NOTA: Este sitio no aprueba de las siguientes citas de publicaciones de la Watchtower. Simplemente se presentan para mostrar lo que la Watchtower enseña en cuanto al tema.

Psiquiatría e Hipnosis

La Watchtower no ha prohibido que un testigo vaya a un psiquiatra o a un psicólogo, y en tiempos modernos a menudo recomienda que si un testigo tiene problemas mentales, que vayan con un profesional. Sin embargo, en el pasado la Watchtower ha hablado muy negativamente de la psicología o la psiquiatría. Se han dado relatos de cómo el ser testigo y la Biblia han ayudado cuando la psiquiatría no. Se ha dicho que los psicólogos se deben evitar (en general) puesto que muestra que la persona ha perdido fe en la habilidad de la Biblia para proveer soluciones, y que muy probablemente los puede alejar de la religión de la Watchtower y hacerlos que usen la hipnosis, la cual la Watchtower considera como "demoníaca".

¡Despertad! diciembre del 2014 12/14 p. 4 ¿Qué son las enfermedades mentales?
El primer paso es esencial: consultar a un profesional de la salud mental competente para recibir un diagnóstico detallado.
Por supuesto, para que el paciente pueda sacar provecho de la consulta, tiene que aceptar el tratamiento que le recomienden, y eso tal vez requiera vencer el temor a abrirse y hablar. Las sesiones de charla con un especialista tienen el objetivo de ayudarlo a comprender mejor su enfermedad, encontrar soluciones a los problemas de la vida diaria y reforzar la importancia de no abandonar el tratamiento. La presencia de un familiar o amigo en dichas sesiones puede ser un apoyo muy útil.
Una vez que la han entendido mejor y han recibido el tratamiento adecuado, muchas personas han aprendido a vivir con su enfermedad. "Antes de que diagnosticaran a mi esposa -recuerda Mark, de quien hablamos antes-, no sabíamos prácticamente nada sobre las enfermedades mentales. Pero hemos aprendido a adaptarnos a la situación y a manejarla poco a poco. Nos ayudó mucho contar con el apoyo de buenos profesionales y de familiares y amigos." [...]
APRENDER A VIVIR CON UNA ENFERMEDAD MENTAL
1. Busque la ayuda de un profesional de la salud mental y siga el tratamiento que le indique.

¡Despertad! enero del 2012 págs. 17-18 Cuando se pierden las ganas de vivir
Los estudios revelan que la mayor parte de las personas que se quitan la vida han tenido antecedentes de depresión. De ahí la importancia de acudir al médico, quien puede prescribir medicamentos o recomendar cambios en la dieta. En algunos casos, un programa de ejercicios es un complemento ideal del tratamiento. La atención de un especialista ha sido beneficiosa para muchos pacientes. [...] Algunos han recibido ayuda llamando a un centro de prevención del suicidio o a un centro de salud mental.

¡Despertad! marzo del 2012 p. 25 Cómo ayudar a quienes padecen trastornos de ansiedad
No obstante, hay buenas noticias. Una publicación del NIMH afirma: "Existen terapias eficaces para los trastornos de ansiedad, y [las] investigaciones están descubriendo nuevos tratamientos que pueden ayudar a la mayoría de las personas que padecen de trastornos de ansiedad a vivir vidas productivas y plenas".

Atalaya 15 de febrero del 2005 p. 13
En este artículo solo se alude a la identidad espiritual. Los problemas de identidad debido a enfermedades mentales tal vez requieran asistencia médica.

¡Despertad! 8 de septiembre del 2004 pág. 21 Cuando una persona amada sufre un trastorno mental
Busque tratamiento. A pesar de la naturaleza prolongada de algunos trastornos mentales, muchas personas llevan vidas estables y productivas cuando siguen un tratamiento adecuado. Lamentablemente, un gran número de enfermos se van consumiendo año tras año sin obtener ayuda. Igual que una afección grave de corazón precisa de un cardiólogo, los trastornos mentales necesitan los cuidados de un especialista en la materia. Por ejemplo, los psiquiatras recetan medicamentos que, ingeridos con regularidad, pueden controlar los estados de ánimo, aliviar la ansiedad y corregir los patrones de pensamiento distorsionados.

¡Despertad! 22 de julio del 2004 p. 27
Por supuesto, la persona que padece un trastorno psiquiátrico grave quizás necesite la ayuda de un profesional de la salud mental.

¡Despertad! 22 de junio del 2004 p. 25 ¿Cómo puedo impedir que me maltrate mi novio?
Algunas víctimas traumatizadas han acudido a médicos o a especialistas titulados en salud mental.

¡Despertad! 8 de enero del 2004 págs. 9-11
Si hay desequilibrio químico, seguramente recetará fármacos, mientras que en otros casos recomendará algún tipo de terapia de apoyo para aprender a afrontar el padecimiento. A veces da buenos resultados combinar ambas vías. En fin, lo importante es buscar ayuda. [...] "Llevaba un año sin salir apenas de la cama. Un día que me sentí con algo más de fuerzas, decidí llamar a un doctor y pedirle cita". Fue un punto de inflexión en su vida el que le diagnosticaran trastorno bipolar y le recetaran fármacos. "Cuando los tomo -explica-, me siento normal, aunque a cada paso tengo que recordarme que si los dejo, volverán los síntomas." [...] Lucia, a quien se mencionó anteriormente, agradece la excelente atención médica que ha recibido: "Ponerme en manos de un especialista en salud mental fue decisivo, pues me enseñó a afrontar con éxito las oscilaciones anímicas de mi enfermedad". [...] Hay quien considera una muestra de debilidad medicarse. Pero veámoslo de esta forma: el diabético tiene que seguir un tratamiento que posiblemente incluya inyecciones de insulina. ¿Ha fracasado porque lo acepte? De ningún modo, pues no es más que un medio de equilibrar los nutrientes del organismo para mantenerse sano.
Otro tanto ocurre con los fármacos para la depresión y la bipolaridad. Es cierto que algunos pacientes se han beneficiado de sesiones de psicoterapia que les han permitido entender mejor su problema. Pero hay que tener cautela: si existe un desequilibrio químico, la enfermedad no desaparecerá únicamente con razonamientos. Steven, quien es bipolar, dice: "La doctora que me trató hizo la siguiente comparación: podemos darle todas las lecciones de conducir que queramos a una persona, pero si tiene que manejar un vehículo sin volante ni frenos, las lecciones no le valdrán de mucho. De igual modo, si en el caso del deprimido recurrimos solo a la terapia cognitiva, probablemente no obtengamos los resultados apetecidos. Primero será muy útil equilibrar la química cerebral". [...] ¡Despertad! no respalda ningún tratamiento en particular. Cada cristiano debe asegurarse de que su elección armonice con los principios bíblicos.

¡Despertad! 22 de julio del 2002 págs. 21-22 Gané la batalla contra la depresión posparto
Con el tiempo encontramos un médico muy amable que prestó atención a mis sentimientos. Me diagnosticó depresión posparto y me prescribió un tratamiento que incluía fármacos para controlar los frecuentes ataques de ansiedad. Me recomendó asimismo que buscara la asistencia de un profesional de la salud mental y que hiciera ejercicio con frecuencia, pues el ejercicio físico ha ayudado a muchas personas a combatir la depresión.

Atalaya 15 de mayo de 1999 p. 26
Por supuesto, el cuerpo de ancianos de la congregación no es un grupo de expertos terapeutas ni de profesionales de la salud capaces de curar las enfermedades físicas o mentales de sus hermanos espirituales. En este sistema de cosas, los enfermos aún "necesitan [un] médico" (Lucas 5:31).

¡Despertad! 22 de julio de 1998 p. 11 Cómo superar la fobia social
Otros necesitan más ayuda. Por ejemplo, hay pacientes que mejoran con medicación. Otros recurren a un profesional de la salud mental. ¡Despertad! no recomienda qué terapia seguir, pues eso debe decidirlo cada cristiano, con cuidado de no hacer nada que esté en pugna con los principios bíblicos.

¡Despertad! 8 de septiembre de 1998 pág. 8
Se necesita ayuda profesional
The American Medical Association Encyclopedia of Medicine dice que "más del 90% de los suicidios se producen como resultado de enfermedades psiquiátricas". Entre estas se encuentran la depresión grave (15%), la esquizofrenia (10%), el alcoholismo (7%), el trastorno de personalidad insociable (5%) y cierto tipo de neurosis (menos del 5%). La obra aconseja: "Todos los intentos de suicidio deben recibir seria atención. Del 20 al 30% de las personas que intentan suicidarse reinciden antes del año". El doctor Jan Fawcett escribe: "Más del 50% de las personas que se suicidan [en Estados Unidos] no habían tenido contacto con un profesional de la salud mental". Otra fuente afirma: "Lo más importante del tratamiento es que el individuo visite a un psiquiatra lo antes posible para que le ayude a superar la depresión subyacente".

Atalaya 1 de septiembre de 1996 pág. 30
Preguntas de los lectores
¿Sería prudente que un cristiano consultara a un profesional de la salud mental?
Informes procedentes de varios países indican que, en estos "últimos días", ha aumentado la cantidad de casos de trastornos mentales y emocionales. (2 Timoteo 3:1.) Aunque los cristianos se compadecen profundamente de sus hermanos en la fe aquejados de este tipo de afecciones, reconocen que cada cual debe decidir si recurrirá a algún tipo de tratamiento. "Cada uno llevará su propia carga de responsabilidad." (Gálatas 6:5.) Algunos que padecen, entre otras alteraciones angustiantes, esquizofrenia, trastornos bipolares (psicosis maniacodepresiva), depresión clínica severa, trastornos obsesivo-compulsivos y automutilación, han logrado llevar vidas bastante normales con ayuda profesional idónea.
En algunos lugares se ha puesto de moda recurrir a alguna forma de terapia. En muchos casos el paciente no sufre trastornos mentales graves, sino que tiene dificultades para afrontar cierta situación en la vida. Sin embargo, la ayuda más eficaz para afrontar las vicisitudes de la vida la proporciona la Biblia. (Salmo 119:28, 143.) Por medio de ella, Jehová imparte sabiduría, capacidad para pensar y verdadero conocimiento, cosas que nos fortalecen mental y emocionalmente. (Proverbios 2:1-11; Hebreos 13:6.) Puede ser que en ocasiones los siervos fieles de Dios se expresen de un modo irracional debido a un grave trastorno interno. (Job 6:2, 3.) Santiago 5:13-16 anima a estas personas a pedir ayuda y consejo a los ancianos. Quizás un cristiano esté enfermo en sentido espiritual, se sienta afligido por circunstancias inmutables o situaciones estresantes, o se considere víctima de alguna injusticia. (Eclesiastés 7:7; Isaías 32:2; 2 Corintios 12:7-10.) Tal persona puede obtener ayuda de los ancianos, quienes 'la untarán con aceite', es decir, la confortarán hábilmente con consejos de la Biblia y, además, 'orarán sobre ella'. ¿El resultado? "La oración de fe sanará al indispuesto, y Jehová lo levantará [de su condición abatida o lo librará de sus sentimientos de que Él lo ha abandonado]."
Sin embargo, ¿qué hacer si la confusión y la angustia mental persisten pese a la ayuda diestra de los pastores espirituales? Algunos que se han visto en esta situación han optado por hacerse un examen físico completo. (Compárese con Proverbios 14:30; 16:24; 1 Corintios 12:26.) La perturbación mental o emocional puede tener origen orgánico. Tratar el problema físico ha aliviado en algunos casos el estado del enfermo emocional. Si no se detecta ninguna alteración física, el médico, a solicitud del paciente, puede recomendar un profesional de la salud mental. ¿Entonces qué? Como ya dijimos, se trata de una decisión que cada cual debe sopesar y que nadie debe criticar ni juzgar. (Romanos 14:4.)
No obstante, es preciso proceder con sabiduría práctica y no olvidar los principios bíblicos. (Proverbios 3:21; Eclesiastés 12:13.) Cuando se trata de una afección física, los pacientes se encuentran ante una variedad de métodos terapéuticos para escoger, que van desde la medicina ortodoxa o convencional hasta las terapias alternativas, como la naturopatía, la acupuntura y la homeopatía. Del mismo modo, existen diferentes especialistas de la salud mental, entre ellos los psicoterapeutas analíticos, que hurgan en la historia del paciente intentando hallar las razones de su conducta irregular o de sus padecimientos emocionales. Los psicoterapeutas conductuales quizás traten de ayudar al paciente a aprender nuevos patrones de comportamiento. Algunos facultativos creen que la mayor parte de las enfermedades mentales deben tratarse con medicamentos; otros recomiendan dietas y vitaminas.
Los pacientes y sus familias deben ser cautelosos a la hora de examinar estas alternativas. (Proverbios 14:15.) Es significativo que el profesor Paul McHugh, director del Departamento de Psiquiatría y Ciencias de la Conducta de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, dijera que la profesión de la salud mental "es un arte médico rudimentario cuyas propuestas son difíciles de comprobar, por cuanto trata los trastornos de los elementos más complejos de la vida humana: la mente y la conducta". Esta situación deja la puerta abierta a las excentricidades y el fraude; además, tratamientos bienintencionados pueden causar más daño que bien.
Cabe mencionar asimismo que, mientras que los psiquiatras y psicólogos poseen títulos profesionales y de postgrado, existen muchas personas sin formación profesional que ejercen como consejeros o terapeutas sin supervisión. Hay quienes han gastado grandes sumas de dinero consultando a estos individuos sin título.
Aun tratándose de un profesional cualificado, es preciso considerar ciertas cosas. Al escoger un médico o un cirujano, tenemos que asegurarnos de que respete nuestros puntos de vista fundados en la Biblia. De igual forma, sería peligroso consultar a un profesional de la salud mental que no respetara nuestras convicciones religiosas y morales. Muchos cristianos, a pesar de su confusión mental y emocional, siguen luchando tenazmente por tener "la misma actitud mental que tuvo Cristo Jesús". (Romanos 15:5.) Se preocupan con justa razón por las actitudes de cualquiera que pudiera influir en su forma de pensar o en su conducta. Algunos médicos ven las restricciones impuestas por las creencias bíblicas como innecesarias y potencialmente dañinas para la salud mental. Quizás aprueben, o hasta recomienden, prácticas que la Biblia condena, como la homosexualidad o la infidelidad marital.
Tales ideas figuran entre lo que el apóstol Pablo denominó "las contradicciones del falsamente llamado 'conocimiento'". (1 Timoteo 6:20.) Contravienen a la verdad del Cristo y forman parte de "la filosofía y el vano engaño" de este mundo. (Colosenses 2:8.) La piedra de toque de la Biblia es clara: "No hay sabiduría, ni ningún discernimiento, ni ningún consejo en oposición a Jehová". (Proverbios 21:30.) Los profesionales de la salud mental que dicen que "lo bueno es malo y lo malo es bueno" constituyen "malas compañías". Lejos de contribuir a la salud de las mentes perturbadas, "echan a perder los hábitos útiles". (Isaías 5:20; 1 Corintios 15:33.)
De manera que el cristiano que estima necesario consultar a un profesional de la salud mental debe investigar con cuidado la preparación, actitud y reputación de este, así como el posible efecto de cualquier tratamiento que le recomiende. Si un cristiano afligido es incapaz de hacer esta investigación, puede buscar la ayuda de un buen amigo o un familiar cercano que sean maduros. El cristiano que no esté seguro con respecto a lo aconsejable de cierto tratamiento puede hallar útil hablar con los ancianos de congregación, aunque la decisión final será suya (o de sus padres, o una decisión conjunta de matrimonio).
Hoy la ciencia puede hacer mucho más para aliviar el sufrimiento que en épocas pasadas. Con todo, hay muchas dolencias, tanto físicas como mentales, que en la actualidad son incurables y que han de sobrellevarse en este sistema de cosas. (Santiago 5:11.) Mientras tanto, "el esclavo fiel y discreto", los ancianos y los demás miembros de la congregación son compasivos con los enfermos y los apoyan. Además, Jehová mismo los fortalece para que aguanten hasta que llegue el glorioso tiempo en que las enfermedades ya no existan. (Mateo 24:45; Salmo 41:1-3; Isaías 33:24.)
[Notas]
Ocasionalmente se pide a alguien que se someta a una evaluación psiquiátrica, quizás cuando es propuesto para un cargo de alto nivel. Aceptar o no es una decisión personal, si bien conviene señalar que una evaluación no equivale a un tratamiento psiquiátrico.
Véase el artículo "Cómo vencer la depresión", de La Atalaya del 1 de marzo de 1990.
Ciertas enfermedades mentales parecen responder bien a los fármacos apropiados. Pero estos deben ser administrados con cautela bajo la supervisión de médicos o psiquiatras experimentados, pues una dosificación incorrecta puede provocar graves efectos colaterales.
Véase el artículo "La angustia mental... lo que puede hacer el cristiano afligido", de La Atalaya del 15 de octubre de 1988.

¡Despertad! 8 de agosto de 1993 pág. 17 Estoy enviciado. ¿Cómo puedo dejar el juego de azar?
La mayoría de los expertos en salud mental creen que se necesita asistencia profesional para abandonar un comportamiento adictivo. El que un cristiano escoja o no una terapia que no esté en conflicto con los principios bíblicos es un asunto estrictamente personal.

Atalaya 15 de agosto de 1993 p. 26 Cómo vencer en la lucha con el alcoholismo
En virtud de su madurez espiritual, los ancianos de la congregación cristiana pueden ser de gran ayuda. Aunque no muchos han estudiado medicina o se han especializado en el campo de la salud mental, conocen la Palabra de Dios y sus principios, y confían en ellos. Pueden resultar "como escondite contra el viento y escondrijo contra la tempestad de lluvia, como corrientes de agua en país árido, como la sombra de un peñasco pesado en una tierra agotada". (Isaías 32:2.) Aprovéchese totalmente de la ayuda que estos pueden brindarle. [...] Hay muchos centros de tratamiento, hospitales y programas de rehabilitación que pueden ser útiles. La Atalaya no respalda ningún tratamiento en concreto. Hay que tener cuidado de no participar en actividades que atenten contra los principios bíblicos. En última instancia, cada uno tiene que decidir por sí mismo el tratamiento que necesita.

Atalaya 1 de diciembre de 1991 pág. 24 Ayuda para las víctimas del incesto
Aun ahora muchas de las mujeres que llegan a formar parte de la congregación cristiana sufren trastornos emocionales debido a que de niñas fueron víctimas de relaciones incestuosas. Algunas han buscado la ayuda de consejeros profesionales y sicólogos, aunque muchas recurren a la congregación en busca del apoyo de sus hermanos y hermanas cristianos. ¿Pueden miembros maduros de la congregación ayudar de alguna manera a estas mujeres, aunque no sean profesionales de la salud mental? Muchas veces, sí. (1 Tesalonicenses 5:11.)

¡Despertad! 8 de octubre de 1991 p. 9 "Tiempo de sanar"
Algunas mujeres que se encuentren extremadamente angustiadas quizás decidan buscar la ayuda de un médico, un consejero o un psicólogo competente.

Atalaya 1 de septiembre de 1990 p.15
La hermana le explicó cómo se había beneficiado del conocimiento de la verdad bíblica. La muerte de su hija de 18 años de edad la había sumido en una depresión grave que le duró ocho años. Ni los siquiatras ni las medicinas costosas le sirvieron para vencer la depresión. Estuvo hospitalizada varias veces, dijo, pero no mejoró. Tenía sirvientes que atendían su casa porque ella no podía encargarse de nada. Trató de suicidarse porque ya no le interesaba la vida. Nada parecía ayudarle.
Pero un día los testigos de Jehová la visitaron y le dejaron literatura bíblica. Aquello despertó su interés en la Palabra de Dios, y empezó a leer la Biblia desde el principio. Esto produjo cambios en ella. Empezó a levantarse por las mañanas y a interesarse en el hogar. Por fin decidió atender la casa ella misma, y vio que podía hacerlo. ¡Fue como si nunca hubiera estado enferma! Sintió gran felicidad.
No volvió a visitar al siquiatra. Su conocimiento de la Palabra de Dios avivó su deseo de vivir, y fue la mejor medicina. Buscó a los testigos de Jehová, y recibió ayuda mediante un estudio regular de la Biblia. También empezó a asistir a las reuniones, y poco después se bautizó. Ya no se siente deprimida, y su gozo ahora es servir a Jehová.

Atalaya 15 de octubre de 1988 p.29 - La angustia mental... lo que puede hacer el cristiano afligido
Pero ¿qué se puede decir de aceptar tratamiento de un siquiatra o sicólogo? Esto sería una decisión personal que se debe tomar con la debida cautela [...] Aún más serio es el hecho de que algunos facultativos han dado, con buenas intenciones, consejo que contradice rotundamente a la Biblia. [...] ¿Entiende y respeta el médico las creencias de los testigos de Jehová?

¡Despertad! 1 de agosto de 1987 pág. 28
Les escribo tocante a la última oración que aparece en el artículo "Las enfermedades mentales... ¿hay algún remedio?". Esta declara lo siguiente: "La fe de Irene la ayuda más que cualquier medicamento que ofrezcan los médicos". ¿No pudiera esta declaración hacer que algunos que están en la verdad postergaran el buscar ayuda médica para problemas mentales?
I. V. R., Inglaterra
Creemos que esa declaración debería entenderse a la luz del contexto de toda la serie de artículos. Se mostró que Irene necesitaba seguir tomando los medicamentos. Pero el punto es que, a lo más, los medicamentos, aunque necesarios, tuvieron valor limitado y provocaron efectos secundarios indeseables. La fe que Irene tiene en Jehová no solo la sostiene a través de estos problemas, sino que también le da la esperanza segura de un recobro completo en el nuevo sistema bajo Cristo Jesús, lo cual es mucho mejor que los beneficios limitados que la medicina le puede ofrecer.-La dirección.

¡Despertad! 8 de septiembre de 1986 p. 10 Las enfermedades mentales... ¿hay algún remedio?
La fe de Irene la ayuda más que cualquier medicamento que ofrezcan los médicos.

¡Despertad! 8 de diciembre de 1985 pág. 19
Con este breve examen, ¿entiende por qué los testigos de Jehová creen que la Biblia es perfecta al suministrar principios que sirven de guía en la vida? Muchos lo ven así. Por ejemplo, esta es la conclusión a la que llegó cierto hombre después de investigar la Biblia:
"Creo que la Biblia y sus consejos son más prácticos y muy superiores a cualquier otra cosa que yo jamás haya estudiado en la universidad. A pesar de ser consejero de escuelas secundarias, poseer una licenciatura y un doctorado y haber leído un gran número de libros sobre salud mental y sicología, descubrí que el consejo bíblico sobre asuntos como un matrimonio de éxito, la prevención de la delincuencia juvenil, y el ganar y conservar amigos, son muy superiores a cualquier otra cosa que yo haya leído o estudiado en la universidad".

¡Despertad! 22 de abril de 1985 p. 13
Debe notarse que en algunos casos quizás se necesite ayuda profesional, especialmente si la persona desconsolada tiene un historial médico de problemas de salud mental o tiene síntomas de suicidio.

¡Despertad! 22 de noviembre de 1983 págs. 4-5, 9 ¿Necesita usted un consejero matrimonial?
El consejero matrimonial
Juan y María todavía se aman mutuamente, de modo que, ¿cómo van a tratar de salvar su matrimonio? Piensan ir a ver a un extraño, un consejero matrimonial de profesión. Pero ¿en qué situación se están envolviendo? [...] La ciencia que estudia el comportamiento (del cuerpo, la mente, el sistema nervioso) es una cosa. Pero los esfuerzos que se han hecho por aplicar esa ciencia ha producido miríadas de teorías y prácticas. [...] En un estudio se llegó a la conclusión de que 64 por 100 de los consejeros matrimoniales componen de una abundancia de teorías y métodos su propio estilo. [...] Jay Haley, consejero matrimonial de fama internacional, llega a la conclusión de que los terapeutas no están seguros ni de sus técnicas ni de sus resultados. Por eso, dice él, vacilan en publicar sus hallazgos. [...] En vista de esto podemos ver que Juan y María podrían haber escogido otro derrotero. Es cierto que muchos consejeros profesionales son personas sinceras, bienintencionadas y bien preparadas, que tal vez puedan ayudar a un matrimonio que tenga problemas. Sinceramente esperamos que Juan y María se hayan dado con esta clase de consejero. Pero, como cristianos, también podrían haber considerado la ayuda que el Autor del matrimonio, Jehová Dios, provee en Su Palabra, la Biblia. [...] ¿Hubiera sido prudente que Juan y María pidieran ayuda a dichos consejeros antes de ir a extraños? Bueno, tenemos que admitir que los ancianos no son profesionales que hayan recibido una preparación especial a fin de estar equipados para entender o tratar toda clase de problemas de salud mental. Más bien, su campo se relaciona con problemas respecto a lo espiritual.

Atalaya 1 de abril de 1983
Contradicciones de la sicología
Un número reciente de Psychology Today presentó lo que once de "las mejores mentes en el campo" consideraban que era "la obra más significativa de la sicología" en los últimos quince años. El erudito artículo de dieciocho páginas inspiró al periódico The New York Times a publicar un artículo de fondo que, en parte, dice:
"Las 11 Mejores Mentes de la sicología no concuerdan en casi nada. [...] Algunas de ellas hablan sobre sus propios experimentos. Bueno, si ellas piensan así, no hay necesidad de desplegar modestia falsa. Pero ninguna de ellas habla sobre el experimento de otra Mejor Mente, excepto con el propósito de criticarlo; cada trompetero toca su propia melodía, lo cual deja ver claramente la falta de armonía entre ellos.
"El que los 11 sicólogos no concuerden en casi nada revela un grave problema en la disciplina académica de ellos. [...] ¿Puede decirse seriamente que la sicología es una ciencia, si hasta sus destacados facultativos no pueden concordar en cuanto a sus recientes progresos?"
Fue precisamente contra este llamado conocimiento, el cual es contradictorio y altivo, que el apóstol Pablo aconsejó a Timoteo lo siguiente: "No escuches palabrerías mundanas y vacías, ni los argumentos que opone el falsamente llamado conocimiento". (1 Timoteo 6:20, Versión Popular.)

¡Despertad! 22 de noviembre de 1980 pág. 25
Esta carta, dirigida a una persona que recientemente se había hecho Testigo, fue el resultado de unos cambios extraordinarios. El que recibió la carta había sido en un tiempo fumador inveterado de marihuana, llevaba una vida de depravación sexual y practicaba el robo y otros delitos. Su mente quedó tan afectada por este modo de vivir que tuvo que ser admitido en un hospital para dementes. Después de varias semanas de recibir atención allí, no había sanado; de modo que lo declararon loco y lo enviaron a casa.
Poco después este hombre comenzó a estudiar la Biblia con los testigos de Jehová en su aldea nigeriana. La educación que recibió le ayudó a cambiar de vida. Su salud mental fue mejorando, pues ahora pudo enfrentarse a las "realidades de la vida." Los aldeanos estaban asombrados y creían que aquello había sido un milagro. El hombre explicó que "fue obra de la Biblia con la bendición de Dios y la ayuda de Su pueblo." Logró conseguir empleo para mantenerse. Al recordar que le había robado el reloj a su antiguo patrón, se lo devolvió. Por primera vez en su vida tenía dignidad.-Efe. 4:28.

¡Despertad! 22 de enero de 1980 pág. 12
Respecto a la siquiatría "U.S. News & World Report" dijo: "Quizás la sociedad en conjunto haya sufrido como resultado de algunas prácticas siquiátricas. Hay una opinión general, sea correcta o no, de que el aumento en las inquietudes de la América moderna se debe a los consejos siquiátricos que frecuentemente animan al individuo a 'hacer lo que se le antoje' aunque esto desbarate las familias."

¡Despertad! 22 de noviembre de 1979 pág. 15
¡Estos médicos de la mente necesitan ayuda!
¿Pelean sus hijos entre sí? ¡Solo están mostrándole su amor! "Si usted como uno de los padres se siente acosado," dicen dos sicólogos del campo educativo, "porque parece que sus hijos pelean continuamente, anímese. Puede que ellos sencillamente estén mostrándole que lo aman." Están compitiendo por el afecto de los padres. "Los hijos pelean por una posición de favor. Cada uno desea ser el favorito de los padres." Los sicólogos dicen que por medio de sus peleas los hijos están preguntando a los padres: "¿De veras me quieren?" ¿Son las riñas una manera de comunicar el amor? ¡Difícilmente!
¿Le agobia la soledad? Quítese la ropa. Hay sicólogos que sugieren tal idea disparatada. "El compartir la desnudez es una manera de librarse del terrible sentimiento de que uno se halla completamente solo en el mundo. . . . la terapia consistente en grupos de personas que se enfrentan unas a otras en desnudez es una novedosa manera reciente de ayudar a la gente a sentirse cómoda consigo misma y con otras personas." Por 75 dólares por persona, un sicólogo ofrece una sesión general de desnudez en la cual puede participar cualquier persona; una sesión avanzada de desnudez para "copulación creativa" para parejas de ambos sexos; una sesión de desnudez para personas solteras que "se hayan cansado del 'juego' de concertar citas y deseen reunirse con otros en medio de circunstancias más transparentes." Lo que en realidad se transparenta es que este sicólogo está llenándose el bolsillo mientras perjudica a sus clientes.
Según dijo la revista Science News, "una encuesta de alcance nacional ha revelado que, de cada veinte sicólogos varones con título de doctor en filosofía, más de uno de ellos ha tenido relaciones sexuales con sus pacientes." Entre las sicólogas la proporción es mucho menor. Esto sucede a pesar de un decreto formal de la Asociación Sicológica Americana en el sentido de que "las intimidades sexuales son poco éticas" y los sicólogos no deben aprovecharse de sus clientes. Un sicólogo que no aprueba esta práctica sexual dijo que el contacto erótico con el cliente "refleja necesidades patológicas por parte del que administra el tratamiento."
La mayoría de las personas lamentan el aumento en la violencia. Cierto siquiatra dijo que la violencia es buena para la gente. "El amotinarse es saludable. La sociedad necesita salidas para la agresividad." Dijo que en Belfast, durante los motines, entre los que se amotinaron hubo una mengua en las enfermedades que reflejaban abatimiento, pero que aumentaron las neurosis entre los que no participaron en los motines. Cuando el gobierno prohibió las marchas que precipitaban estallidos de violencia, dijo: "Fue pura estupidez prohibir todas las marchas . . . Se veía claramente que el gobierno necesitaba ayuda siquiátrica." El que necesita ayuda es este siquiatra.
¿Piensa usted que cuando un jugador de rugby logra un tanto y arroja con fuerza la pelota al suelo está expresando júbilo por su logro? Eso es juicio superficial, según un siquiatra experimental. El jugador ama el juego porque éste le suministra dinero y reconocimiento; lo odia porque resulta en daño y humillación. Cuando anota un tanto y da saltos al extremo del campo de juego está pisoteando a sus opositores, y al arrojar la pelota al suelo se la está hundiendo en la cabeza a sus enemigos. "Para el siquiatra éstas son manifestaciones de una relación de odio y amor," dice este terapeuta. "En el acto de arrojar la pelota al suelo el hombre está respondiendo directamente a la desesperación o al disgusto con que ve el trabajo de que más depende." Este siquiatra está "viendo visiones." El sentido común ve lo obvio: el jugador está expresando gozo por haber anotado.
Tanto sicólogos como siquiatras se apropian respetabilidad y prestigio de los tremendos logros de ciencias como la matemática, la química, la biología y la física, según un artículo de la revista Maclean's. El que den el nombre de "ciencia" a sus profesiones y asocien su confusión de suposiciones contradictorias con las ciencias naturales basadas en prueba experimental difícilmente convence. La columna de Maclean's concluye así: "Cuando al consejo de un siquiatra o sociólogo o sicólogo se le da el mismo peso que al consejo de un físico, dentista o ingeniero, nos estamos engañando poco menos de lo que se engañaban los que consultaban las entrañas de una oveja o el Oráculo de Delfos."

Atalaya 15 de septiembre de 1979 pág. 30
Reto a la siquiatría
Últimamente la práctica de la siquiatría se ha visto bajo aguda crítica. Sobre su eficacia, la revista U.S. News & World Report declara: "A veces los resultados son dudosos. Muchos pacientes informan que después de meses de tratamiento no se hallan mejor, y a veces están peor, que antes. Otros alegan que algunos siquiatras ofrecen poco más que consejo y consuelo común que se puede obtener gratuitamente de los amigos."
La revista añade: "Es posible que la sociedad en conjunto haya sufrido debido a algunas prácticas siquiátricas. Sea que estén viendo las cosas correcta o incorrectamente, muchos creen que el consejo siquiátrico que suele animar al individuo a 'hacer lo suyo,' aunque ello desbarate familias y cause otras desorganizaciones, ha aumentado las ansiedades de la nación norteamericana moderna."
Un problema fundamental con relación a la siquiatría es que no hay ninguna norma de verdad ni tratamiento. Las opiniones varían entre los siquiatras, de modo que uno pudiera dar un consejo que fuera directamente contrario al que hubiera dado otro.
¿Dónde se puede hallar el mejor consejo para la salud mental, consejo que sea verídico, que haya resistido la prueba del tiempo, y que esté en consistencia con la manera en que mental y físicamente se nos ha creado? En la Biblia, la guía inspirada de Dios para la humanidad.

Atalaya 15 de abril de 1978 p. 23
¿Es la Psicoterapia la Respuesta?
¿A largo plazo, qué tan exitosa es la terapia psiquiátrica? Un seguimiento reciente de muchos jóvenes que recibieron tal terapia hace más de 30 años en Massachusetts, E.U.A., reveló que, "casi sin excepción, la terapia aparentemente tuvo un efecto negativo, o por lo menos no tuvo un efecto positivo en los jóvenes más tarde en su vida." -"Science News," 26 de noviembre de 1977, p. 357.
A la mitad de más de 500 niños "promedio" y "difíciles" de 5 a 13 años, elegidos al azar, se les dio aconsejamiento directo por alrededor de 5 años. La otra mitad en cada categoría no recibió aconsejamiento. Una revisión de los registros criminales de los individuos 30 años después reveló que aquellos que recibieron terapia cometían más crímenes que aquellos que no. Adicionalmente, dice "Science News", "la incidencia de comportamiento anti-social y criminal incrementó (o no se aminoró) con los niños que recibieron terapia por la mayor cantidad de tiempo, tuvieron el contacto más frecuente con consejeros, comenzaron la terapia a una edad menor de la promedio..." El investigador de la Universidad de Drexel dice que tales resultados indican que "las creencias más ampliamente sostenidas acerca de la terapia, puede que no sean sostenibles."

Atalaya 1 de noviembre de 1977 p. 668
Un Desafío a la Psiquiatría
En Canadá, un estudio en Hamilton, Ontario, del crimen juvenil mostró que los ofensores jóvenes que recibían cuidado profesional psiquiátrico tenían un record criminal peor después que los que simplemente recibieron advertencias de la policía. Margaret Birch, secretaria provincial del desarrollo social, dijo: "Esta conclusión es una contradicción escandalosa de lo que hemos asumido e incorporado dentro de nuestros servicios para niños."
Un estudio británico llegó a una conclusión similar. Mostró que los delincuentes jóvenes que recibían una multa y se les enviaba a casa tenían menos ofensas después que aquellos que se les daba tratamiento psiquiátrico.
Un problema básico de la psiquiatría es que el consejo puede ser diferente con cada psiquiatra. También, no existe ninguna aceptación general de estándares de la conducta humana. Por eso es que aquellos que van al Creador del cuerpo y mente, Jehová Dios, y siguen sus consejos para salud mental encuentran mucha más ayuda práctica que aquellos que van a los psiquiatras. El consejo de la Biblia ha sido comprobado con el tiempo, aplica a cualquier período de la historia, y es consistente.
Esto solo es de esperarse, puesto que "Toda Escritura es inspirada de Dios y provechosa para enseñar, para censurar, para rectificar las cosas."-2 Tim. 3:16.

¡Despertad! 8 de diciembre de 1975 pág. 25 Los psiquíatras reemplazan a los clérigos... ¿por qué?
Pero, ¿es un fenómeno sano el que la gente esté apartándose del clero y acudiendo a los psiquíatras? No, porque en realidad es un caso de saltar de la sartén al fuego. Están en peor situación que antes [...] El que estos hombres no son a quienes uno debe recurrir por ayuda cuando está deprimido y acosado por toda suerte de problemas se ve por el hecho de que los suicidios entre ellos son dos veces más frecuentes que entre la población en general.

Atalaya 15 de septiembre de 1975 pág. 575
De modo que, aunque los testigos de Jehová no excluyen categóricamente la posibilidad de tratamiento por doctores que se especializan en problemas emocionales o mentales, si un Testigo consulta a un doctor de esta clase debe escrutar cuidadosamente cualquier tratamiento recomendado. Jamás debe olvidar que el guardar las leyes de Jehová obra hacia su salud mental hoy y vida eterna en el futuro. Si está inseguro en cuanto a la sabiduría de cierta terapia, entonces puede que desee considerarla con ancianos en la congregación cristiana... aunque la decisión final es suya (o de un padre o madre, o es la decisión conjunta de esposo y esposa).

¡Despertad! 22 de julio de 1975 págs. 17-18 ¿Tienen los psiquíatras la solución?
Al no reconocer la sana instrucción de la Palabra de Dios, los psiquíatras raras veces aplican el amor de un modo equilibrado. Por ejemplo, en un caso un padre que no podía apartar de las drogas a su hijo adolescente lo envió a un psiquíatra. ¿Con qué resultados? El padre acabó 2.000 dólares más pobre y el hijo no había cambiado en lo más mínimo.
[...]
El que los psiquíatras no aprecien a Dios ni a sus enseñanzas sobre moralidad ha resultado en que se haga gran daño. Como ejemplo, el Press de Long Island llevaba el título en primera plana: "Círculo de sodomía desbaratado. Grupo acusado de abusos sexuales con jovencitos." El artículo decía: "Cuatro hombres... incluso un psiquíatra de niños internacionalmente conocido . . . fueron acusados de sodomía, abusos sexuales y cargos de conspiración que implicaban a adolescentes."
Si bien este puede ser un caso aislado, los incidentes de psiquíatras hombres que tienen relaciones sexuales con pacientes mujeres no lo son. De este modo una mujer cristiana fue a un psiquíatra en busca de ayuda a causa de su frustración en las relaciones maritales con su esposo. El psiquíatra le dijo que tenía tres caminos: Que tratara de que su marido viera a un psiquíatra; que se divorciara; o que tuviera un amorío extraconyugal con un "amigo," y él se ofreció para servir de "amigo."

¡Despertad! 22 de julio de 1975 pág. 19 La mejor manera de restaurar la salud mental
Es interesante que los psiquíatras mismos reconocen el fracaso de la instrucción psiquiátrica. [...] la instrucción psiquiátrica no es necesaria para ayudar a los enfermos mentales. [...] Ciertos psiquíatras han reconocido que la sabiduría y el entendimiento contenidos en la Palabra de Dios la Biblia es de mayor valor en el tratamiento de enfermos mentales que la instrucción mundana. [...] Vez tras vez, las personas mentalmente desequilibradas han recobrado su salud por medio de recibir de parte de maestros de la Biblia calificados la guía e instrucción apropiadas basadas en el contenido de ese Libro Divino. [...]
Recuperaciones notables... ¿cómo?
Al paciente un psiquíatra lo diagnosticó como paranoide esquizofrénico. Después de diez años fue declarado incurable y solamente podía estar afuera de una institución mental tomando cada día treinta y tres píldoras. No tenía interés en su aspecto o en la vida en general. Entonces uno de los testigos de Jehová de visita de casa en casa se las arregló para iniciar con él un estudio bíblico, y pacientemente inculcó en él los justos requisitos de Dios y las bendiciones prometidas que han de venir a la humanidad bajo el reino de Dios. Después de ocho meses el hombre no necesitaba más píldoras, y cuatro meses más tarde fue declarado completamente curado.

¡Despertad! 7 de diciembre de 1972 pág. 23
Más eficaz que el tratamiento psiquiátrico
En 1959 una mujer en Connecticut empezó a recibir tratamiento psiquiátrico. Estaba plagada de problemas conyugales, enfermedades físicas, graves ansiedades mentales y excesivo uso de las bebidas alcohólicas. Para 1960 su estado llegó a tal punto que de por sí decidió entrar en un hospital para dementes.
Al tratar su condición emocional un médico prescribió varios sedativos. Ella preguntó cuánto tiempo tendría que tomar las píldoras. Él contestó: "Tal vez por el resto de su vida." A través de los años repetidamente entró y salió de clínicas que tratan de ayudar a los alcohólicos. Los consejeros matrimoniales y el tratamiento psiquiátrico parecían ayudar poco. En adición al alcohol llegó a depender de los sedativos. Su matrimonio empeoró y su familia y amigos se trataban poco con ella. Las cosas fueron de mal en peor hasta que finalmente trató de suicidarse.
Mientras se recuperaba en la sección de cuidado intensivo del hospital, se resolvió a buscar a Dios y tratar de hacer la paz con él. Al volver a su hogar sacó y comenzó a leer algunas ayudas para el estudio de la Biblia que años antes ella había adquirido de los testigos de Jehová.
Poco tiempo después de eso un ministro de los testigos de Jehová que predicaba de casa en casa la encontró y comenzó a darle instrucción bíblica con regularidad. Pronto comenzó a concurrir a las reuniones de los testigos de Jehová. Sinceramente trató de aplicar el consejo bíblico a su propia vida. Aunque todavía tenía problemas difíciles a los que enfrentarse, no quiso volver a usar las bebidas alcohólicas o los sedativos, adoptando el punto de vista de: "No los necesito. Tengo la verdad y a Jehová a quienes recurrir."
¿Qué pasó con el tratamiento psiquiátrico que de vez en cuando había estado recibiendo por unos diez años? Por fin el psiquíatra le dijo: "No será necesario volver a hacer otra cita en el futuro. Los testigos de Jehová están haciendo por usted más de lo que jamás podremos hacer nosotros." Con el tiempo llegó a ser una ministra bautizada de los testigos de Jehová. Ahora está encontrando gran placer en ayudar a otros a beneficiarse de la ayuda bíblica que para ella resultó de más valor que el tratamiento psiquiátrico.

Atalaya 1 de noviembre de 1966 pág. 659 Ayuda a los enfermos de la mente
Una señora había sido paciente mental por más de diez años. Durante ese tiempo recibió tratamiento psiquiátrico con regularidad, recibió tratamientos de choque y asistió a una escuela para el recobro de los enfermos de la mente por un período de un año. Además, tomó medicinas por valor de unos 5.000 dólares para su condición. A pesar de todo este tratamiento y medicinas costosos, en varias ocasiones pensó en el suicidio.
Sin embargo, un día su esposo, quien se había asociado un poco con los testigos de Jehová, le preguntó: "¿A quién estás orando?" "A Dios," replicó ella. Entonces él la animó a usar el nombre de Dios Jehová en su oración. Eso la hizo pausar y pensar. Con el tiempo un testigo de Jehová comenzó a conducir un estudio bíblico semanal en el hogar. Por invitación de él el matrimonio asistió a una asamblea de los testigos de Jehová. La señora escribe: "Sabía que esto era lo que había estado buscando toda mi vida."
Prosigue: "Después de regresar a casa de la asamblea comencé a asistir a las reuniones de congregación regularmente. Entonces pude descontinuar todas las medicinas. También, hasta ese tiempo había fumado mucho, pero pude romper ese hábito. Alrededor de ese tiempo llamé a mi psiquiatra, y quería saber cómo estaba yo progresando. Le dije que me estaba sintiendo mejor que en toda mi vida. Me preguntó si aún estaba medicinándome. Cuando le dije que había dejado de hacerlo, preguntó que cómo había podido hacer eso tan repentinamente. Mi respuesta fue que ahora estaba asociándome con los testigos de Jehová. Respondió diciendo que deseaba que todos los enfermos de la mente pudieran hallar una curación semejante a ésa."

Atalaya 15 de agosto de 1963 págs. 511-512
¿Sería necesario que un psiquiatra cambiara su profesión antes de ser elegible para el bautismo y ser reconocido como testigo de Jehová? -R. W., EE.UU.
No, no parece que esto sea necesario. El hecho de que las publicaciones de la Watch Tower han desalentado a los cristianos dedicados en cuanto a consultar a los psiquiatras mundanos salvo en casos extremados no significa que un psiquiatra no puede ayudar y no ayuda a los que lo consultan. El que un psiquiatra continuara practicando o no su profesión después de la dedicación sería enteramente una decisión que él tendría que hacer. Es posible que pudiera ser un psiquiatra mucho mejor en virtud de que ahora entiende y aprecia los principios bíblicos, y especialmente a causa de su fe en Jehová Dios y su dedicación para hacer la voluntad de Dios. Vea "El aspecto bíblico de la medicina psicosomática," en La Atalaya del 1 de enero de 1955, páginas 8-12.
Sin embargo, un psiquiatra cristiano dedicado necesitaría ser muy cuidadoso para no influir indebidamente en otros cristianos para que vinieran a verlo buscando sabiduría mundana en vez de dirigirse a sus superintendentes buscando sabiduría celestial. De hecho, tendría que hacer un esfuerzo especial, por decirlo así, para no dar la idea de que su psiquiatría es una sabiduría superior a la que se encuentra en la Biblia. La Biblia contiene mucho mejor consejo para rehacer nuestra personalidad que la psiquiatría o el psicoanálisis. Y solo su sabiduría conduce a la vida eterna.-1 Cor. 13:1-13; Gál. 5:19-23; Col. 3:1-25.

Anuario 1963 p.78
Una enfermera de 28 años sufrió una crisis mental al estudiar para sus exámenes. Sus padres, los cuales tienen dinero, hicieron todo por darle el mejor tratamiento psiquiátrico posible, el cual falló. Cuando amenazó con suicidarse, se le llevó a un doctor local, el cual la declaró como un caso perdido, y la puso bajo sedación fuerte, y aplicó en su nombre para que le dieran una pensión de inválida. La madre de la muchacha, quien es una testigo de Jehová, en vano intentó hacer que su hija se asociara con los hermanos, puesto que al intentarlo, se enfrentó a una oposición violenta y cruel de parte de su esposo. Finalmente, desesperado, el esposo permitió que su hija se asociara con los hermanos, puesto que se vio forzado a admitir que habían intentado todo lo que la ciencia médica tenía que ofrecer, y no había funcionado nada. Su salud mejoró de inmediato, y su padre, sus amigos, y sus parientes se maravillaron al ver su condición restaurada, mientras que su doctor quedó estupefacto y perplejo al ver su recuperación rápida y completa. Esto fue, le dijo ella al doctor, porque "Ahora tengo algo por lo cual estar viva - el nuevo mundo."

Atalaya 15 de julio de 1963 págs.421-422
El segundo motivo de nuestros tiempos críticos es que el hombre moderno ha rechazado la Palabra de Dios, la Biblia. Enemigos tales como Wellhausen y su escuela parcial de críticos textuales, Darwin y sus evolucionistas, Freud y sus teorías, Marx y sus revolucionarios ateos-todos éstos han desempeñado un papel siniestro en destruir la influencia guiadora de la Biblia para muchos; especialmente puesto que tantos clérigos han adoptado esa sabiduría mundana. ...Según Freud, una de las autoridades principales de la psiquiatría, la religión es una gran ilusión de la cual el hombre se deshará algún día. La psiquiatría recalca: "Conócete a ti mismo," como si un iluminado amor de sí mismo fuese suficiente para vivir con éxito. Más que pasar por alto a Dios, los analistas a menudo contradicen a Dios por medio de aconsejar a los que tienen remordimiento que la fornicación, el adulterio y la sodomía no son malos de por sí. Con razón se ha hecho la acusación de que tal consejo tiende a "exterminar la conciencia."

¡Despertad! 22 de mayo de 1960 p.26
Pero, como regla, el que un cristiano vaya a un psiquiatra mundano es admitir la derrota, equivale a 'bajar a Egipto por ayuda.'-Isa. 31:1. [...] A menudo, cuando un testigo de Jehová consulta a un psiquiatra, el psiquiatra trata de persuadirlo de que sus dificultades son causadas por su religión, pasando por alto enteramente el hecho de que los testigos cristianos de Jehová son el grupo de personas mejor orientado, el más feliz y el más contento sobre la faz de la tierra. [...] Ellos son los que menos necesitan psiquiatras. También, más y más psiquiatras están recurriendo a la hipnosis, que es una forma demoníaca de sabiduría mundana.... lo que se necesita en tales ocasiones no es un psiquiatra mundano que tal vez desconozca enteramente el cambio que la verdad y el espíritu de Dios han efectuado en la vida de uno y que no sabe nada del poder de ellos para ayudarlo a uno a ponerse una nueva personalidad cristiana. Más bien, lo que se necesita es un cristiano maduro en quien uno tenga confianza y que esté interesado vitalmente en el bienestar de uno y que no se retraiga de administrar la reprensión y consejos que se necesitan.-Pro. 27:6.

¡Despertad! 22 de octubre de 1954 p.24
Identificaron a los pintores como niños, de 7 a 10 años de edad, cuando en realidad eran chimpancés de dos y cuatro años de edad. ... Sin duda, los psicólogos... tienen mucho que aprender, y ellos creen que saben más de lo que realmente saben, porque si no, no hubieran dejado que dos chimpancés los hicieran ver como monos.

Atalaya 1 de septiembre de 1952 p.516
Es su privilegio el buscar la psiquiatría del mismo modo que es el nuestro de buscar a Jehová, la "fuente de la vida" y Su Palabra (Sal. 36:9). Más y más personas de buena voluntad están haciendo justo eso, dejando a los filósofos del clero solos con su psiquiatría, sus neurosis, su incertidumbre y su inestabilidad, los cuales ellos dicen amar. Mejor dejarlos mientras que esté abierto el camino, porque "Guías ciegos es lo que son. Por eso, si un ciego guía a un ciego, ambos caerán en un hoyo". - Mateo 15:14, TNM.

¡Despertad! 8 de marzo de 1952 p.19
¿Cómo se puede prevenir la locura y la neurosis? El número de libros y películas que han catapultado a la psiquiatría a las noticias no han traído la deseada paz mental ni la unidad entre la mente y el cuerpo. Ni tampoco lo han hecho los incontables experimentos por medio de la medicina hipnótica paraldehído, el shock eléctrico, drogas milagrosas, barbitúricos o bromuros, terapia en grupo, baños de vapor e incontables otros métodos para producir relajación de la tensión. Algunos pueden producir efectos dañinos. El Dr. Jules H. Masserman de la Clínica Psiquiátrica de la Universidad de Chicago dijo que los experimentos mostraron que "a diferencia de la mayoría de las drogas, el shock eléctrico produjo daño permanente a la eficiencia del comportamiento y la capacidad de aprender." Él nota una "convicción que incrementa con los psiquiatras" de que, mientras que pueda ser útil en algunas formas de locura aguda, tratamientos drásticos de este tipo hacen daño duradero al cerebro y pueden terminar en "tragedia, potencialmente."
Los remedios de antaño todavía parecen ser los mejores. El Dr. Wexler explicó: "El amor en todas sus miríadas de formas todavía sigue siendo la receta principal para el tratamiento de la esquizofrenia." "El afecto y la simpatía, la ternura y la aprovación, estas son las medicinas a elegir."
Estos también son los frutos del espíritu, los cuales sólo una mente que se alimenta de la Palabra de Dios puede producir. Mientras que el mundo lucha por no deshacerse en pedazos, aquellos que miran a la promesa del Reino de la Palabra de Dios encuentran gran paz para tanto la mente y el alma. [...] Para protección de la neurosis y la locura y para tener paz mental, vaya a la Palabra de Dios. Es su única esperanza.

Atalaya 15 de enero de 1952 p.53
Así que debemos rechazar las falsas guías de los hombres y sus religiones falsas, como lo son los psicólogos balbuceando, y los psiquiátras mundanos, y los políticos corruptos, los cuales han creado una tremenda reputación como fallidos colosales. Mire los desórdenes que han causado, conózcalos por sus frutos podridos, rechácelos por sus frutos.

Consolación 6 de junio de 1945 p.11
La psiquiatría es todavía en una categoría muy cercanamente relacionada con la adivinanza, la astrología, hipnotismo, numerología, frenología, lectura de la mente, hoodoo, brujería, y las ciencias de lo oculto. Si la adivinanza moderna psiquiátrica es una mejoría sobre la brujería o simplemente una versión moderna de la misma cosa en nuevo vestido... es una pregunta para debatir.

creative commons copyright    Paul Grundy  2005 - 2017