NOTA: Este sitio no aprueba de las siguientes citas de publicaciones de la Watchtower. Simplemente se presentan para mostrar lo que la Watchtower enseña en cuanto al tema.

Esterilización (Método de Control de Natalidad)

El punto de vista de la Watchtower en cuanto al control de la natalidad mediante la esterilización no ha sido consistente a lo largo de los años. Originalmente totalmente prohibido, ahora simplemente es desalentado si es para razones de control de natalidad, y aceptable si hay vidas en riesgo (por ejemplo, si la mujer arriesgaría su vida si quedara embarazada otra vez).

Cuando genera sus reglas en cuanto a la esterilización, la Watchtower usa la ley Mosáica, aunque no es una relación directa puesto que la ley Mosáica no prohibe la esterilización voluntaria cuando tiene que ver con el control de la natalidad. La Watchtower también admite que ni Jesús ni Pablo abordaron el tema de la esterilización.

¿Por qué está creando la Watchtower reglas en cuanto a la reproducción? La ley Mosáica no aplica a un cristiano, entonces, ¿por qué está la Watchtower selecciona cuáles reglas de la ley Mosáica todavía quiere aplicar? El mandato de Dios de "llenar la tierra" ya no es una consideración relevante, puesto que ya se llenó la tierra. No es lógico, no es cristiano, y es dañino el referirse a una regla de una ley de más de 3000 años que ahora es redundante. En esto, es muy similar la manera en la que el Cuerpo Gobernante y el Papa van más allá de lo que está escrito en la Biblia.

Una experiencia de un anciano muestra por qué la Watchtower no se tiene que entrometer en estos asuntos.

"Una publicadora que estaba estudiando con su empleada doméstica me preguntó en cuanto al asunto. La empleada doméstica era muy pobre y le costaba sobrevivir, tenía un esposo sin empleo y seis hijos. La empleada había mencionado que estaba considerando esterilizarse (en la cultura local, los hombres se rehusan a usar anticonceptivos). La publicadora había hablado de esto con un anciano, el cual le había respondido con todos los argumentos de la Sociedad. Entonces ella me preguntó para conseguir una segunda opinión. Yo simplemente le pregunté, ¿Por qué no dejamos de meternos en asuntos ajenos, y dejemos que esta mujer hable del asunto con su doctor, y dejemos que ella llegue a sus propias decisiones? ¿Va a apoyarla usted, o la Sociedad, si ella se embaraza de nuevo? Como era de esperar, esto fue como despertar un nido de avispas."

Atalaya 15 de junio de 1999 págs. 27-28 Preguntas de los lectores

Preguntas de los lectores

Puesto que actualmente se dice que los procedimientos de esterilización son reversibles, ¿podría considerarlos el cristiano una opción para el control de la natalidad?

La esterilización se ha convertido en el método de planificación familiar más utilizado. Parece ser que para muchas personas, la aceptación o el rechazo depende de sus antecedentes sociales y educativos, así como de criterios religiosos. Las creencias religiosas entran en juego en el caso de los testigos de Jehová

...

Durante mucho tiempo se consideró que estas medidas eran permanentes, que la esterilización era irreversible. Pero algunas personas que se arrepintieron de haber dado ese paso o cuyas circunstancias habían cambiado, buscaron ayuda médica para revertir la vasectomía o la ligadura de trompas. Con la aparición de instrumentos especializados y de la microcirugía, los intentos de revertir la esterilización han logrado mejores resultados. A menudo se lee que en el caso de individuos escogidos, puede haber de un 50 a un 70% de éxito en la reversión de la vasectomía volviendo a unir los extremos seccionados de los delgados conductos. Se afirma que en el caso de la reversión de la ligadura de trompas, el porcentaje de éxito es del 60 al 80%. Algunas personas que se han enterado de estos datos piensan que la esterilización ya no tiene por qué considerarse permanente. Tal vez les parezca que la vasectomía y la ligadura de trompas están en la misma categoría que los anticonceptivos orales, los preservativos y los diafragmas, métodos que se descontinúan si se desea un embarazo. No obstante, hay algunos aspectos importantes que no deben pasarse por alto.

...

Por consiguiente, no es realista ver con ligereza la esterilización masculina y femenina, como si fuera un método de control de la natalidad temporal. Además, hay otros aspectos que los cristianos sinceros deben analizar.

Un punto de importancia fundamental es que las facultades reproductoras son un don del Creador. La procreación de los seres humanos perfectos, que 'llenarían la tierra y la sojuzgarían', era parte de Su propósito original (Génesis 1:28). Cuando el Diluvio redujo la población terrestre a ocho personas, Dios repitió esas instrucciones fundamentales (Génesis 9:1). Aunque no volvió a dar ese mandato a la nación de Israel, sus componentes consideraban muy deseable tener descendencia (1 Samuel 1:1-11; Salmo 128:3).

En la Ley que Dios dio a Israel encontramos pruebas de su respeto por la procreación humana. Por ejemplo, si un hombre casado moría sin un hijo que continuara su linaje, su hermano tenía que contraer matrimonio de cuñado y darle descendencia (Deuteronomio 25:5). Más al caso viene la ley sobre la esposa que trataba de ayudar a su esposo en una pelea. Si agarraba las partes íntimas del oponente de su marido, debía amputársele la mano; es significativo el hecho de que Dios no requería la aplicación del principio de ojo por ojo en los órganos sexuales de ella ni de su esposo (Deuteronomio 25:11, 12). Esta ley sin duda generó respeto por los órganos genitales; no había de causárseles daño innecesariamente.

Sabemos que los cristianos no están bajo la Ley de Israel, por lo que no tienen que cumplir el precepto de Deuteronomio 25:11, 12. Jesús tampoco ordenó ni dio a entender que sus discípulos debieran casarse y tener el mayor número de hijos posible, un punto que han tenido en cuenta muchas parejas a la hora de decidir si usar o no un método anticonceptivo (Mateo 19:10-12). El apóstol Pablo sí animó a las 'viudas de menos edad apasionadas a casarse y tener hijos' (1 Timoteo 5:11-14). No mencionó la esterilización permanente de los cristianos: el sacrificio voluntario de la posibilidad de tener hijos.

Los cristianos hacen bien en sopesar esas pruebas de que Dios estima las facultades reproductoras. Todo matrimonio debe decidir si va a utilizar métodos adecuados de planificación familiar y cuándo. Claro está, su decisión es especialmente seria si los médicos tienen la certeza de que, en caso de un futuro embarazo, la madre o el niño correrán graves riesgos, y hasta pueden morir. Algunas personas que se han encontrado en esa situación se han sometido a su pesar a uno de los procedimientos de esterilización mencionados antes, a fin de prevenir un embarazo que ponga en peligro la vida de la madre (que tal vez tenga ya otros hijos) o la del niño, que pudiera nacer con un problema de salud que pueda costarle la vida.

Pero los cristianos que no corren un riesgo tan poco frecuente y tan específico desean, sin duda, ser "de juicio sano" y dejar que el aprecio que Dios siente por las facultades de reproducción moldee su manera de pensar y actuar (1 Timoteo 3:2; Tito 1:8; 2:2, 5-8). Eso reflejará su madurez y su disposición a seguir las pautas de las Escrituras. Ahora bien, ¿qué ocurre si llega a ser de conocimiento público que un cristiano pasa por alto despreocupadamente las opiniones de Dios? ¿No se pondría en entredicho que sea un buen ejemplo? ¿No resultaría perjudicada su reputación de tomar decisiones en conformidad con la Biblia? Esa preocupante mancha en la reputación de una persona afectaría, claro está, el que llenara los requisitos para tener privilegios especiales de servicio. No sería así necesariamente en el caso de quien se hubiera sometido a esta operación sin conocer todos los detalles (1 Timoteo 3:7).


¡Despertad! 8 de octubre de 1996 pág. 14 ¿Quién debe decidir el tamaño de la familia?
¿Son apropiados todos los métodos para limitar el tamaño de la familia? No. Tomando en cuenta que la vida es sagrada, la Ley que Dios otorgó a Israel decretaba que la persona que ocasionara un aborto fuese tratada como homicida. (Éxodo 20:13; 21:22, 23.) En cuanto a la esterilización, como la que se logra con la vasectomía, puede decirse que es una decisión que depende de la conciencia de cada uno, pues la Biblia no la menciona directamente. "Cada uno llevará su propia carga de responsabilidad." (Gálatas 6:5.)


Perspicacia para comprender las Escrituras, Volumen 2 (1993) p.1113 Testículos
En lo que respecta a la congregación cristiana, no se impide la entrada a personas que hayan sido castradas, porque la Ley ha dejado de estar en vigor gracias al sacrificio de Cristo. (Col 2:13, 14.) No obstante, las leyes mencionadas muestran cómo ve Dios los órganos reproductivos, y dan a entender con claridad que sería incorrecto que una persona se sometiese a una operación que destruyese sus facultades procreativas por el mero hecho de no apreciar ese don.


¡Despertad! 22 de mayo de 1990 22/5 pág. 29 Observando el mundo
AMARGAS CONSECUENCIAS
En la década de los setenta muchos varones alemanes optaron por la esterilización. Como dice el periódico Main Post, se dejaron llevar por "la oleada de libertad sexual". El profesor W. Schulze, del hospital universitario Hamburg-Eppendorf, cree que muchos se precipitaron al decidir someterse a esas operaciones. En la actualidad, cada vez hay más hombres esterilizados a los que les gustaría revertir los efectos de la operación, pero en el 10% de los casos ya no es posible recuperar la fertilidad. Además, con el paso del tiempo las posibilidades de éxito en ese campo son cada vez más remotas.


Atalaya 1 de mayo de 1985 1/5 pág. 31 Preguntas de los lectores

Preguntas de los lectores

En vista de los informes de que ciertos médicos tal vez puedan revertir una esterilización voluntaria, ¿pudieran algunos cristianos optar por someterse a una como método para el control de la natalidad?

La Biblia muestra que Dios tiene en alta estima las facultades reproductivas. Su propósito era que los humanos llenaran la Tierra mediante la reproducción de su género (Génesis 1:28; 9:6, 7). Más tarde, los israelitas consideraron las familias grandes como una bendición de Jehová, y el causar daño a las facultades reproductivas trajo la desaprobación divina (Salmo 127:3-5; Deuteronomio 1:11; 23:1; 25:11, 12). Dichos puntos de las Escrituras Hebreas han influido en el modo de pensar de muchos siervos de Dios en lo que toca a la práctica de la esterilización voluntaria.

No obstante, ¿qué hallamos en las Escrituras Griegas Cristianas que tenga que ver con el asunto? En primer lugar, aprendemos que los cristianos no están bajo la Ley mosaica (Gálatas 3:24, 25). ...

La vez anterior que consideramos en esta sección el asunto de la esterilización voluntaria, la mayoría de los médicos consideraban que el procedimiento era irreversible, y por eso permanente. Sin embargo, los descubrimientos médicos de la pasada década han cambiado un poco la situación. ...

Puesto que las Escrituras Griegas Cristianas no dan guía directa sobre estos asuntos, los cristianos tienen que tomar su propia decisión en lo que toca a limitar el tamaño de su familia y respecto al control de la natalidad. En cuanto a la esterilización, los cristianos deben tener presente que, aunque en teoría ahora hay más posibilidades de revertirla que las que había hace una década, los médicos no pueden garantizar el restablecimiento de la facultad reproductiva.

Sobre todo, la pareja debe mantener una conciencia limpia delante de Jehová y para con sus compañeros cristianos. Si la pareja está pensando en la esterilización como método para el control de la natalidad, aún así debe considerar si sus acciones pudieran afectar de alguna manera a otras personas. Aunque por lo general las parejas casadas no hacen pública su decisión sobre el control de la natalidad, si se supiera por todas partes que cierta pareja había recurrido a la esterilización voluntaria, ¿perturbaría esto muchísimo a la congregación y le perdería ésta el respeto? (1 Timoteo 3:2, 12, 13.) Éstos son factores que hay que considerar con mucha seriedad, incluso en este asunto privado y personal. Después de haberlo considerado todo, la siguiente declaración de Pablo es apropiada: "Para su propio amo [Jehová] está en pie o cae". (Romanos 14:4, 10-12.)


¡Despertad! 22 de febrero de 1980 22/2 pág. 18 Las maravillas de la microcirugía

Otro uso principal de la microcirugía que va adquiriendo rápido auge es la inversión de las operaciones de esterilización para personas cuyas circunstancias en la vida han cambiado. Aunque en el caso de los varones la inversión de las vasectomías requiere unir vasos de tamaño tan diminuto como la tercera parte de un milímetro, un estudio indicó que la restauración se logró en el 90 por ciento de los casos, y, en la mitad de las historias clínicas, las esposas de estos hombres concibieron poco tiempo después de la operación restaurativa. En el caso de las mujeres, se han obtenido resultados tan excelentes al volver a unir las trompas de Falopio que recientemente los titulares de un periódico declararon: "Hay probabilidad de que el 80 por ciento de las madres esterilizadas tengan hijos . . . en una nueva oportunidad."


Atalaya 15 de agosto de 1975 págs. 509-512 Preguntas de los lectores

Preguntas de los lectores

El que un esposo aprobara la esterilización (ya sea para él mismo o para su esposa) ¿lo descalificaría de puestos de responsabilidad de congregación?

La Biblia muestra claramente el alta estima en que Dios tiene a las facultades de procreación con las cuales dotó a sus criaturas humanas. (Gén. 1:28; 9:1) El "fruto del vientre" se consideraba un galardón y una "herencia de parte de Jehová." (Sal. 127:3) Un varón que tenía los órganos genitales severamente dañados estaba descalificado bajo el pacto de la Ley de 'entrar en la congregación de Jehová.' El hecho de que el contexto de este versículo manifiesta prohibiciones sobre los de ciertas razas que 'entraban en la congregación de Jehová' parece indicar que esta estipulación se relaciona con varones defectuosos entre los extranjeros que abrazaban la adoración de Jehová. (Deu. 23:1-8) No se dice si el dañar los órganos genitales era intencional o accidental. También manifiesta el alta estima en que Dios tiene a las facultades de procreación este detalle de la Ley: cuando una mujer procuraba ayudar a su esposo en una lucha agarrando los órganos genitales de su contrario, la Ley disponía que le amputaran la mano. (Deu. 25:11, 12) Los cristianos, por supuesto, no están bajo el pacto de la Ley. Sin embargo, se interesan en cuanto a los principios incorporados en él.

...

En vista de estos puntos bíblicos, debe ser evidente que el dar a luz hijos tiene aprobación divina. De consiguiente, sería incorrecto el que uno se sometiera a la esterilización o aprobara la esterilización de su esposa simplemente porque no aprecia el don de Dios de las facultades de procreación. Sin embargo, ¿qué hay de la situación en que la esposa de uno ha dado a luz hijos pero ha tenido que hacerlo por medio de operaciones quirúrgicas, como la operación cesárea? Quizás haya tenido tantas como tres de esas operaciones y su médico le advierta que una preñez más podría ponerla en serio peligro de sufrir rompimiento de la matriz, que por lo general es fatal tanto para la madre como el feto. ¿Mostraría necesariamente la esterilización en tal caso falta de respeto al don divino de la procreación?

Parece evidente que la pareja no ha manifestado una actitud leve para con sus facultades de procreación, puesto que ya han dado a luz hijos. Quizás consideren la esterilización como un procedimiento aconsejable para proteger la vida de la madre de los hijos ya producidos. Quizás la consideren como 'último recurso.' Por eso al tomar su decisión quizás opinen que es cuestión de equilibrar el respeto a la provisión de Dios de las facultades de procreación con el respeto al don de la vida misma, en este caso la vida de la madre que está en peligro. Por esta razón, y por razones adicionales, parece que tal decisión es una que depende de la conciencia individual de los que están envueltos.

Quizás se presente la objeción de que, aun bajo tales circunstancias, el concordar en la esterilización representaría una falta de fe de parte de los que están envueltos. No puede decirse con toda seguridad que la advertencia de un doctor resultará correcta; de consiguiente, ¿por qué no aguardar y ver lo que sucede? Sin embargo, el mismo argumento se podría usar tocante a mujeres que se someten a una histerectomía, la cual, por medio de la remoción de la matriz, ciertamente destruye las facultades de procreación. A menudo se llevan a cabo histerectomías aunque la mujer realmente no se está muriendo. Aparte del cáncer incipiente, puede haber fibroides (fibromiomas) grandes que causan mucho dolor o mucho flujo de sangre. Los tumores benignos pueden llegar a degenerarse. Puesto que la amenaza de enfermedad fatal que estas cosas presentan solo es potencial, ¿requeriría el respeto a las facultades de procreación que la mujer esperara hasta que una hemorragia de grandes proporciones realmente empezara antes de someterse a una histerectomía y la pérdida de sus facultades de procreación? Cierto, la mujer que ha tenido varios hijos por operación cesárea quizás no tenga fibroides grandes ni tumores malignos, no obstante al mismo tiempo difícilmente puede decirse que su matriz es "sana," ya que ha sido abierta con incisión varias veces. La cristiana cuya conciencia le permite esterilización podría considerar la condición de su matriz como una amenaza potencialmente tan peligrosa como estas otras condiciones descritas.

Algunos podrían considerar la esterilización como una "mutilación" deliberada del cuerpo. Sin embargo, cualquier cirugía mayor tiene un efecto 'mutilador' en el cuerpo; una operación cesárea o una histerectomía obviamente lo tiene. Sin embargo, cuando es cuestión de mantener la salud y la vida, puede que el cristiano opine que puede someterse a conciencia a cirugía más seria. Otra vez, se trata de pesar los factores, por una parte dando debida importancia a respetar uno su cuerpo y las cualidades implantadas divinamente en él y, al mismo tiempo, dando igual importancia a la salud y la conservación de la vida misma. Esto suministra razón adicional por la cual la decisión tocante a la esterilización bajo tales circunstancias debe depender de la conciencia de los que están envueltos.

...

¿Qué hay del hombre que se somete a la esterilización debido a que su esposa está en una condición que encierra peligro? No es el cuerpo de él el que tiene una matriz debilitada. Sin embargo, si su conciencia le permite la esterilización, quizás prefiera ser él el que se someta a la operación, en vez de hacer que su esposa se someta a cirugía adicional. Su conciencia puede o no puede permitir que lo haga.

Lo que se presenta aquí no ha de tomarse en el sentido de que indica estímulo de modo alguno hacia la esterilización, así como no podemos estimular el uso de métodos contraceptivos por matrimonios que tratan de evitar el tener hijos. La responsabilidad de cualesquier consecuencias o efectos secundarios adversos que resulten, sea al tiempo presente o en el futuro, tiene que quedar con los que toman la decisión. La esterilización, lo mismo que una histerectomía, es un paso serio, puesto que hay poca probabilidad de que el hombre pueda revertir sus efectos.

El que llene los requisitos para responsabilidad de congregación el varón que aprueba la esterilización debido a que su esposa está en una condición que encierra peligro, entonces, es algo que el cuerpo local de ancianos tendrá que considerar a la luz de los principios bíblicos. ¿Muestra su modelo de vida en conjunto que tiene un profundo respeto a la Palabra de Dios, o le da poca importancia a su consejo? ¿Se muestra concienzudo y serio en sus decisiones? Si su motivo al aprobar la esterilización se debiera a falta de respeto a las normas de Dios, esta actitud irrespetuosa probablemente se manifestaría también de otras maneras. Por otra parte, si se eleva a la altura de los requisitos bíblicos para los que tienen responsabilidad de congregación como se manifiestan en 1 Timoteo 3, Tito 1 y otros textos, entonces el hecho de que su conciencia permite la esterilización quirúrgica como medida protectora de la vida no necesariamente es en sí motivo para descalificarlo. Por supuesto, se tiene que considerar la actitud de la congregación. Si el asunto llegara a ser una cuestión de tal proporción que perturbara perceptiblemente podría limitar seriamente su habilidad para servir con eficacia. Considerando estos factores, los ancianos deben tomar su decisión entonces.


¡Despertad! 22 de septiembre de 1974 pág. 7 El mundo trata de controlar su población

Las medidas "radicales" del control de la natalidad, como el aborto y la esterilización tienen efectos secundarios que son moralmente destructivos.


¡Despertad! 22 de mayo de 1974 pág. 16 La maravillosa matriz

Conociendo la maravillosa complejidad de nuestros cuerpos y de sus cualidades reproductivas, y la alta estima que Dios tiene por ellas, los hombres y mujeres ciertamente deben evitar su mal uso. La esterilización deliberada e innecesaria ciertamente refleja falta de respeto por la creación de Dios. (Compare con Deuteronomio 23:1.) Por otra parte, algunas enfermedades quizás requieran operaciones que sacrifican ciertos órganos para poder salvar la vida de uno. Esta situación ocurre a veces con respecto a los órganos reproductivos de la mujer. Los cristianos dejan estos asuntos a las conciencias de las personas que tienen que ver con el asunto. La decisión se basaría en su propio conocimiento del problema y en el consejo de los médicos en cuanto a la necesidad o urgencia de tal operación. En todo tiempo debería tenerse presente que este "origen" de la vida es la obra de las manos de Dios, y debe tratarse con gran respeto.


¡Despertad! 8 de junio de 1973 pág. 30 Observando el mundo

Problemas con la esterilización masculina

La esterilización masculina ha ganado popularidad como método para el control de la natalidad. No obstante, recientemente una junta de investigadores en Nueva York condujo una serie de experimentos de vasectomía en ratones machos. Sus hallazgos les ocasionaron preocupación en cuanto al procedimiento. Advirtieron que se debe ejercer cuidado con éste. Expertos sobresalientes de todas partes del país también estaban de acuerdo en que se debe emprender más estudio sobre los efectos de largo alcance de la operación. El Dr. Rudi Ansbacher, jefe de la planificación de familia de San Antonio, Texas, hizo unas investigaciones en la Universidad de Michigan y divulgó que aproximadamente el 55 por ciento de los hombres que recibieron la vasectomía desarrollaron anticuerpos que aglutinan la esperma y en el 40 por ciento de ellos sus cuerpos habían producido anticuerpos que inmovilizaban la esperma. Dijo que todavía no se sabe si esos anticuerpos puedan producir enfermedad.


Atalaya15 de agosto de 1970 págs. 510-511 Preguntas de los lectores

Una medida contraceptiva que tiene muchos partidarios en el mundo es la esterilización voluntaria. Se han diseñado operaciones quirúrgicas mediante las cuales se puede esterilizar a un varón o a una hembra con propósitos de control de la natalidad. A veces a estas operaciones se les llama "temporales" porque se alega que pueden ser invertidas. Pero subsiste el hecho de que entre el 4 por ciento de que se informa que busca tal reversión, menos de la mitad tiene éxito y aun entonces hay extraordinarios riesgos para las mujeres en preñeces subsecuentes. Con buena razón, entonces, un escritor hizo la observación de que "la esterilización tiene que considerarse un procedimiento permanente, irrevocable." (Por supuesto, nos referimos a una operación que tiene como objetivo la esterilización, no a una operación para remover tejido enfermo como cáncer de la matriz. En esta última situación, la pérdida de la habilidad reproductiva de una persona pudiera ser un resultado triste y posiblemente inevitable, y no el propósito de la operación.)

Sea que se le llame "temporal" o no, ¿cuál es exactamente el punto de vista bíblico sobre la esterilización? Dios no permitió esterilización entre los israelitas. Al contrario, prohibió a su nación que hiciera eunucos, diciendo: "Ningún hombre a quien se haya castrado aplastándole los testículos o que tenga cortado su miembro viril podrá entrar en la congregación de Jehová." (Deu. 23:1) Además, dio leyes que protegían las facultades de reproducción. Si una mujer casada ponía en peligro las facultades de reproducción de un hombre en una lucha, era castigada severamente por su acto.-Deu. 25:11, 12.

Es verdad que los cristianos no están bajo los requisitos de la ley mosaica. (Rom. 6:14) Pero, ¿realmente quiere uno saber lo que Dios piensa sobre el asunto de la esterilización? La información que acabamos de dar es la única indicación que tenemos en la Biblia. Los que son espiritualmente maduros aprecian intensamente el tener discernimiento del punto de vista de Dios para poder guiar sus pasos de acuerdo con eso. Es verdad que para algunas personas la esterilización pudiera parecer ser un derrotero que exigiera menos en lo que toca a gobierno de sí mismo o evitaría los peligros asociados con la preñez de una mujer que tenga mala salud, pero note la actitud que se refleja en el Salmo 143:10: "Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios. Tu espíritu es bueno; que me guíe en la tierra de rectitud." Hoy los cristianos maduros manifiestan esa misma actitud al tomar sus decisiones.


Atalaya 1 de marzo de 1964 p. 159 Preguntas de los Lectores

NOTA: ESTE ARTICULO NO APARECIÓ EN ESPAÑOL, ESTA ES SU TRADUCCIÓN DEL ARTÍCULO EN INGLÉS.

La esterilización, sea esta temporal o permanente, para el propósito específico de control de la natalidad, está mal, Bíblicamente hablando.


Atalaya 1 de mayo de 1962 1/5 págs. 286-288 Preguntas de los lectores

Preguntas de los lectores

¿Hay circunstancias algunas que hagan permisible la esterilización del hombre o la mujer, como, por ejemplo, para proteger la vida de la mujer o en casos de extremo apuro económico?

¿Qué significa la esterilización de criaturas humanas? Significa efectuar una operación con el propósito de privar al hombre o a la mujer del poder de reproducirse. The Encyclopedia Americana nos dice que muchos métodos de esterilización más bien pudieran llamarse asexualización, puesto que tienen ciertos "efectos dañinos, tanto físicos como mentales." En el caso de los hombres los métodos generales que se emplean actualmente son el remover una porción del tubo seminal del hombre por medio del cual la semilla de reproducción se transmite a la mujer. En el caso de las mujeres, generalmente se remueve una porción de las trompas de Falopio de la mujer por medio de las cuales su huevo o célula reproductiva se transporta a la matriz. De modo que la esterilización es la destrucción de la capacidad de la persona para reproducir su género por medio de impedir las funciones de los órganos sexuales que Jehová Dios implantó o aun por medio de remover los órganos.-Vea la Americana, edición de 1929.

¿Con quién tuvo su origen la esterilización? Hoy día en los Estados Unidos de la América del Norte realmente se manda esterilizar a ciertas personas por un estatuto legal positivo por motivos de eugenesia o efectos terapéuticos o castigo. En 1907 el estado de Indiana promulgó la primera ley de esterilización, y desde entonces otros estados de esa nación norteamericana han promulgado leyes parecidas, ¿Cuál es el objeto principal de tal legislación? Es el evitar la procreación por personas que son criminales o delincuentes habituales o imbéciles o locos. Así se ve que el argumento a favor de ella es que protege a la sociedad del engendramiento de hijos que estén inclinados al crimen o mentalmente desequilibrados o incapacitados. Por esta razón los estados que promulgaron tales leyes de esterilización se creyeron justificados al destruir o estorbar las funciones dadas por Dios a las cuales la criatura tiene un derecho natural.

No con la mira de censurar a los estados que gobiernan mediante esas leyes de esterilización, sino para nuestra propia información preguntamos: ¿Se basa esa legislación en la ley que Dios dio a su organización teocrática? ¿Tuvo su origen la esterilización con la organización de su pueblo? ¿O tiene su origen en este mundo del cual son parte los estados ya mencionados?

¿Por qué debiera Dios querer destruir una función natural que él puso en el hombre y la mujer con un propósito válido? ¿Cómo pudiera Dios consistentemente ser el autor de una ley que ordenara o permitiera la esterilización cuando el caso era que excluía a los eunucos de su congregación y prohibía el que su nación escogida de Israel hiciera eunucos para tener israelitas varones castrados quienes serían servidores seguros de las mujeres israelitas en los dormitorios o que serían fidedignos en otros puestos de responsabilidad? Dios no aprobó ese método de conseguir guardas para la morada de las mujeres. "Ningún hombre a quien se haya castrado aplastándole los testículos o que tenga cortado su miembro viril puede entrar en la congregación de Jehová," dice Deuteronomio 23:1. Esos órganos tienen que ver con la semilla de reproducción. En armonía con esto ningún miembro de la familia del sumo sacerdote Aarón podía servir en el templo de Dios como sacerdote si de esta manera estaba dañado. (Lev. 21:16-21) Dios quería sacerdotes que pudieran ser padres de otros sacerdotes; quería israelitas que pudieran producir otros israelitas.

Dios es el Dador de poderes reproductivos a las criaturas humanas; puso el ejemplo por medio de hacer leyes para la protección de estos poderes. Su ley declaraba: "Alma será por alma, ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie." (Deu. 19:21) Pero supongámonos que el esposo de una mujer se pusiera a pelear con otro hombre. Para proteger a su esposo y no dejar que el otro lo venza, ¡ella extiende la mano y se agarra de las partes naturales o de generación del otro hombre para ponerlo fuera de combate! Al hacer esto, la mujer sin duda arruinó los poderes reproductivos del hombre; violó la ley de Dios que estaba contra el aplastar los testículos del hombre e incapacitó a este hombre para la congregación de Dios. Esta mujer no podía alegar que estaba empleando jiu-jitsu y obrando en defensa de su esposo y por eso para su propia protección. ¡Se le tenía que castigar! ¿Cómo?

Había destruido los poderes reproductivos de un semejante israelita. Pues, entonces, ¿mandó Dios que le cortaran a ella sus trompas de Falopio o que le arruinaran sus órganos sexuales para que ella no pudiera tener hijos? O, a base de igual por igual, ¿dijo Dios que, dado que ella había arruinado al esposo de otra mujer, entonces a su propio esposo le debiera aplastar sus partes naturales la esposa del hombre cuyas partes naturales ella aplastó? ¿Dijo Dios que la esterilizaran a ella o a su esposo para evitar la reproducción de criminales? La ley de Dios respetaba los poderes reproductivos de ella y de su esposo, porque decía: "Debes entonces amputarle la mano. Tu ojo no debe sentir pena." (Deu. 25:11, 12) La ley de Dios dijo esto justamente después que aprobó el casamiento de cuñado dentro de la familia. Esta ley especificaba que al hombre que rehusara ejecutar el casamiento de cuñado para con la viuda de su hermano muerto se le deshonrara públicamente, por rehusar dar a la viuda de su hermano un hijo en el nombre de su hermano muerto.-Deu. 25:5-10.

Todo esto nos da alguna idea de cómo Dios ve el asunto cuando una persona o nación dedicada a él se entremete en lo relacionado con los órganos reproductivos, impidiendo su función normal. Es cierto que la ley mosaica que contenía las estipulaciones citadas fue quitada en Cristo, pero Dios no ha mudado de actitud en cuanto a la esterilización.

...

El poder y efecto de la esterilización está en contra de esto, ya que la esterilización le causa daño físico y mental a la persona asexualizada. El cristiano no es un criminal habitual ni un imbécil a quien se le deba esterilizar.

En caso de que un doctor sostenga que si una esposa tuviera otro hijo eso resultaría en que ella muriera, ¿entonces qué? Entonces hay manera de evitar que conciba, concebir que pudiera poner en peligro su vida, que no sea por medio de violar la ley de Dios, que en toda su sustancia se opone a la deliberada asexualización del hombre o mujer. Si los padres están viviendo en pobreza y por eso no tienen los recursos económicos que les permitan tener otro hijo, entonces hay manera de cuidar de esta situación económica que no sea por medio de arruinar aquellos órganos con los cuales fueron dotados el hombre perfecto y la mujer perfecta y que desempeñan un papel tan importante en los propósitos nobles de la vida casada.


Atalaya 1 de enero de 1962 p. 32 ¿Recuerda Usted?

NOTA: ESTE ARTICULO NO APARECIÓ EN ESPAÑOL, ESTA ES SU TRADUCCIÓN DEL ARTÍCULO EN INGLÉS.

¿Es la esterilización sexual de un hombre o de una mujer apropiado Bíblicamente?

No.-P. 734.


Atalaya 1 de julio de 1959 págs. 415-416 Preguntas de los Lectores

NOTA: ESTE ARTICULO NO APARECIÓ EN ESPAÑOL, ESTA ES SU TRADUCCIÓN DEL ARTÍCULO EN INGLÉS.

¿Es apropiado que los cristianos usen la esterilización para evitar el dar a luz?

Podemos ser guiados en este asunto por el principio que se pone en la palabra de Dios dada por medio de Moisés. Sabemos que si cualquier miembro de la familia sacerdotal de Aarón tuviera testículos quebrados, no podría servir como un sacerdote, también, ninguna persona mutilada sexualmente podría entrar en la congregación de Jehová. Y a Dios le preocupaban tanto los órganos procreativos de un varón que si una mujer se metía en una pelea entre su esposo y otro hombre y agarraba al otro hombre por sus partes privadas para deshabilitarlo, se le debía cortar su mano. (Lev. 21:17-20; Deut. 23:1; 25:11, 12) Así que si Dios estaba preocupado acerca de los poderes procreativos de su pueblo típico de Israel, también lo debe de estar acerca de sus Israelitas espirituales, puesto que él les autoriza a ellos a ser padres y criar a hijos en el temor de Dios.

Si alguien fue sexualmente esterilizado antes de conocer la verdad y sobreviviera al Armagedón, requeriría de un milagro de Dios por medio del Cristo el Rey de la humanidad para permitir que tal persona esterilizada tomara parte en cumplir con el mandato de la procreación.

Hay varios otros métodos que se usan hoy para evitar ser padres, y en estos la Sociedad permanece en silencio, dejando que cada pareja casada haga su propia decisión. ... Sin embargo, está absolutamente mal el que una persona piense que para mantenserse libre para el servicio del Reino y evitar responsabilidades familiares en cuanto a niños, que está justificado en esterilizarse sexualmente. Si tanto desea evitar responsabilidades familiares, entonces que permanezca soltero, y de esa forma, tal como Jesús dijo, se haga un eunuco para el Reino de Dios. (Mat. 19:12) Una persona que se ha esterilizado le hace una injusticia a su pareja de matrimonio que en algún momento tal vez quiera y tenga el deseo y el derecho de tener hijos. Puede pensar que se está liberando de pruebas y tentaciones del Diablo en este respecto, pero se está exponiendo a sí mismo a otras pruebas y tentaciones en este mismo aspecto. Es mejor vivir una vida normal con todos los poderes y facultades que Dios le ha dado a una criatura físicamente.

Si alguien fue esterilizado antes de entender la verdad, entonces puede encontrar consuelo en Isaías 56:3-7.

creative commons copyright    Paul Grundy  2005 - 2017