito. Los humanos tenemos miles de millones de estos linfocitos. Estos tienen una habilidad "intraconstruida" de reconocer otras células del cuerpo. Cuando reconocen las células que pertenecen al cuerpo, los linfocitos permanecen pasivos. Pero cuando reconocen células que no pertenecen al cuerpo, entonces fabrican anticuerpos que atacan a los invasores, ya sea neutralizándolos o destruyéndolos.

En el rechazamiento agudo o inmediato, las células trasplantadas que reciben el ataque se hinchan y mueren súbitamente y en masa. Sin embargo, en otros casos, el rechazamiento va efectuándose a un paso más lento. En el caso de Blaiberg, el rechazamiento fue lento. Pero aunque lento, fue implacable. Las defensas de su cuerpo nunca cesaron de atacar las células extrañas del nuevo corazón.

La profesión médica trata de contrarrestar este proceso de rechazamiento. Pero el hacerlo los envuelve en un serio dilema. Si se puede hacer más lento el proceso usando diversas drogas, el nuevo órgano no es rechazado tan aprisa. Sin embargo, mientras mayor es la supresión, menos puede defenderse el cuerpo contra gérmenes portadores de enfermedades. Por eso, aunque las drogas quizás demoren el proceso de rechazamiento, también reducen la resistencia de modo que el paciente puede contraer otras enfermedades.

Blaiberg contrajo hepatitis en unos seis meses. Luego pescó una pulmonía. Por medio de un equilibrio delicado de drogas que contrarrestaban el proceso de rechazamiento y drogas que contrarrestaban las nuevas enfermedades, se le mantuvo vivo. No obstante, durante todo ese tiempo el rechazamiento continuaba sin cesar.

¿En qué condición estaba su segundo corazón cuando él murió? El Times de Nueva York del 19 de agosto de 1969 informó: "Tanto se destruyó del músculo del corazón del Dr. Blaiberg, en realidad, que su corazón había regresado a la condición en que se hallaba su corazón original antes de la operación de trasplante, dijeron los doctores."

No se podía considerar otro trasplante del corazón. ¿Por qué? Porque, como dijo la revista Time del 29 de agosto, su nuevo corazón en deterioro "ya no podía bombear suficiente sangre a sus pulmones para recoger oxígeno para las necesidades de su cuerpo, o a sus riñones a fin de sostener su vital función filtrante. Como resultado, estos órganos también se habían deteriorado."

Un reavalúo sobrio de los trasplantes del corazón se hace debido a que los doctores saben que no pueden detener el mecanismo de rechazamiento ahora. Como reconoció el Dr. Christian Barnard, que llevó a cabo el trasplante de Blaiberg: "Jamás me he desorientado a mí mismo ni al mundo dando a creer que tenemos una curación. No es posible impedir el rechazamiento, sino solo hacer más lento el proceso." Por eso es que hay tan pocos sobrevivientes que duren mucho. Hasta agosto de 1969, de 141 pacientes que habían recibido trasplantes del corazón, solo 29 sobrevivían.

Un rechazamiento semejante funciona en otros tipos de trasplantes. Las cifras revelan lo siguiente: trasplantes de pulmón... 20 recipientes, un sobreviviente; trasplantes de páncreas... 10 recipientes, un sobreviviente; trasplantes del hígado... 100 recipientes, 14 sobrevivientes. En los trasplantes del riñón, entre personas no emparentadas el 58 por ciento muere en el transcurso de un año, las personas emparentadas tienen una proporción de supervivencia superior.

Debido a la proporción baja de supervivencia, y el corto período, muchas instituciones han examinado muy críticamente los trasplantes, particularmente los del corazón. El Dr. Irvine H. Page, cardiólogo de Cleveland, dijo: "Los resultados del trasplante de corazón no justifican el tiempo, el gasto ni el riesgo." Un cardiólogo de Nueva Orleáns, el Dr. G. E. Burch, declaró: "Es una injusticia el dar a un paciente ahora la esperanza de que un trasplante de corazón es la solución."

Ninguna persona cuerda quiere morir. La vida es preciosa, de modo que el hombre quiere vivir. Pero el hacerla de antropófago de órganos humanos no es la respuesta para la longevidad.

Atalaya 1970 15/5 pág. 317 Apreciando la protección de Jehová

El día antes de la intervención quirúrgica el presidente del equipo de trasplantes de riñones entró y me preguntó si estaría de acuerdo en hacer disponible el riñón al que yo estaba renunciando a un paciente joven cuyos riñones habían fallado. Parece que aunque la arteria que llegaba a mi riñón no estaba funcionando, el riñón mismo estaba en buenas condiciones. El doctor estaba deseoso de obtener mi riñón, pero le expliqué que como testigo de Jehová tengo que cumplir con lo que la ley de Dios indica en tal asunto. Le dije que él recibiría una respuesta franca y cabal a su pregunta después que yo considerara con mi familia lo que la Palabra de Dios decía sobre aquella cuestión.

Más tarde ese mismo día le informamos nuestra posición bíblica tocante a la carne humana y su uso y citamos los pasajes pertinentes de la Palabra de Dios. Preguntó si yo podría quedar con una buena conciencia después de negarle mi riñón a su paciente joven. En contestación le indiqué que mi riñón no era mío de modo que yo pudiera darlo, y que era preciso usarlo en armonía con la voluntad de Aquel que lo había creado. Y se vio obligado a reconocer que aun con el riñón no podía garantizar la supervivencia de su paciente. Indiqué que la vida futura por medio de la resurrección prometida para mí mismo y para su paciente joven dependía de nuestra obediencia a los principios de Dios según se manifiestan en las Santas Escrituras.

¡Despertad! 1970 8 de septiembre de pág. 15 ¿Abriga su doctor temor de usted?

El público también tiene una responsabilidad. Debe usar de discreción cuando oye informes acerca de nuevas medicinas o procedimientos operatorios aparentemente milagrosos. Un caso a propósito es el procedimiento de trasplantes de corazón. Pero con toda justicia a la profesión médica, debe hacerse notar que muchos médicos informados advirtieron contra optimismo tocante a esta operación.

¡Despertad! 1970 8/12 pág. 29 Observando el mundo

Cambio en la personalidad

De acuerdo con un informe que apareció en la Prensa Unida Internacional el 18 de agosto de 1970, la hija de Philip Blaiberg dijo que él había experimentado un cambio completo de personalidad después de haber sido sometido a una operación de trasplante de corazón. Blaiberg fue uno de los primeros en recibir un trasplante de corazón. Su hija declaró: "No sé si fueron las drogas o simplemente el trasplante, pero era una persona diferente."

¡Despertad! 1970 22/12 pág. 28 Observando el mundo

Menos trasplantes de corazón

El primer trasplante de corazón se efectuó en diciembre de 1967. En 1968, se intentaron 101. En 1969, el número bajó a 47. En 1970, solamente se habían efectuado 15 hasta el mes de septiembre. De todos éstos, solamente 21 recibidores de trasplantes están vivos todavía. El Dr. Norman E. Shumway, de la Universidad de Stanford, dijo: "El entusiasmo inicial, casi histérico, con el cual se recibió el primer trasplante clínico de corazón ha sido reemplazado ahora por un punto de vista generalmente pesimista."

¡Despertad! 1971 22/3 pág. 5 ¿Cómo está afectando su vida la ciencia?

Desilusiones médicas

La desilusión está apareciendo ahora aun en la ciencia médica. La esperanza que ofrecieron cosas como los trasplantes de corazón no se está realizando.

Atalaya 1971 1/8 págs. 455-456 párrs. 10-12 ¿Cómo está su corazón?

10 Es significativo que los pacientes en los cuales se han efectuado trasplantes de corazón, casos en que los nervios que conectan el corazón con el cerebro se cortan, tienen graves problemas emocionales después de la operación. El nuevo corazón todavía puede funcionar como bomba, pues tiene su propio abastecimiento de fuerza y mecanismo regulador del tiempo, independiente del sistema nervioso general, para dar impulso al músculo del corazón, pero tal como ahora solo responde perezosamente a influencias exteriores, el nuevo corazón a su vez registra pocos, si acaso algunos, factores claros de motivo en el cerebro. No está manifiesto a qué grado las terminaciones nerviosas del cuerpo y el nuevo corazón pueden establecer conexiones con el transcurso del tiempo, pero esto no puede excluirse como uno de los varios factores que producen las serias aberraciones y desorientación mentales que los médicos informan que se observan en los pacientes en los cuales se han efectuado trasplantes de corazón. Estos pacientes tienen bombas para su sangre suministradas por donantes, pero, ¿tienen ahora todos los factores que se necesitan para que se diga que tienen un "corazón"? Una cosa es segura, al perder su propio corazón, se les han quitado las capacidades de "corazón" que se han formado en ellos a través de los años y que contribuían a hacerlos lo que eran en cuanto a personalidad.

11 El Medical World News (23 de mayo de 1969), en un artículo intitulado "¿Qué le hace un nuevo corazón a la mente?" informó lo siguiente: "En el Centro Médico de la Universidad de Stanford el año pasado, un hombre de 45 años recibió un nuevo corazón de un donante de 20 años y pronto anunció a todos sus amigos que iba a celebrar su vigésimo cumpleaños. Otro recipiente resolvió vivir en conformidad con la pura reputación del prominente ciudadano local que fue el donante. Y un tercer hombre expresó gran temor de adquirir características de feminidad al recibir el corazón de una mujer, aunque se tranquilizó algo cuando se enteró de que las mujeres viven más que los hombres. Según el psiquiatra Donald T. Lunde, consultor del equipo de trasplantes del cirujano Norman Shumway en Stanford, estos pacientes representan algunas de las menos severas aberraciones mentales [la bastardilla es nuestra] que se observaron en la serie de 13 trasplantes por Shumway durante los últimos 16 meses." Continúa el artículo: "Aunque cinco pacientes de la serie habían sobrevivido hasta principios de este mes, y cuatro de ellos se hallaban en casa llevando vidas más o menos normales, tres de los que no sobrevivieron se hicieron psicopáticos antes de morir el año pasado. Y otros dos se han hecho psicopáticos este año."

12 Aunque el Dr. Lunde menciona la administración de la droga prednisona y los efectos de agotamiento de la mente de una operación seria y el tener que guardar cama por largo tiempo bajo atención intensa como las causas principales de estos extraños desórdenes de la personalidad, es interesante observar que el Dr. Schneider, "neurólogo-psiquiatra neoyorquino y estudiante de la acción recíproca cerebro-corazón, ve otros factores que modifican las explicaciones que da el Dr. Lunde para las psicosis que se hallaron en la serie de trasplantes de corazón por Shumway. El Dr. Schneider . . . sostiene que 'el corazón es más que la bomba de un plomero... es una batería neuroendocrina. Tiene un pequeño cerebro propio, los nódulos S-A y A-V y el haz conductor, y las pequeñas ondas procedentes de este haz se pueden discernir junto con cada onda del corazón en un ECG [electrocardiograma]. Más allá de esto, la manufactura y el almacenamiento extensos de catecolaminas por el corazón pueden afectar las concentraciones de estas neurohormonas en el hipotálamo.'" (Ib., página 18) El Dr. Schneider observó que a muchos pacientes a quienes no se les hizo trasplantes de corazón y a los cuales se les administró prednisona o que estuvieron en cama por largos períodos no desarrollaron psicosis.

¡Despertad! 1972 8/2 pág. 30 Observando el mundo

Desilusión con los trasplantes del corazón

Desde 1967 los médicos han efectuado 166 trasplantes del corazón, pero el entusiasmo inicial ha desaparecido. Demasiados enfermos han muerto... más del 85 por ciento hasta la fecha. Además hubo otros malos efectos secundarios. Hubo depresión, breves períodos psicóticos, falta de memoria, insomnio y cambios pronunciados de personalidad. Según la revista Life, los expertos en inmunología han llegado a la conclusión de que "el corazón es un órgano peculiar, particular, no solo una máquina de bombear, sino una criatura con cierta interna majestad desconocida."

¡Despertad! 1972 22/8 pág. 31 Observando el mundo

Problemas con los trasplantes

Se han informado proporciones muy altas de cáncer y de casos de depresión psicológica en los pacientes que han recibido trasplantes de órganos. Science Digest reveló que la proporción de cáncer en los pacientes de trasplantes era más de 100 veces mayor que el promedio nacional.

¡Despertad! 1972 22/10 pág. 28 "Que se abstengan de . . . sangre"

Haciendo notar otros beneficios del uso de la dextrana en vez de sangre, estas autoridades continuaron diciendo: "Ciertas enfermedades graves pueden ser transmitidas a través de la sangre. Recientemente ha habido tantos de estos casos que por lo menos uno no debía tomar riesgos innecesarios. Lo que es más, una transfusión de sangre debe ser considerada como cualquier otro trasplante, por ejemplo, de riñones u otro tejido. La sangre 'extranjera' también alarma a los anticuerpos del organismo, aunque las consecuencias quizás no sean tan obvias como cuando un riñón es rechazado."-Dagbladet, 22 de abril de 1971.

Sí, la sangre es un tejido, tal como el corazón y los riñones son tejidos. Debido a que es un "tejido líquido" este hecho no es generalmente apreciado. Las fuerzas inmunológicas que el Creador colocó en el cuerpo para protegerlo, se oponen a cualquier tejido extraño y elaboran anticuerpos para luchar en contra de él. Es por eso que la popularidad de los trasplantes de corazón fue de tan corta vida.

La revista Life, del 17 de septiembre de 1971, mostró en su cubierta una foto de seis personas que habían recibido trasplantes de corazón y que parecían estar bien y contentos en esa fecha. Pero dentro de solo ocho meses después de tomarse la foto los seis sucumbieron a los esfuerzos de su cuerpo para rechazar el tejido: extraño. El artículo dijo que "las drogas contra el rechazo iniciaron actos caprichosos," y que "un médico estaba obsesionado por el recuerdo de sus rostros hinchados." El autor del artículo, que ha escrito un libro sobre el tema, Hearts, también informó que el promedio de muerte para los trasplantes de corazón durante los primeros tres años era de más de 85 por ciento. Un cirujano, que trasplantó veintidós corazones, perdió hasta el último de ellos en la muerte. Y aunque él se deshacía de todo el asunto como "un procedimiento que pusimos a prueba y que -por el momento- hemos descartado," los pacientes no pudieron darle tan poca importancia al asunto. Y aquí otra vez, se puede notar que la posición de los testigos cristianos de Jehová de que tales trasplantes son de hecho una forma de canibalismo- resultó ser una defensa. ¿Cómo es eso? En que les evitó mucha frustración, pena y ansiedad, las cuales experimentaron no solo los pacientes y sus parientes sino también muchos del personal médico auxiliar.

'Si las transfusiones de sangre también violan el principio de la inmunología, entonces ¿por qué no resultan ser tan letales como los trasplantes de corazón?' puede que usted pregunte. La razón es que la sangre es un tejido temporario. ¿Un tejido temporario? Sí, porque en cada segundo de tiempo mueren y son reemplazados millones de glóbulos rojos. Por lo tanto cualquier célula de sangre 'extranjera' transfundida no permanece por mucho tiempo en el cuerpo.

¡Despertad! 1972 8/12 pág. 30 Observando el mundo

Complicaciones de trasplantes de riñones

Parece ahora que graves daños a los ojos provienen como resultado de una complicación de trasplantes de riñones. La tercera parte de treinta y nueve pacientes que tuvieron trasplantes a los cuales se examinó en el Hospital Royal Victoria de Newcastle-upon-Tyne sufrían de anormalidades en los ojos. Un paciente estaba prácticamente ciego y otro había perdido la vista de un ojo. El daño a los ojos ha sido rastreado a las drogas que suprimen la inmunización, las cuales se administran en relación con la operación de trasplantes. En otro grupo de treinta y nueve pacientes tratados con diálisis en máquinas de riñones artificiales (no por medio de trasplantes) solo un paciente tenía algún desorden en los ojos.

¡Despertad! 1973 22 de abril de pág. 30 Observando el mundo

Canibalismo moderno

Miembros de un grupo de dieciséis sobrevivientes de un avión que se estrelló en los Andes admiten que comieron como caníbales partes de cuerpos de veintinueve personas que murieron en el brusco aterrizaje del avión. El grupo aguantó 69 días en los que las temperaturas llegaron a bajar hasta veintidós grados bajo cero. Un sobreviviente, miembro de un equipo de fútbol del Uruguay, comparó al canibalismo con "un trasplante de corazón." Dos teólogos católicos romanos de Nueva York dijeron que la comparación "no es irrazonable," pues declararon que los sobrevivientes "actuaron de modo justificable."

¡Despertad! 1973 8 de septiembre de pág. 15 La transfusión de sangre... un "pecado" biológico

"La sangre es un órgano líquido. Cuando se trata de sangre de otra persona, su administración encierra los muchos problemas del rechazo biológico, que a la larga han derrotado al trasplante de corazón y otros órganos.

"Puesto que las células de la sangre normalmente se destruyen en sesenta días y el 'cambio completo' del contenido líquido es todavía más rápido, una transfusión de sangre es un trasplante temporero o transitorio de un órgano líquido. De hecho, indudablemente esta es la razón por la cual es generalmente aceptada en un tiempo cuando el trasplante de órganos se considera experimental.

¡Despertad! 1973 22/10 pág. 30 Observando el mundo

Córnea plástica

Algunas personas que necesitan una nueva córnea para el ojo prefieren evitar los trasplantes de donantes. El Dr. Hernando Cardona del Instituto Óptico Edward S. Harkness del Hospital Presbiteriano de Nueva York ha desarrollado una alternativa para los trasplantes vivos, una córnea plástica. Una técnica semejante ha aparecido en Inglaterra. Se dice que estas pequeñas córneas plásticas han restaurado la vista a más de 250 pacientes en años recientes. A diferencia a los trasplantes naturales, el cuerpo no parece rechazar la córnea artificial. Según la descripción suministran buena profundidad de foco, aunque tienen un ángulo limitado de visión. Hay que llevar espejuelos.

Atalaya 1973 1/11 pág. 671 Preguntas de los lectores

Preguntas de los lectores

¿Muestra Gálatas 4:15 cómo deben considerar los cristianos el trasplante de órganos del cuerpo?-EE. UU.

Gálatas 4:15 dice: "Si hubiese sido posible, se hubieran sacado los ojos y me los hubieran dado." Aquí el apóstol Pablo simplemente estaba usando una metáfora. Tan grande era el aprecio y afecto que los gálatas le tenían a Pablo que habrían estado dispuestos a sacrificar cualquier cosa que les era útil a ellos mismos, sí, hasta algo tan precioso e indispensable como los ojos con los que veían, para ayudarle a ver. De modo similar Jesucristo se refirió al ojo como representando algo dotado de vista cuando dijo: "Ahora bien, si ese ojo derecho tuyo te está haciendo tropezar, arráncalo y échalo de ti." (Mat. 5:29) El uso de la vista para ver algo que hace que uno tropiece y reciba una caída espiritual habría de ser amortiguado. Ni Jesús ni Pablo estaban considerando el tema de trasplantar órganos del cuerpo.

¡Despertad! 1974 22/3 pág. 30 Observando el mundo

Cáncer debido a trasplantes

Las drogas supresoras de la inmunología que se les da a los pacientes de trasplantes para evitar que el cuerpo rechace el nuevo órgano también impiden que el cuerpo rechace las enfermedades malignas. El Dr. Israel Penn del Centro Médico de la Universidad de Colorado halló de estudios a largo plazo con pacientes que habían recibido trasplantes de riñones que la incidencia de cáncer después del trasplante "es aproximadamente 100 veces la que se observa en la población general de la misma edad."

¡Despertad! 1974 8 de junio de pág. 30 Observando el mundo

Más complicaciones de trasplantes

Recientemente se informó que la incidencia de cáncer es 100 veces mayor entre los que reciben órganos por trasplante que entre la población general. No obstante, la frecuencia de tumores cerebrales es "1.000 veces mayor," según el Dr. Wolff M. Kirsch, del Centro Médico de la Universidad de Colorado. El uso prolongado de la terapia para suprimir la inmunología a fin de impedir el rechazo del nuevo órgano frecuentemente enreda al paciente "en el lazo de los procesos patológicos," dijo él. Se considera que las perspectivas de ayuda para esos pacientes son "nulas."

¡Despertad! 1974 8/7 pág. 21 Mi vida como cirujano

Durante todos esos años y desde entonces, no he administrado ni una sola transfusión de sangre. Que yo sepa ningún paciente ha perdido su vida debido a esto, aunque muchos tuvieron extensas cirugías. Ha sido especialmente grato para mí ver personalmente la evidencia de la veracidad de las instrucciones de la Biblia acerca de la sangre. La misma profesión médica gradualmente ha llegado a apreciar que la sangre no es un salvavidas inocuo. Ahora se reconoce que la transfusión de sangre es un procedimiento peligroso... tan arriesgado como cualquier otro trasplante de órgano. Las revistas médicas hoy día dicen más acerca de los peligros del procedimiento que de los previamente aclamados beneficios. De haber yo dado transfusiones de sangre rutinariamente durante los pasados veintitrés años de mi práctica, parece muy probable que varios hubieran sufrido de uno de los ahora reconocidos peligros de la administración de sangre.

Actualmente también se hacen muchos alardes acerca de trasplantes de varios órganos... riñones, corazones, pulmones e hígados. Pero, concerniente a estos procedimientos, recuerdo el comentario que hizo mi padre en una ocasión. Yo estaba en casa de regreso de la escuela médica y había realizado una vasectomía en uno de sus pacientes que había pedido que se le esterilizara. Estaba orgulloso de mi técnica recientemente aprendida y le pregunté a mi padre qué pensaba de ella. Él contestó: "El paciente sin duda está complacido, pero me pregunto lo que el Creador piensa de ello." Debido a lo que tengo razón para creer que piensa el Creador acerca de los trasplantes de órganos, tengo serias reservas en cuanto a lo correcto de esto según las Escrituras.

¡Despertad! 1974 22/7 pág. 30 Observando el mundo

Un trabajo para el Creador"

Dos de los cirujanos cardíacos más famosos del mundo recientemente comentaron acerca del futuro de los trasplantes. El Dr. Michael E. DeBakey dijo: "Creo que el interés general en lo que respecta a trasplantes de corazón ha disminuido grandemente debido a la experiencia que hemos tenido . . . Los resultados no fueron lo suficientemente buenos como para justificar el esfuerzo." El Dr. Denton A. Cooley declaró: "Aunque hemos podido reemplazar todos los componentes del corazón, la única parte que no podemos reemplazar es el músculo del corazón . . . Parece ser un trabajo para el creador . . . Esa parece ser la frontera más allá de la cual no hemos podido avanzar."

¡Despertad! 1975 22/3 págs. 11-12 Haciendo frente a la neumonía

Un estado preexistente tal como una enfermedad o una lesión grave pueden hacerlo susceptible a la llamada neumonía "secundaria" o complicada. En cuanto a esto, se podría mencionar que en muchos casos de trasplantes de corazón o riñón los pacientes han muerto por inflamación de los pulmones. La lucha extenuativa del cuerpo para combatir el tejido extraño es demasiado fuerte, haciéndolo vulnerable a otros problemas. Esto está en armonía con la declaración que hizo el físico inglés John Caius en el siglo dieciséis: "Nuestros cuerpos no pueden . . . ser lastimados por causas corruptas e infecciosas, salvo que en éstos se halle cierta materia apta . . . para recibirlas, de otro modo si uno estuviera enfermo todos lo estarían."

Atalaya 1975 15 de junio de pág. 368 Ponderando las noticias

Ponderando las noticias

Una cosa lleva a otra

Hace décadas, el transfundir la sangre de una persona en las venas de otra se convirtió en práctica común. Entonces el trasplantar órganos llegó a estar en voga. ¿Adónde podría llevar todo esto? Un artículo por el presidente del Instituto de Sociedad, Ética y las Ciencias de la Vida, intitulado "Cosechando a los muertos," suministra alguna idea.

Según el artículo, muchos "grupos científicos y teológicos" favorecen una redefinición de la muerte. La nueva definición clasificaría como "muerto" a cualquier persona cuyas funciones cerebrales hubiesen cesado plenamente, produciendo un estado de "coma irreversible." ¿Entonces qué? Se hace la sugerencia de que, aunque ahora están legalmente "muertos," los cuerpos todavía se podrían mantener respirando y funcionando por medio de respiradores en hospitales especiales, si se deseara, por un período de años. Esto podría abrir el camino para "granjas de cadáveres que requieren alimentación y conservación, a fin de ser cosechados." Estos "neomorts" -legalmente "muertos," pero en realidad cuerpos vivos- se podrían usar entonces, dice el artículo, para entrenar a estudiantes e internos médicos, que podrían practicar procedimientos quirúrgicos, incluyendo amputaciones. Órganos principales podrían ser catalogados y "computarizados" para pronta disponibilidad en trasplantes. Las personas 'legalmente muertas' podrían ser "sangradas periódicamente" a fin de suministrar sangre para transfusión.

Reconocidamente, el artículo presenta estas ideas solo como posibilidades. Sin embargo, es interesante notar que el autor dice que el precedente inicial de todo esto es la "donación de sangre" y el "precedente en la sangre de mercantilismo." En contraste, la Biblia inculca respeto para los cuerpos de la gente, aun para los que realmente están muertos (no solo en un "coma irreversible"). (Gén. 23:1-6; 49:29; 50:24-26; 1 Sam. 31:8-13) Pero hoy los hombres se proponen 'canibalizar' a cuerpos al por mayor. Y aun ese término parece demasiado benigno... pues los caníbales nunca mantuvieron "granjas" de cuerpos humanos para ser "cosechados." Esto muestra adónde pueden llevar las cosas una vez que los hombres empiezan a violar las normas de la Biblia, incluso su prohibición de introducir la sangre de otra criatura en el propio cuerpo de uno.-Vea Deuteronomio 12:23; Hechos 15:28, 29.

Atalaya 1976 15/5 pág. 300 Ponderando las noticias

Problemas de trasplantes

Se ha sabido por mucho tiempo que entre los pacientes que reciben trasplantes de corazón hay más problemas psiquiátricos post-operatorios de lo que es el término medio. Pero parece que lo mismo es cierto tocante a otros trasplantes de órganos vitales, como los trasplantes de riñones. Un profesor de psiquiatría de la U.C.L.A., el Dr. Pietro Castelnuovo-Tedesco, dice, según se le cita: "Un hallazgo sobresaliente después del trasplante es que frecuentemente se presenta seria perturbación emocional." Un estudio de 292 pacientes con trasplantes de riñón mostró que casi el 20 por ciento experimentó severa depresión después de la operación, y unos cuantos hasta intentaron suicidarse. En contraste, solo aproximadamente uno de cada 1.500 pacientes de cirugía general desarrolla una perturbación emocional severa.

Un factor peculiar que a veces se nota es un llamado 'trasplante de personalidad.' Es decir, el recipiente en algunos casos ha parecido adoptar ciertos factores de personalidad de la persona de quien provino el órgano. Una joven dada a la promiscuidad que recibió un riñón de su hermana, que era mayor, moderada, de buen comportamiento, al principio pareció muy agitada. Entonces empezó a imitar a su hermana en mucha de su conducta. Otro paciente alegó que había recibido un punto de vista diferente sobre la vida después de su trasplante de riñón. Después de un trasplante, un hombre de genio apacible se hizo agresivo como el donador. El problema puede ser en gran parte o totalmente mental. Pero es interesante, por lo menos, el hecho de que la Biblia vincula estrechamente los riñones con las emociones humanas. - Compare con Jeremías 17:10 y Revelación 2:23.

¡Despertad! 1977 8/7 pág. 30 Observando el mundo

Papaya promueve la curación

Una noticia procedente de Londres, Inglaterra, emitida por la Prensa Asociada declara que el Dr. Michael Bewick ha curado infecciones posteriores a operaciones de trasplantes por medio de colocar tiras de papaya en las heridas. Refiriéndose al equipo con el cual está asociado, el Dr. Bewick dijo, según se le citó: "Hemos tratado a por lo menos 10 pacientes con heridas infectadas de diferentes clases, y ha dado buenos resultados. No sabemos el porqué, pero parece que hay algo en la fruta que estimula la cicatrización de la herida." La papaya es una fruta tropical que contiene una enzima que a veces se usa para ablandar carne.

¡Despertad! 1977 8 de septiembre de págs. 29-30 Observando el mundo

Transplante de corazón de mandril

Según una comunicación de la Prensa Asociada del 20 de junio, el Dr. Christiaan N. Barnard y un equipo de Capetown, República Sudafricana, implantaron el corazón de un mandril al lado del corazón enfermo de una criatura humana. Sin embargo, la operación que duró diez horas fue en vano porque el paciente murió unas cuantas horas después del trasplante.

¡Despertad! 1978 8/10 pág. 30 Observando el mundo

Trasplantes de pelo

Según un informe en Modern Medicine, el trasplante de pelo para resolver el problema de la calvicie ha llegado a ser la "operación cosmética más común para los hombres." Pero la revista clínica declara que por segunda vez este proceder ha resultado en lo que se llama fístula arteriovenosa. Al citar un caso, la publicación dice que un año y medio después de haberse completado los tratamientos de trasplante, "un hombre de 34 años de edad se quejó de un zumbido en el oído derecho, palpitación e hinchazón más arriba del oído en el lugar de donde se había tomado el último injerto, y ofuscación de la vista en su ojo derecho." Sin embargo, todas estas condiciones desaparecieron al remover la fístula.

Atalaya 1979 1/1 pág. 27 Una esperanza que me ha sostenido

Una esperanza que me ha sostenido

NACÍ en octubre de 1950 entre los centenares de niños que anualmente llegan a ser víctimas de defectos de nacimiento. El defecto era la ausencia de la tibia en mi pierna derecha. La tibia es el hueso principal entre el tobillo y la rodilla. Sin este hueso, a uno se le hace imposible estar de pie o caminar.

Mi padre estaba en las fuerzas armadas en aquel tiempo y podía recibir ciertos beneficios médicos. Naturalmente, él y mi madre se emocionaron mucho ante la perspectiva de una operación revolucionaria que quizás me permitiera caminar. La operación se ejecutó en 1953 en un centro médico del ejército de los E.U.A., el Walter Reed, en Washington, D.C. Consistía en un trasplante del hueso de un animal para reemplazar la tibia que me faltaba.

Por supuesto, a principios de los años cincuenta las operaciones de trasplante estaban solamente en etapa de experimentación. Poco se sabía acerca del rechazamiento de materia extraña por el cuerpo. Como resultado de esto, la operación fue un fracaso. Mi cuerpo rechazó el trasplante y contraje gangrena en mi pierna derecha. Puesto que quedó amenazada mi vida, se hizo necesario amputar la pierna. Yo tenía solo tres años de edad, de modo que desde edad tierna el futuro parecía sombrío.

¡Despertad! 1979 8/8 pág. 31 Observando el mundo

Se transplantó la rabia

Una señora de 37 años de edad de Boise, Idaho, tuvo que entrar en el hospital debido a dolores de cabeza y entumecimiento facial unas cinco semanas después que se le transplantó en el ojo derecho la córnea de un guardabosques. Sufrió parálisis gradual y murió poco después a pesar de los esfuerzos de sus perplejos facultativos. Con el tiempo los científicos descubrieron que la enfermedad tenía su origen con el donador de la córnea transplantada. Había muerto de una enfermedad neurológica desconocida en ese tiempo. Pero nuevos análisis de los ojos helados revelaron el virus de la rabia.

¡Despertad! 1979 22/12 pág. 4 ¿De ida y vuelta a la muerte?

"Caso presenta problema sobre 'muerte' en Texas"

El periódico explicó lo siguiente:

"El sorprendente regreso a la vida de Roger Ragland, después de 12 horas de estar aparentemente muerto desde el punto de vista clínico, ha renovado el debate sobre lo que constituye la definición de muerte en Texas. . . .

"'Tenía todas las señales neurológicas de que el cerebro había muerto,' dijo el Dr. James Lindley, quien examinó al joven en la sala de emergencia del Hospital Brackenridge.

"Los médicos habían recibido el permiso de la familia del adolescente para usar sus riñones en un trasplante, y lo habían puesto en un aparato para administrar respiración artificial a fin de continuar la circulación de la sangre y el aire a través de los tejidos del cuerpo. La familia ya había notificado a la funeraria.

"Sin embargo, un día después del accidente, el neurocirujano Bryon Neely notó movimiento en las piernas de Ragland y entonces detectó actividad cerebral. . . .

"En la actualidad Texas no tiene una definición legal de lo que constituye la muerte. Se podría presentar tal legislación ante la Legislatura cuando sus miembros se reúnan en enero."

Aceptables

Atalaya 1980 15 de septiembre de pág. 31 Preguntas de los lectores

Preguntas de los lectores

¿Debería tomar acción la congregación si un cristiano bautizado aceptara el trasplante de un órgano humano, como el de una córnea o un riñón?

Con relación al trasplante de tejido o hueso humano de una persona a otra, éste es un asunto en el que cada testigo de Jehová debe tomar una decisión de conciencia. Algunos cristianos pudieran pensar que el introducir en su cuerpo algún tejido o parte del cuerpo de otro ser humano es canibalismo. Pudieran afirmar que el material humano trasplantado tiene el propósito de llegar a ser parte del cuerpo del que lo recibe para mantener a éste vivo y en funciones. Puede ser que no consideren tal acto como fundamentalmente diferente del consumir carne por la boca. Sentimientos de esa índole pudieran surgir como resultado de considerar que Dios no hizo provisión específica para que el hombre comiera la carne de su semejante cuando hizo provisión para que los humanos comieran carne de animales de los cuales se hubiera sacado, por derramamiento, la sangre sostenedora de la vida. También pudiera ser que estos cristianos consideraran la manera en que las personas de tiempos bíblicos veían el sostenerse por medio de la ingestión de carne humana. Por ejemplo, considere el relato de 2 Reyes 6:24-30; Deuteronomio 28:53-57; Lamentaciones 2:20 y 4:10. En Juan 6:48-66, Jesús habló figurativamente de que otros comieran su carne y bebieran su sangre. Al escuchar aquella consideración y no percibir el significado espiritual de sus palabras, algunos de sus discípulos judíos se escandalizaron y dejaron de seguirle. Estos relatos ilustran lo que pensaban o sentían algunos seres humanos acerca de comer carne humana.

Hoy, otros cristianos sinceros pudieran opinar que la Biblia no descarta definitivamente los trasplantes médicos de órganos humanos. Quizás razonen que en algunos casos no se espera que el material humano llegue a ser parte permanente del cuerpo del que lo recibe. Se dice que aproximadamente cada siete años las células del cuerpo son reemplazadas, y esto sería cierto de cualquier parte humana del cuerpo que se trasplantara. También se pudiera alegar que hay una diferencia entre los trasplantes de órganos y el canibalismo, puesto que no se ha matado al "donante" para suplir alimento. En algunos casos, personas que han comprendido que su muerte se acerca hasta han donado partes de su cuerpo para que se les use en trasplantes. Por supuesto, si el trasplante requiriera recibir la sangre de otra persona, eso sería innegablemente contrario al mandato de Dios.-Hech. 15:19, 20.

Se ve claramente que los puntos de vista personales y los dictados de la conciencia varían en este asunto de los trasplantes. Es bien conocido el hecho de que el uso de materiales humanos para consumo humano varía desde cosas menores, tales como hormonas y córneas, hasta órganos de importancia, tales como riñones y corazones. Aunque la Biblia prohíbe específicamente el consumir sangre, no hay un mandato bíblico directo que prohíba la ingestión de otra clase de tejido humano. Por esta razón, cada individuo que se encara a tomar una decisión en este asunto debe pesar con cuidado y oración los factores envueltos en el asunto y entonces decidir por conciencia lo que él o ella podría o no podría hacer ante Dios. Es un asunto para decisión personal. (Gál. 6:5) El comité judicial de la congregación no tomaría acción disciplinaria si alguien aceptara un trasplante de órganos.

¡Despertad! 1985 22/5 pág. 30 Observando el mundo

Aumentan los trasplantes

"Unos médicos que se reunieron [recientemente] en la Universidad de Stanford predicen que para fines de la década se efectuarán hasta 700 trasplantes de corazón anualmente en los Estados Unidos -informa la publicación New Scientist-. Esta cifra es unas cinco veces la cantidad actual." La operación fue abandonada casi por completo durante los años setenta porque la mayoría de los pacientes morían dentro de pocas semanas. Pero los pacientes viven ahora más tiempo debido al éxito reciente de la droga "ciclosporina A", la cual detiene los esfuerzos del cuerpo por rechazar los tejidos extraños. "Más de 80% de los pacientes de Stanford siguen vivos después de un año, y 67% siguen vivos después de tres años", dice el informe. La operación misma cuesta $80.000 (E.U.A.). Añádale a esta cifra otros $45.000 por las pruebas que se hacen antes de la cirugía y por el cuidado postoperatorio. El gobierno está considerando actualmente quién pagará por estas operaciones en el futuro.

¡Despertad! 1986 22/11 pág. 29 Observando el mundo

El SIDA y el trasplante de órganos

Por lo menos dos órganos contaminados con el SIDA, sin saberlo, han sido trasplantados a otras personas, informaron ciertos funcionarios de un hospital de Greensboro, Carolina del Norte. Los órganos que contenían anticuerpos del SIDA provinieron de una víctima de accidente cuyo cerebro había muerto y que había recibido grandes cantidades de sangre por transfusiones. Pruebas iniciales no revelaron que la sangre de la víctima estuviera contaminada. Parece que la nueva sangre ocultó los anticuerpos del SIDA. Aunque no se ha descubierto que los órganos trasplantados transmitan el SIDA, los Centros para el Control de Enfermedades de los Estados Unidos advierten que los órganos de personas que tienen SIDA se "consideran potencialmente infecciosos" y no se deben usar para trasplantes.

Atalaya 1987 1 de abril de pág. 31 Preguntas de los lectores

Preguntas de los lectores

¿Es apropiado que un cristiano permita que se le haga una autopsia a un pariente?

La Biblia no hace ningún comentario directo sobre la autopsia, pero sí hay información bíblica pertinente que el cristiano puede considerar. Entonces podrá tomar su propia decisión a la luz de tales textos y de los pormenores de la situación en particular.

Una autopsia es el examen quirúrgico (disección) de un cadáver con el fin de determinar lo que ha causado la muerte. Este examen también puede proporcionar datos acerca de los efectos o el mecanismo de cierta enfermedad. El punto de vista de algunas religiones acerca de las autopsias ha sido afectado por enseñanzas que no son bíblicas. Por ejemplo, una enciclopedia católica declara: "El cuerpo del fallecido debe tratarse con reverencia por ser la antigua morada de su alma [...] En la resurrección general a la vida eterna, está destinado a levantarse con su alma [...] Puede haber un intervalo de tiempo entre la muerte médica y la salida del alma". Sin embargo, la Biblia indica que cuando una persona (un alma viviente) muere, se convierte en un alma muerta. (Génesis 2:7; 7:21-23; Levítico 21:1, 11.) ¿Qué hay de su cuerpo? Con referencia tanto a "los hijos de la humanidad" como a las "bestias", leemos: "Del polvo han llegado a ser todos, y todos vuelven al polvo". (Eclesiastés 3:18-20.) En la resurrección, Dios no va a levantar el cuerpo que desde mucho tiempo atrás se habrá convertido en simple polvo, sino que dará un cuerpo según le plazca. (Véase 1 Corintios 15:38, 47, 48.)

Otro aspecto del punto de vista bíblico respecto a los muertos puede analizarse con relación a la autopsia. Dios ordenó a Israel: "No deben hacerse cortaduras en su carne por un alma difunta, y no deben ponerse marcas de tatuaje. Yo soy Jehová". (Levítico 19:28; Deuteronomio 14:1, 2; Jeremías 47:5; Miqueas 5:1.) Como se ve, el pueblo de Dios no habría de imitar a las naciones vecinas mutilando la carne como indicación de duelo por los muertos ni por otros motivos de religión falsa. Este mandato también debe haber animado a los israelitas a mostrar respeto por su cuerpo como creación de Dios. (Salmo 100:3; 139:14; Job 10:8.)

Los cristianos, de igual manera, deben tener el debido respeto a su vida y su cuerpo, los cuales han dedicado a Dios. (Romanos 12:1.) Algunos han concluido que este punto de vista de respeto a su cuerpo debería ser el factor determinante respecto a lo que deben pensar sobre las autopsias. Han opinado que a menos que haya alguna razón apremiante, preferirían que el cuerpo de su querido pariente no fuera sometido a una disección tras el fallecimiento. Puede que sepan que en algunos lugares la sangre extraída de cadáveres se ha usado para transfusiones y otros fines, y no quieren tener nada que ver con esto.

Entonces, ¿por qué han permitido algunos cristianos que se hayan hecho autopsias? Reconocen que la Biblia no ofrece comentarios específicos sobre este procedimiento médico. Puede que también hayan notado que en Egipto los israelitas permitieron que los médicos egipcios embalsamaran a Jacob y a José, lo cual probablemente implicaba ciertos procedimientos quirúrgicos para remover vísceras. (Génesis 50:2, 3, 26.) En ciertos casos, hoy, la ley del país exige que se haga una autopsia. Por ejemplo, si un joven saludable muere sin causa manifiesta, puede que sea obligatorio hacerle una autopsia. Es obvio que cuando la ley exige una autopsia los cristianos recuerdan el consejo de estar "en sujeción a las autoridades superiores". (Romanos 13:1, 7; Mateo 22:21.)

Aun en el caso de una persona que haya estado bajo cuidado médico, y por eso se sepa lo que probablemente causó su muerte, una autopsia puede suministrar datos útiles. Puede que los hijos del fallecido deseen conocer con exactitud la causa de la muerte, para así tener un más detallado historial médico de la familia. Tal información pudiera afectar el propio patrón de vida futuro de ellos o cualquier tratamiento que recibieran posteriormente. Existen otras razones también para que algunos hayan permitido una autopsia. Un informe de este examen, documentado por los estudios del tejido orgánico, pudiera servir para que una familia calificara para recibir beneficios destinados a los sobrevivientes del fallecido, como al presentarse pruebas de que haya habido antracosis o pulmón negro, una enfermedad asociada con la minería del carbón. Algunos hasta han opinado que una autopsia podría contribuir a su tranquilidad mental al ayudarles a comprender qué fue, o no fue, lo que causó la muerte del ser amado. Otras personas fuera del círculo familiar también pudieran estar implicadas en esto. Puede que los parientes con sinceridad crean que el permitir que se haga una autopsia pudiera ayudar al médico a comprender el desarrollo y adelanto de cierta enfermedad, de modo que él estuviera mejor equipado para tratarla en otros.

Por consiguiente, es apropiado que los cristianos muestren respeto por su cuerpo, pero hay otros factores que pueden tener en cuenta al decidir si van a permitir que en cierta situación en particular se haga una autopsia.

¡Despertad! 1987 8/5 págs. 29-30 Observando el mundo

¿Donantes vivos?

Una cantidad creciente de médicos cuestionan si verdaderamente están muertas aquellas víctimas de accidentes "a las que cirujanos de trasplantes les extirpan órganos una vez que se las da por muertas pero mientras aún les late el corazón", informa el periódico londinense The Sunday Times. Los médicos que critican la donación de órganos mientras "el corazón sigue latiendo" dicen que las pruebas utilizadas en tales casos para determinar la muerte son "fundamentalmente defectuosas". ¿Por qué? Según el artículo, la razón es que el cuerpo del que hay que extirpar los órganos suele reaccionar a la primera incisión practicada por el bisturí del cirujano. "El donante sube las piernas como si tratara de protegerse, y los músculos del abdomen se ponen tensos, dificultando la operación. [...] Tanto su presión sanguínea como las pulsaciones del corazón a veces suben de golpe cuando empieza la operación [...] y en una operación normal estas señales indicarían [...] que el paciente estaba sintiendo dolor", comenta el Times. Un juez expresó su preocupación sobre esta cuestión diciendo: "Para mí hay una clara diferencia entre la llamada muerte cerebral y la muerte del cuerpo. [...] La realidad es que cuando los médicos quieren los órganos de alguien [...], le extirpan algunos de los "repuestos" aunque no esté verdaderamente muerto en el sentido que usted y yo lo entendemos".

¡Despertad! 1987 8/5 pág. 8 Se aproxima la curación permanente

Jesús no necesitaba los medios modernos de trasplantes... él sanó los mismos órganos o partes del cuerpo afectados. Además, sus curaciones eran instantáneas y a veces hasta las efectuó estando lejos del enfermo.

¡Despertad! 1987 8 de junio de pág. 25 Séptima Parte: 1960-1969 - La década de los sesenta... un período de agitación y protesta

1967: El doctor Christiaan Barnard de África del Sur realiza el primer trasplante de corazón con éxito

¡Despertad! 1987 8 de junio de pág. 29 Observando el mundo

El valor del cuerpo

Basándose en el valor de sus componentes químicos, en cierta ocasión se dijo que el cuerpo humano sólo valía 1,98 dólares (E.U.A.). Este cálculo ha cambiado drásticamente. Ahora se dice que el valor del cuerpo humano sobrepasa los 200.000 dólares, y todavía sigue aumentando. ¿A qué se debe la diferencia? "Se están utilizando los tejidos para trasplantes, investigación y diagnósticos, así como para productos terapéuticos", informa The New York Times. "En 1985 se trasplantaron aproximadamente 8.000 riñones y 20.000 córneas; los trasplantes de corazón se están llevando a cabo a un ritmo de 1.200 al año."

¡Despertad! 1987 22/7 pág. 30 Observando el mundo

Al mismo tiempo, la ex estrella pornográfica Linda Lovelace fue sometida a una operación de trasplante de hígado. ¿Qué fue lo que dañó su hígado? Los médicos creen que en ese caso también fue la hepatitis que contrajo debido a una transfusión de sangre que se le administró tras sufrir un accidente automovilístico en 1970.

¡Despertad! 1989 22/2 pág. 29 Observando el mundo

Trasplantes sin sangre

En un reciente estudio se descubrió que el índice de supervivencia y funcionamiento orgánico de los pacientes a los que se había hecho un trasplante de riñón sin haberles administrado antes transfusiones de sangre era similar al de los que sí recibieron transfusiones. Unos investigadores de la universidad de Minnesota compararon a unos testigos de Jehová, que rehusaron transfusiones de sangre por razones religiosas, con un grupo de pacientes no Testigos a los que se les hizo el trasplante y se les administraron transfusiones. Sus hallazgos se publicaron en el número de junio de 1988 de la publicación Transplantation.

¡Despertad! 1989 22/3 pág. 29 Observando el mundo

Se venden riñones

¿Vendería usted uno de sus riñones sanos por dinero? Una compañía de la República Federal de Alemania que vende órganos humanos para trasplantes ha ofrecido pagar 45.000 dólares (E.U.A.) a cualquier persona que esté dispuesta a hacer semejante donación. Un portavoz de la compañía dijo que, como resultado de ello, estaban "ahogados de ofertas". Los que ven esto como una oportunidad de hacerse ricos al momento constituyen una abundante fuente de órganos para las compañías que se dedican a la venta de tejido humano. A diferencia del tráfico ilegal de órganos que se practica en el Tercer Mundo, "los que pretenden actuar de intermediarios en la compraventa de órganos están actuando abiertamente (y legalmente) en Alemania occidental", apunta el informe que apareció en la revista Newsweek. La compañía cobra por tales órganos 85.000 dólares.

¡Despertad! 1989 22/8 pág. 6 Ayuda para los que tienen necesidades especiales

A los que tienen problemas visuales se les suelen recetar gafas o lentes de contacto. Hasta algo tan sencillo como una lupa ha resultado una bendición para muchos. A otros se les ha ayudado mediante un trasplante de córnea.

¡Despertad! 1990 22/7 pág. 28 Observando el mundo

UN TRIBUNAL FALLA A FAVOR DE UN MATRIMONIO DE TESTIGOS

El 13 de abril de 1990, el jurado de un Tribunal Superior de San Francisco (California) dictó una sentencia de 500.000 dólares contra la universidad de California (hospitales y clínicas de San Francisco) y un eminente cirujano de trasplantes de riñón. Los demandantes eran un matrimonio de testigos de Jehová a cuyo hijo, menor de edad, se le había administrado -en contra de los deseos de los padres- una transfusión de sangre después de haberle trasplantado con éxito un riñón de su padre. (Por razones bíblicas los testigos de Jehová rehúsan aceptar transfusiones de sangre y en su lugar optan por que se atienda su salud con sustancias no sanguíneas.) "A los padres se les garantizó desde sus primeros contactos con el hospital, y hasta la misma noche de la operación, que no habría transfusiones de sangre ni órdenes judiciales -dijo a ¡Despertad! uno de los abogados que representaron al matrimonio-. Sin embargo, casi desde el principio el hospital urdió una treta engañosa y secreta que manifestó una total indiferencia para con los derechos fundamentales de la familia." En violación de su acuerdo, y sin notificar de ello a los padres, varios días antes de las operaciones el cirujano dio pasos para conseguir una orden judicial, por lo que el jurado declaró que el hospital había incurrido en una violación de los derechos civiles federales de los padres y en un delito de fraude, y tanto al médico como al hospital los declaró culpables de abuso de confianza intencionado. "Este veredicto de exigir a unos médicos una indemnización por daños y perjuicios en un caso de transfusión de sangre en el que están implicados Testigos es el primero que se ha producido en Estados Unidos", dijo el abogado.

¡Despertad! 1990 8/10 pág. 31 El precio del engaño

El precio del engaño

A CASEY LUNSFORD le estaban fallando los riñones. Los médicos calcularon que a menos que se le practicase un trasplante de riñón, a Casey, de tres años y medio de edad, solo le quedaban tres o cuatro meses de vida. Sus padres, ambos testigos de Jehová, decidieron que se le hiciese el trasplante y su propio padre donaría uno de sus riñones para salvar al niño. La única condición que pusieron fue que no se utilizase sangre, ya que los testigos de Jehová rehúsan aceptar transfusiones sanguíneas por razones bíblicas. (Véase Hechos 15:20.)

Para las operaciones, el matrimonio Lunsford pensaba acudir a un hospital de Texas (E.U.A.), famoso por realizar con éxito trasplantes de riñón sin administrar sangre. Pero en vista de que en California, a pocos kilómetros del domicilio de la familia Lunsford, había un hospital dispuesto a realizar el trasplante sin administrar sangre, optaron por acudir al más próximo.

Durante la semana previa a las operaciones, tanto el personal del hospital como el cirujano garantizaron repetidas veces a los padres que no se necesitaría transfundir sangre ni se conseguiría una orden judicial para autorizar una transfusión en contra de la voluntad de los padres. Sin embargo, tan pronto como el matrimonio concordó en que se realizasen las operaciones, el cirujano inició los trámites para conseguir una orden judicial que le autorizase a transfundir sangre a Casey por la fuerza. Hasta consiguió que reemplazaran a una asistenta social que insistió en que los padres tenían el derecho de saber que se había solicitado una orden judicial. La mañana de la operación, el hospital presentó un certificado en el que solicitaba una orden judicial para administrar sangre a Casey. Estaba redactado de tal forma que daba la impresión de que Casey estaba desangrándose sobre la mesa de operaciones, cuando en realidad ni siquiera habían empezado a operarle. Una hora después de haber concluido el trasplante, que se había llevado a cabo con éxito sin sangre, le administraron al niño una transfusión sanguínea.

El matrimonio Lunsford demandó al cirujano y al hospital por violar sus derechos civiles, causarles angustia emocional deliberadamente y por fraude, agresión y violación de los deberes fiduciarios. Tras un juicio de cuatro semanas, el jurado deliberó durante dos días y medio, y pronunció su veredicto contra el cirujano y el hospital. Se les sentenció a pagar al matrimonio Lunsford la suma de 500.000 dólares (E.U.A.).

Aunque el juez ha desestimado el fallo por la violación de derechos civiles y ha ordenado que se celebre un nuevo juicio por fraude y otras acusaciones, los doce miembros del jurado estaban convencidos de que el engaño perpetrado por el hospital y el médico justificaba la adjudicación de 500.000 dólares (E.U.A.). Los abogados de la familia han indicado que apelarán para que se respete la decisión del jurado.

[Nota a pie de página]

Los Testigos consideran que los trasplantes son una cuestión de conciencia sobre la que cada uno debe decidir.

¡Despertad! 1990 22/10 págs. 7-8 ¿Legado de vida o beso mortal?

La sangre contaminada constituye una manera terriblemente eficiente de diseminar el virus del sida. Según la revista The New England Journal of Medicine (14 de diciembre de 1989) una sola unidad de sangre puede contener suficiente cantidad de virus como para causar hasta 1,75 millones de infecciones. El CDC dijo a ¡Despertad! que en junio de 1990, tan solo en Estados Unidos, ya existían 3.263 casos de sida como consecuencia de transfusiones de sangre, componentes sanguíneos y trasplantes de tejidos.

¡Despertad! 1990 8/11 pág. 17 El dilema británico de las "vacas locas"

CJD, siglas en inglés para síndrome de Creutzfeld-Jacob, encefalopatía humana semejante a la EEB causada por un agente similar. Desencadena rápidamente un cuadro de demencia, y en el plazo de un año de haberse diagnosticado el paciente puede quedar imposibilitado. Se transmite mediante transfusiones de sangre y trasplantes de tejido orgánico.

¿Cómo puede salvarle la vida la sangre? pág. 8 Las transfusiones de sangre... ¿hay riesgos?

Cuando los médicos trasplantan un corazón, un hígado u otro órgano, el sistema inmunológico del que lo recibe pudiera detectar el tejido ajeno y rechazarlo. Sin embargo, una transfusión es trasplantar un tejido. Hasta sangre que haya sido "debidamente" comparada para determinar compatibilidad puede causar supresión del sistema inmunológico. En una conferencia de patólogos se señaló que centenares de publicaciones médicas "han relacionado las transfusiones de sangre con respuestas inmunológicas" ("Se acumulan las pruebas contra las transfusiones", Medical World News, 11 de diciembre de 1989).

¿Cómo puede salvarle la vida la sangre? pág. 16 Opciones de calidad a la transfusión

La conciencia de algunos Testigos les permite aceptar trasplantes de órganos si esto se efectúa sin sangre. En un informe de 13 trasplantes de riñones se llegó a esta conclusión: "Los resultados generales sugieren que se puede efectuar un trasplante renal sin riesgo y con eficacia en la mayoría de los testigos de Jehová" (Transplantation, junio de 1988). Igualmente, el rechazo de transfusiones de sangre no ha impedido el éxito ni siquiera en trasplantes de corazón.

¿Cómo puede salvarle la vida la sangre? pág. 27 Los testigos de Jehová: El desafío quirúrgico/ético

Ahora, en grandes cantidades de casos de cirugía electiva y de traumatismo en que figuran tanto Testigos adultos como menores se está logrando el objetivo deseado sin transfusiones de sangre. Hace poco, ciertos representantes de los testigos de Jehová se reunieron con miembros de los personales quirúrgicos y administrativos de algunos de los centros médicos más grandes del país. Estas reuniones mejoraron la comprensión entre unos y otros y ayudaron a resolver cuestiones acerca del salvamento sanguíneo, los trasplantes y la evitación de confrontaciones médico-legales.

¡Despertad! 1991 8/3 pág. 29 Observando el mundo

Venta de "piezas de recambio" en la India

"La India tiene ahora el dudoso honor de probablemente ser el país que trasplanta más riñones procedentes de donantes vivos no relacionados con el paciente", dice la revista India Today. Se calcula que en ese país se venden actualmente más de dos mil riñones al año procedentes de donantes vivos. Lo que motiva la mayoría de esas ventas son las deudas y la pobreza. "Estábamos desesperados y la única opción que me quedaba era hacerme contrabandista o convertirme en un dada de la localidad involucrado en actos delictivos", explicó un padre de tres hijos. Él vendió un riñón y su esposa otro. "Escogimos el camino honrado", dijo. Con los elevados precios que se pagan por diferentes partes del cuerpo, la venta de córneas y de piel procedentes de donantes vivos también ha aumentado. "El tráfico comercial de órganos humanos se ha convertido en la mayor cuestión de ética médica en el país", dijo un famoso doctor.

Atalaya 1991 15 de junio de pág. 12 párr. 19 Salvación de la vida mediante sangre... ¿cómo?

19 Por mucho tiempo los testigos de Jehová han rehusado las transfusiones de sangre, no principalmente por los peligros para la salud, sino porque obedecen la ley de Dios sobre la sangre. (Hechos 15:28, 29.) No obstante, médicos hábiles han atendido con éxito a pacientes Testigos sin usar sangre, con sus riesgos acompañantes. Como tan solo uno de muchos ejemplos que se informan en la literatura médica, Archives of Surgery (Archivos de cirugía) de noviembre de 1990 consideró el transplante de corazón en pacientes Testigos cuya conciencia les permitió tal procedimiento sin que se administrara sangre. El informe dijo: "Más de 25 años de experiencia en operaciones cardíacas en testigos de Jehová han culminado en el transplante cardíaco con éxito sin administrar productos sanguíneos [...] No hubo ninguna muerte perioperatoria, y estudios complementarios tempranos han mostrado que estos pacientes no han sido más propensos a tener proporciones más altas de rechazo del tejido transplantado".

¡Despertad! 1992 8/1 pág. 29 Observando el mundo

Hepatitis y trasplantes

La hepatitis C, una enfermedad hepática que puede ser mortal, se ha añadido al número creciente de enfermedades que pueden transmitirse mediante trasplantes. En la lista también están otras formas de hepatitis, el sida y el citomegalovirus. Los hallazgos, publicados en la revista The New England Journal of Medicine, podrían explicar por qué se presentan tantos casos de enfermedades hepáticas crónicas después de las operaciones de trasplante. Un estudio realizado entre veintinueve pacientes que recibieron trasplantes de donantes con el virus de la hepatitis C reveló que catorce contrajeron dicha enfermedad y seis murieron. Los investigadores creen que, en la mayoría de los casos, los médicos no deberían permitir que las personas portadoras del virus de la hepatitis C donaran órganos.

¡Despertad! 1994 22/5 pág. 7 'Se acordó de su Creador en los días de su juventud'

[Recuadro en la página 7

Trasplante de corazón sin transfusiones de sangre

El pasado mes de octubre ingresó en un hospital de Cleveland (Ohio, E.U.A.) la niña de 3 años Chandra Sharp. Su corazón era más grande de lo normal y le fallaba. Estaba desnutrida, su crecimiento se había atrofiado, solo pesaba 9 kilos y necesitaba un trasplante de corazón. Únicamente le daban unas semanas de vida. Sus padres accedieron al trasplante, pero sin transfusiones de sangre: eran testigos de Jehová.

Esta objeción no supuso ningún problema para el cirujano, Dr. Charles Fraser. El 1 de diciembre de 1993, el periódico The Flint Journal, de Michigan (E.U.A.), publicó lo siguiente: "Fraser señaló que la Cleveland Clinic y otros centros médicos están especializándose en efectuar una multitud de operaciones quirúrgicas, incluidos trasplantes, sin introducir en el paciente la sangre de otra persona. 'Hemos aprendido maneras de evitar que se pierda sangre y de cebar la máquina cardiopulmonar con soluciones no sanguíneas', dijo Fraser". Luego añadió: "Algunos hospitales especializados han estado practicando operaciones cardiovasculares de cirugía mayor sin recurrir a la transfusión. [...] Nosotros siempre tratamos de operar sin (transfundir) sangre".

El 29 de octubre se sometió a Chandra al trasplante de corazón sin una transfusión. Un mes después se informó que ella estaba bien.

¡Despertad! 1995 22/1 págs. 13-14 La fe de Joshua: una victoria para los derechos del niño

Cuando se habló de un trasplante de médula ósea, su hermano Jerry fue el primero en ofrecerse como donante. Cuando Josh era pequeño, sus hermanos John y Joe solían darle las buenas noches con un beso. Al cumplir los 13 años, pidió a su madre que les dijese que ya era muy grande para eso. Pero durante su enfermedad, aunque ya tenía 15 años, cuando sus hermanos volvieron a besarlo y lo abrazaban y oraban con él, Josh le dijo a su madre que estaba bien, pues era una señal de que todavía lo amaban.

Anuario1995 págs. 240-241 México

Un informe del Departamento de Información sobre Hospitales explica: "Se tuvo una entrevista con el jurídico de la Secretaría de Salud de México. Se explicó el sistema de Comités de Enlace con los Hospitales, y le pareció excelente. Pidió que le explicáramos, directamente con la Biblia, la base de nuestra postura religiosa. La entendió bien y mencionó que nos pondría en contacto con otras personalidades médicas para que ellos también conocieran nuestra posición y el sistema que tenemos. Se produjeron encuentros con otros funcionarios. Uno de estos fue con el director del Registro de Trasplantes, un médico que ha intervenido con buenos resultados a testigos de Jehová en trasplantes de riñón. Estas entrevistas han sido muy interesantes, y los médicos han quedado muy impresionados por la manera en que se ha organizado la Sociedad a nivel mundial para lograr un mejor entendimiento entre los pacientes testigos de Jehová y el personal hospitalario".

¡Despertad! 1996 22 de septiembre de pág. 29 Observando el mundo

Escasez de órganos

Según la revista The Journal of the American Medical Association, durante 1994 "la cantidad de personas que necesitaron trasplantes de órganos [en Estados Unidos] superó la de donantes en casi una tercera parte". De 1988 a 1994, el número de receptores de trasplantes aumentó un 49%, en tanto que la cifra de donantes se incrementó solo un 37%. Debido a que la demanda de órganos excede a la oferta, algunos enfermos que se encontraban en estado crítico han muerto esperando el órgano que precisaban. Comentando sobre este dilema, la revista New Scientist dice: "A medida que los trasplantes se hacen más comunes, aumenta la cantidad de personas que los solicitan y crece la lista de espera". El informe añade que "los trasplantes de órganos se han convertido en víctimas de su propio éxito".

¡Despertad! 1996 22/11 págs. 11-14 'Esto solo es temporal'. Mi vida con una enfermedad renal

'Esto solo es temporal'. Mi vida con una enfermedad renal

Aún recuerdo aquel día de principios de enero de 1980 como si fuera ayer. Mi madre me había pedido que fuera a la tienda a comprar pan y, cuando estaba a punto de salir de casa, sonó el teléfono. Era el médico que llamaba para darnos los resultados de mis análisis. De pronto, mamá rompió a llorar. Entre sollozos, me comunicó las malas noticias. Los riñones me estaban fallando. Me quedaba un año, a lo sumo dos, de función renal. El médico tenía razón: un año después tuve que someterme a diálisis.

NACÍ el 20 de mayo de 1961, y fui el primero de seis hijos. Cuando tenía unos seis meses, mi madre notó algo de sangre en la orina de mis pañales. Después de muchas pruebas se me diagnosticó el síndrome de Alport, una enfermedad congénita poco común que, con el tiempo, y por razones desconocidas, provoca insuficiencia renal en muchos varones. Como ni a mis padres ni a mí nos hablaron nunca de ese desenlace, no pensaba que acabaría así.

En el verano de 1979, noté que por la mañana mi aliento olía un poco como a amoníaco. No me preocupé demasiado, pero entonces empecé a sentirme cansado. Pensé que simplemente se debía a que no estaba en buena forma física, así que tampoco le di mucha importancia. En diciembre me hice el reconocimiento médico anual y, en enero, recibí la llamada telefónica mencionada al principio.

Mientras conducía hacia la tienda -al fin y al cabo mi madre seguía necesitando el pan- estaba conmocionado. No podía creer que aquello me estuviera sucediendo a mí. "¡Solo tengo 18 años!", exclamé. Me aparté a un lado de la carretera y me detuve. Empecé a darme cuenta de la gravedad de la situación.

"¿Por qué yo?"

Sentado allí en el automóvil, me puse a llorar. Con lágrimas corriéndome por el rostro, dije: "¿Por qué yo, Dios mío? ¿Por qué yo? Por favor, no permitas que mis riñones dejen de funcionar".

Conforme transcurrían los meses de 1980 me sentía cada vez peor, y mis oraciones, entre sollozos, eran más y más desesperadas. Para finales de aquel año ya perdía el conocimiento y vomitaba con frecuencia debido a las toxinas acumuladas en la sangre; los riñones estaban fallando y ya no podían filtrarlas. En noviembre fui por última vez de acampada con unos amigos, pero me encontraba tan mal que estuve todo el fin de semana sentado dentro del automóvil y tiritando, pues no conseguía entrar en calor de ninguna manera. Finalmente, en enero de 1981, sucedió lo inevitable: los riñones dejaron de funcionar totalmente. Era cuestión de empezar con la diálisis o morir.

La vida con la diálisis

Unos meses antes, el médico de cabecera me había hablado de un nuevo tipo de diálisis que no requiere agujas y que limpia la sangre dentro del cuerpo. Se llama "diálisis peritoneal". Como yo tengo una gran aversión a las agujas, enseguida me atrajo el procedimiento, que ya era una alternativa viable para algunos pacientes con necesidad de diálisis.

En el cuerpo tenemos una membrana llamada "peritoneo", que puede funcionar a modo de riñón artificial, es decir, como filtro para limpiar la sangre. Es transparente, de superficie lisa y forma un saco alrededor de los órganos digestivos a la vez que se pliega sobre sí misma y recubre la mayor parte de ellos. El lado interno de esta membrana reviste un espacio denominado "cavidad peritoneal".

La diálisis peritoneal funciona de la siguiente manera: A través de un catéter (tubo) implantado quirúrgicamente en la parte baja del abdomen, se introduce en la cavidad peritoneal un líquido especial dializante. Dicho líquido contiene dextrosa y, por ósmosis, los productos de desecho y fluidos residuales de la sangre atraviesan el peritoneo y pasan al líquido dializante introducido en la cavidad peritoneal. De esta forma, los desechos que normalmente se eliminarían en la orina se acumulan en el líquido dializante. Cuatro veces al día debe extraerse el líquido sucio e introducir una nueva solución limpia en la cavidad peritoneal, proceso que toma alrededor de cuarenta y cinco minutos. Es parecido a un cambio de aceite -se extrae el usado y se introduce el nuevo-, y el fin es el mismo: prolongar la vida del motor (el organismo) y contribuir a su buen funcionamiento.

A principios de enero de 1981 me implantaron el catéter en el lado derecho del bajo vientre y, a continuación, estuve dos semanas aprendiendo y practicando el procedimiento. Si este no se lleva a cabo de la manera adecuada -utilizando una técnica estrictamente aséptica- puede presentarse una peritonitis, es decir, una grave infección del peritoneo potencialmente mortal.

En el verano de 1981, unos seis meses después de haber empezado con la diálisis peritoneal, mis padres recibieron otra llamada telefónica que iba a tener un profundo impacto en mi vida.

En busca de un riñón

Mi nombre había estado en la lista nacional para un trasplante de riñón desde enero de 1981. Yo esperaba que con un trasplante mi vida volvería a ser como antes. Poco imaginaba lo que iba a suceder.

A mediados de agosto recibimos una llamada telefónica para decirnos que había aparecido un donante. Tan pronto llegué al hospital, alrededor de las diez de la noche, me tomaron muestras de sangre para asegurarse de que era un receptor idóneo para el trasplante. El riñón lo ofreció la familia de un joven que había fallecido horas antes en un accidente.

Se programó la operación para la mañana siguiente. Pero antes de ejecutarla había que tratar una cuestión de gran importancia, pues soy testigo de Jehová y mi conciencia educada por la Biblia no me permite aceptar transfusiones de sangre. (Hechos 15:28, 29.) Aquella misma noche vino a verme el anestesiólogo y me instó a que consintiera en que hubiera sangre disponible en el quirófano, solo por si acaso. Me negué.

"¿Y qué quieres que haga si algo va mal? ¿Dejarte morir?", preguntó.

"Haga todo lo que tenga que hacer menos ponerme sangre, pase lo que pase."

Cuando él se marchó entraron los cirujanos. Les expuse lo mismo y me sentí aliviado cuando me dijeron que estaban dispuestos a operarme sin sangre.

La operación duró tres horas y media, y no hubo complicaciones. El cirujano dijo que perdí muy poca sangre. Al despertar en la sala de recuperación sentí de pronto tres cosas: primero hambre y sed, y luego dolor. Pero todo pasó a un segundo plano cuando vi una bolsa en el suelo llenándose de un líquido amarillo rosado. Era orina de mi nuevo riñón. ¡Por fin eliminaba orina! Qué alegría sentí cuando me quitaron el catéter de la vejiga y pude orinar como todo el mundo.

Pero mi gozo duró poco. Dos días después recibí noticias deprimentes: mi nuevo riñón no funcionaba. Tenía que volver a someterme a diálisis con la esperanza de que aquello diera tiempo al nuevo riñón para empezar a funcionar. Estuve en diálisis durante varias semanas.

Estábamos a mediados de septiembre y llevaba casi un mes hospitalizado. Como el hospital se encontraba a 80 kilómetros de mi casa, a mis hermanos cristianos les resultaba difícil visitarme. Echaba mucho de menos mi congregación. Recibía grabaciones magnetofónicas del programa de las reuniones, pero cuando las escuchaba se me hacía un nudo en la garganta. Pasé muchas horas de soledad hablando con Jehová Dios en oración, pidiéndole fuerzas para seguir aguantando. Entonces no lo sabía, pero me esperaban pruebas aún más difíciles.

No temía morir

Habían transcurrido seis largas semanas desde el trasplante y ya era muy obvio que mi organismo había rechazado el riñón: tenía el abdomen exageradamente hinchado. Los médicos me dijeron que había que sacar el riñón trasplantado. Volvió a surgir la cuestión de la sangre. Me dijeron que esta vez la operación era aún más peligrosa porque tenía el recuento sanguíneo muy bajo. Con paciencia, aunque con firmeza, les expliqué mi postura bíblica y finalmente consintieron en operarme sin sangre.

Después de la operación, todo fue rápidamente de mal en peor. Estando todavía en la sala de recuperación, los pulmones empezaron a llenarse de líquido. Tras toda una noche de diálisis intensa, me sentí un poco mejor. Pero dos días después se me volvieron a llenar los pulmones de líquido. Tuve que someterme a otra noche entera de diálisis. No recuerdo mucho de aquella noche, solo a mi padre, junto a mí, diciéndome: "Respira otra vez, Lee. Vamos, puedes hacerlo. Otra vez. Muy bien, sigue respirando". Estaba muy cansado, como nunca lo había estado. Solo quería que todo terminase y despertar en el nuevo mundo de Dios. No temía morir. (Revelación [Apocalipsis] 21:3, 4.)

A la mañana siguiente mi estado era grave. El hematócrito -porcentaje de hematíes en la corriente sanguínea- me había bajado a 7,3 -lo normal es más de 40-. Los médicos no veían mi estado con optimismo. Varias veces procuraron convencerme de que aceptara una transfusión de sangre pues, según ellos, era imprescindible para mi recuperación.

Me trasladaron a una unidad de cuidados intensivos y el hematócrito me bajó a 6,9. Pero, con la ayuda de mi madre, poco a poco fue subiendo. En casa, con una licuadora, hacía jugos de alimentos ricos en hierro y me los traía. Para animarme a beberlos ella también se los tomaba delante de mí. El amor de una madre por sus hijos es algo maravilloso.

Cuando me dieron de alta del hospital a mediados de noviembre, tenía un valor hematócrito de 11. A principios de 1987 empezaron a administrarme EPO (eritropoyetina), una hormona sintética que estimula la médula ósea para que aporte glóbulos rojos nuevos a la corriente sanguínea. Actualmente mi hematócrito es de aproximadamente 33.

'Esto solo es temporal, Lee'

Tuve que someterme a otras operaciones de cirugía mayor en 1984, 1988, 1990, 1993, 1995 y 1996, todas ellas como consecuencia de que los riñones dejaron de funcionar. Pensar que 'esto solo es temporal', me ha ayudado en todos estos años que he vivido con una enfermedad renal. Cualesquiera que sean nuestros problemas, físicos o de otra naturaleza, serán corregidos bajo el Reino de Dios en el venidero nuevo mundo. (Mateo 6:9, 10.) Cuando afronto una nueva dificultad y empiezo a sentirme desanimado, simplemente me digo: 'Esto solo es temporal, Lee', y eso me ayuda a colocar las cosas de nuevo en su debida perspectiva. (Compárese con 2 Corintios 4:17, 18.)

El año 1986 me tenía reservada la mayor de las sorpresas: contraje matrimonio. Yo creía que nunca me casaría. '¿Quién querría casarse conmigo?', pensaba. Pero entonces apareció Kimberly. Ella vio al hombre que soy por dentro, no al que está consumiéndose por fuera. También reconoció que el estado en que me encuentro ahora solo es temporal.

Kimberly y yo nos casamos el 21 de junio de 1986 en nuestro Salón del Reino de Pleasanton (California). Como mi enfermedad es hereditaria, hemos decidido no tener hijos. Pero tal vez eso también sea temporal. Si es la voluntad de Jehová, en su nuevo mundo nos gustaría ser padres.

Tengo el privilegio de servir de anciano en la Congregación Highland Oaks de California, y Kimberly es evangelizadora de tiempo completo. Todo lo que pasé en 1981 hizo estragos en mi organismo y me dejó con muy poca resistencia. Desde entonces, mi hermana ha desarrollado una forma leve de síndrome de Alport, y a dos de mis hermanos, que padecen la enfermedad, les fallaron los riñones y tienen que someterse a diálisis. Mis otros dos hermanos gozan de muy buena salud.

Yo continúo con la diálisis peritoneal, y doy gracias por la movilidad que dicho tratamiento me permite tener. Miro al futuro con esperanza y confianza pues, al fin y al cabo, los problemas de hoy -incluidas las enfermedades renales- solo son temporales.-Relatado por Lee Cordaway, que falleció antes de imprimirse este artículo.

¡Despertad! no recomienda ningún tratamiento médico en particular. Este artículo no tiene el propósito de desaconsejar otros tipos de tratamiento, como la hemodiálisis. Toda terapia tiene sus pros y sus contras, y cada persona debe decidir según su conciencia, a cuál se someterá.

[Notas]

Cada cristiano tiene que decidir por sí mismo si aceptará un trasplante o no. (Véase La Atalaya del 15 de septiembre de 1980, página 31.)

Para más información sobre cirugía mayor sin sangre, véase el folleto ¿Cómo puede salvarle la vida la sangre?, editado por Watchtower Bible and Tract Society of New York, Inc., páginas 16, 17.

Cada cristiano tiene que decidir por sí mismo si aceptará eritropoyetina o no. (Véase La Atalaya del 1 de octubre de 1994, página 31.)

[Ilustración de la página 12]

Con mi esposa, Kimberly

[Ilustración de la página 13]

(Para ver el texto en su formato original, consulte la publicación)

Cómo funciona la diálisis peritoneal

Hígado

Asas de intestino delgado

Catéter (por él se introduce la solución limpia y se extrae la sucia)

Peritoneo

Cavidad peritoneal

Vejiga

¡Despertad! 1997 8/2 pág. 29 Observando el mundo

La cirugía sin sangre gana aceptación

A finales de 1996, una clínica de Hartford (Connecticut) se unió a los 56 hospitales de Estados Unidos que disponen de "centros para el tratamiento sin sangre a los testigos de Jehová", señaló el periódico The Hartford Courant. "Al estudiar el concepto, los administradores del centro médico comprendieron que el deseo de los testigos de Jehová ya no era tan distinto del de la mayoría de los pacientes." Gracias a ciertos preparados y a las avanzadas técnicas quirúrgicas, se realizan trasplantes de órganos, sustituciones de articulaciones, operaciones a corazón abierto, de cáncer, etcétera, sin emplear sangre. Además, ahora muchos profesionales de la salud reconocen francamente los peligros de recibir una transfusión sanguínea. El doctor David Crombie, hijo, jefe de cirugía del Hartford Hospital, admite con sinceridad: "Cuando estudié medicina, se veía a la sangre como un tónico, mientras que hoy se la considera un veneno". La Biblia prohíbe reiteradamente introducir sangre en el cuerpo. (Génesis 9:4; Levítico 17:14; Hechos 15:28, 29; 21:25.)

¡Despertad! 1999 22/8 pág. 31 ¿Son realmente necesarias las transfusiones de sangre?

¿Son realmente necesarias las transfusiones de sangre?

EN EL pasado mes de noviembre se planteó dicha pregunta en un artículo periodístico escrito por el doctor Ciril Godec, presidente del Departamento de Urología del Hospital Universitario de Long Island, situado en Brooklyn (Nueva York). El doctor Godec escribió: "Hoy en día probablemente no se aprobaría el uso de la sangre como medicamento, pues no satisfaría los criterios de seguridad de la Administración de Alimentos y Fármacos [de Estados Unidos]. La sangre es un órgano del cuerpo, y la transfusión es, en realidad, un trasplante de órgano".

También explicó: "El trasplante de órganos es la última opción terapéutica que se presenta a los pacientes. Debido a la posibilidad de sufrir efectos secundarios graves, se les proporciona información completa respecto a todas las alternativas disponibles antes de efectuar el trasplante". Con respecto a las transfusiones, indicó: "Los beneficios son tan cuestionables que muchos cirujanos han adoptado la norma de evitar las transfusiones, no solo por razones médicas, sino también legales".

Una de las consecuencias más graves de las transfusiones es que miles de personas han contraído enfermedades mortíferas, entre ellas el sida. Aunque en muchos lugares se han mejorado los métodos de análisis médico de la sangre, el doctor Godec señaló: "Existe el peligro de que se utilice sangre donada por individuos infectados que aún no han desarrollado anticuerpos detectables mediante análisis clínicos".

Para concluir, el doctor Godec contestó la pregunta que se plantea al inicio: "Cuando los médicos y los cirujanos tienen una mejor comprensión de la fisiología del suministro de oxígeno y reconocen que los niveles de hemoglobina no necesariamente tienen que ser tan elevados como antes se creía, casi siempre les es posible hallar otras soluciones. Hasta hace solo un año, en las complicadas cirugías de trasplante de corazón e hígado se producía una pérdida de sangre tan cuantiosa que siempre se consideraba necesario reemplazarla en grandes cantidades. Ahora, ambas operaciones se efectúan sin recurrir a las transfusiones.

¡Despertad! 2000 8/1 pág. 3 Pioneros de la medicina

Pioneros de la medicina

LOS médicos le indicaron a don José, ciudadano belga de 61 años residente en la pequeña localidad de Oupeye, que necesitaba un trasplante de hígado. "Fue el mayor susto de mi vida", señala. Hace tan solo cuatro décadas, los trasplantes de hígado eran inconcebibles. Aun en los años setenta, registraban un índice de supervivencia de apenas un 30%. Pero en la actualidad son operaciones habituales con un porcentaje de éxitos mucho mayor.

Pero todavía hay un grave inconveniente. Dado que los trasplantes de este órgano generalmente implican grandes hemorragias, los médicos suelen administrar transfusiones de sangre durante la intervención. Debido a sus convicciones religiosas, don José no admitía el empleo de sangre. Sin embargo, sí aceptaba el trasplante de hígado. ¿Sería posible conciliar ambos deseos? Algunos pensarían que no. Pero el jefe del servicio de cirugía consideró que él y sus colegas tenían buenas probabilidades de operarlo con éxito sin sangre. Y así lo hicieron. Al cabo de solo veinticinco días del trasplante, don José ya se hallaba en casa con su esposa y su hija.

Gracias a la destreza de especialistas a quienes la revista Time llama "héroes de la medicina", cada vez se emplean con más frecuencia las técnicas médicas y quirúrgicas sin sangre. Pero ¿por qué es tan grande la demanda? Para contestar esta pregunta, examinemos la turbulenta historia de las transfusiones.

[Nota]

Los testigos de Jehová consideran que los trasplantes son un asunto que debe decidir cada persona según su conciencia.

[Ilustración de la página 3]

En la actualidad hay más de noventa mil médicos en el mundo que han manifestado su disposición a tratar sin sangre a los testigos de Jehová

¡Despertad! 2001 8 de junio de pág. 7 ¿Qué logros alcanzará la medicina moderna?

La medicina del siglo XX

A principios del siglo XX, la medicina se hallaba a hombros de estos y otros terapeutas brillantes. Desde entonces, los adelantos científicos han avanzado con rapidez: insulina para la diabetes, quimioterapia contra el cáncer, tratamientos hormonales para regular los trastornos glandulares, antibióticos para combatir la tuberculosis, cloroquina contra algunos tipos de paludismo y diálisis para las afecciones renales, además de operaciones a corazón abierto y trasplantes de órganos, por nombrar solo unos pocos.

¡Despertad! 2002 8/8 pág. 26 ¿Le preocupa su cabello?

La calvicie masculina común puede comenzar incluso en la adolescencia, pero es más probable que surja alrededor o después de los 40 años. Aunque muchos hombres experimentan este tipo de pérdida del cabello, su incidencia varía de una raza a otra y de persona a persona. Por desgracia, hasta ahora no se ha encontrado una cura definitiva. Hay quienes optan por llevar un postizo o someterse a trasplantes capilares. En muchos casos resulta práctico cuidar bien el pelo restante para reducir su pérdida.

Atalaya 2002 15/11 pág. 30 Preguntas de los lectores

Preguntas de los lectores

Dado que la sangre se elabora en la médula ósea, ¿podría el cristiano recibir un trasplante de médula?

En la mayoría de los casos, este trasplante se realiza extrayendo médula de un donante (frecuentemente un familiar) e inyectándola o infundiéndola al paciente, con la esperanza de que el injerto llegue a las cavidades de la médula y funcione luego de forma normal. Este procedimiento solamente suele plantearse en casos críticos (tales como anemia aplásica o leucemia aguda), ya que se reconoce que hay ciertos peligros implicados en la preparación para recibir el trasplante, así como en el tratamiento subsiguiente.

Como se indica en la pregunta, los glóbulos rojos (o hematíes) se forman en la médula de ciertos huesos, tales como las costillas, el esternón y la pelvis. Por consiguiente, es comprensible que, a la luz de la prohibición bíblica referente a la sangre, se plantee la pregunta de si podría el cristiano recibir un injerto de médula humana.

La Biblia estipula con toda claridad que los siervos de Dios tienen que seguir "absteniéndose [...] de sangre" (Hechos 15:28, 29; Deuteronomio 12:15, 16). Ahora bien, dado que los hematíes se forman en la médula (de color rojizo), ¿colocan las Escrituras a esta en la misma categoría que la sangre? No. De hecho, la tratan como cualquier otro tipo de carne comestible. Isaías 25:6 dice que Dios preparará para su pueblo un banquete que incluye "platos con mucho aceite, llenos de médula". Los procedimientos normales que se siguen en la matanza y desangrado de un animal nunca eliminan de la médula todas las células sanguíneas. Pero una vez desangrado, es posible comer cualquiera de sus tejidos, lo que incluye la médula.

Claro, la médula humana que se utiliza en los trasplantes procede de donantes vivos y contiene cierta cantidad de sangre. Así pues, cada cristiano tendría que decidir por sí mismo si, según su conciencia, el injerto de médula equivaldría a simple carne o a tejido sin desangrar. Además, como dicho injerto es un trasplante, deben analizarse las cuestiones bíblicas implicadas en los trasplantes de órganos humanos (véase "Preguntas de los lectores" en La Atalaya del 15 de septiembre de 1980, pág. 31). Por último, en un artículo de la obra Principios de medicina interna, de Harrison (12.a edición, 1991, pág. 1822), el doctor E. D. Thomas señala que "las transfusiones de plaquetas [...] deberán emplearse" en el caso de algunos receptores de trasplantes de médula, y que a muchos se les administra "concentrados de hematíes". Por lo tanto, cada cristiano tendrá que plantearse qué otras cuestiones afrontará si acepta un trasplante de médula (Proverbios 22:3).

Aunque cada persona debe decidir qué hará en este asunto, le ayudará a hacerlo saber lo que dice la Biblia referente a la sangre y la médula.

¡Despertad! junio del 2008 pág. 6 ¿Tiene futuro la medicina transfusional?

Las transfusiones de sangre conllevan riesgos muy parecidos a los de los trasplantes de órganos, puesto que el sistema inmunológico tiende a rechazar los tejidos extraños.

¡Despertad! octubre del 2008 pág. 15 La hepatitis B, asesina silenciosa

Dukk Yun ahora tiene 54 años. Si su salud empeorara, contaría con pocas opciones. Los tratamientos antivirales no logran erradicar el VHB por completo y pueden causar efectos secundarios graves. Su última alternativa sería un trasplante de hígado, sin embargo, la lista de espera es más larga que la de donantes. "Sé que puedo morir en cualquier momento -comenta-. Pero preocuparme no me hace bien. Todavía estoy vivo, tengo un techo y una familia maravillosa. En cierto sentido diría que esta enfermedad nos ha beneficiado, pues ahora dedico más tiempo a mi familia y al estudio de la Biblia. Esto calma mis temores de sufrir una muerte prematura y me ayuda a esperar con anhelo el día en que ya no habrá más enfermedades."

La actitud positiva de Dukk Yun contribuye a que su familia lleve una vida feliz. Además, él, su esposa y sus tres hijos son ministros de tiempo completo.

Atalaya 2012 1/8 págs. 4-5 ¿Son posibles los milagros? Tres objeciones habituales

Fíjese en algunos logros modernos que parecían imposibles no hace tanto tiempo:

Un avión con más de ochocientos pasajeros puede viajar desde Nueva York hasta Singapur a una velocidad de crucero de 900 kilómetros (560 millas) por hora sin hacer una sola escala.

Dos personas que viven en continentes distintos pueden verse y conversar por videoconferencia.

Se pueden almacenar miles de canciones en un aparato más pequeño que una caja de fósforos.

Los cirujanos pueden hacer trasplantes de corazón y otros órganos.

¿A qué conclusión lógica llegamos tras analizar estos ejemplos? Que si los seres humanos pueden lograr proezas que hace unos pocos años parecían imposibles, el Creador del universo puede hacer cosas sorprendentes aunque todavía no las entendamos completamente o no las podamos reproducir (Génesis 18:14; Mateo 19:26).

¡Despertad! agosto del 2015 pág. 15 Se aferró a sus creencias

En un artículo sobre los riesgos de las transfusiones de sangre, la Clinical Excellence Commission de Nueva Gales del Sur en Australia afirmó: "La transfusión de sangre es un trasplante de tejido vivo. En todo trasplante, el cuerpo humano tiende a rechazar cualquier elemento extraño. Esto implica muchos riesgos para la salud".







Vaccinations

Unacceptable

Golden Age 1921 October 12 p.17
"Vaccination never prevented anything and never will, and is the most barbarous practice...We are in the last days; and the devil is slowly losing his hold, making a strenuous effort meanwhile to do all the damage he can, and to his credit can such evils be placed...Use your rights as American citizens to forever abolish the devilish practice of vaccinations."

Golden Age 1931 February 4 p.293
"Vaccination is a direct violation of the everlasting covenant that God made with Noah after the flood."



Golden Age 1939 May 31 p.5

Golden Age 1932 March 30 p.409

Acceptable

Watchtower 1952 December 15 p.764
"The matter of vaccination is one for the individual that has to face it to decide for himself....And our Society cannot afford to be drawn into the affair legally or take the responsibility for the way the case turns out."

¡Despertad! 1993 August 8 p.25
"Previous articles in this journal and its companion, The Watchtower, have presented a consistent position: It would be up to the Bible-trained conscience of the individual Christian as to whether he would accept [vaccinations] for himself and his family."


creative commons copyright    Paul Grundy  2005 - 2017