NOTA: Este sitio no aprueba de las siguientes citas de publicaciones de la Watchtower. Simplemente se presentan para mostrar lo que la Watchtower enseña en cuanto al tema.

Artes Marciales

El aprender Artes Marciales no es una causa de la expulsión, pero se desalienta fuertemente en la literatura Watchtower y hace que uno no pueda tener posiciones privilegiadas dentro de la organización.


Presten atención a sí mismos y a todo el rebaño p.142
"El que el cristiano aprenda karate, yudo u otras artes marciales no está en conformidad con el espíritu de 1 Corintios 13:4-7 ni de Isaías 2:4. (Compárese con Juan 13:35; g76-S 8/3 págs. 28,29.) Un hermano no calificaría para ser anciano, siervo ministerial o precursor si empezara a estudiar y practicar dichas artes marciales. La persona que recomendara públicamente tales prácticas pudiera ser tratada en conformidad con lo que dice 2 Tesalonicenses 3:13-15. Como en el caso de la persona que se dedicara al boxeo profesional y continuara en tal derrotero, seria expulsada de la congregación. (w81-S 15/10 pág. 31.)"

¡Despertad! 22 de septiembre de 1995 págs. 12-14 ¿Me conviene aprender defensa personal?
"Sin embargo, aprender estas artes conlleva un peligro aún más grave. La revista The Economist comentó recientemente: "La mayoría de las artes marciales, si es que no todas, están ligadas indisolublemente a las tres confesiones principales de Asia oriental: el budismo, el taoísmo y el confucianismo". Otra fuente agrega: "El kárate en su totalidad, en sus movimientos y sentimientos, se refiere de un modo u otro a algún principio del Zen". Esta es una secta budista que promueve la meditación religiosa. Estas raíces paganas plantean un gran problema para el cristiano, en vista del mandato bíblico de 2 Corintios 6:17: "'Por lo tanto, sálganse de entre [los miembros de las religiones falsas] y sepárense -dice Jehová-, y dejen de tocar la cosa inmunda'"."

¡Despertad! 22 de dic. de 1984 págs. 12-16
"Con el tiempo comprendí que lo que yo estaba aprendiendo de la Palabra de Dios no armonizaba con mi amor por el karate. En primer lugar, las palabras de Pablo respecto a que "el entrenamiento corporal es provechoso para poco" estaban en conflicto con todo el tiempo que yo dedicaba a los deportes. (1 Timoteo 4:8.)
Además, como recalcaban las Testigos, el karate tiene como objetivo hacer daño al rival, lo cual podría matar o causar una lesión grave a la persona, incluso sin querer. A pesar de que esto era cierto, todavía se me hacía difícil aceptarlo. ¿Cómo podía renunciar a todo lo que había procurado alcanzar con tanto celo durante 12 años?"

Atalaya 1 de noviembre de 1983 p.25 "Busque la paz y vaya en pos de ella"
"Sin embargo, para defenderse particularmente, ¿no podría el cristiano entrenarse en las artes marciales, como el arte chino de Kung fu? Debe tomarse en cuenta que este arte oriental sumamente mortífero fue desarrollado hace más de 1.400 años por monjes budistas del Monasterio de Shaolin, en las laderas de Songshan, uno de los montes sagrados de la China. De esta fuente religiosa provinieron también las artes marciales de Japón... el Bushido, que literalmente significa: "Camino del guerrero". Muchos expertos en las artes del judo, kendo y karate todavía se inspiran de la meditación religiosa. El karate tiene como objetivo incapacitar a la víctima, lo cual puede resultar en daño grave o muerte. ¡Ciertamente los que confían en Jehová no recurrirían a las artes marciales para defenderse! (Proverbios 3:31.)
Si una cantidad considerable de Testigos de alguna congregación se sintieran perturbados debido a que alguien cazara animales simplemente por deporte, y no para obtener alimento, dicho cristiano, debido a su reputación ofensiva, tal vez no estaría en posición de recibir privilegios especiales de servicio. (1 Timoteo 3:2.)
Algo semejante sucede si algún testigo de Jehová insiste en portar o tener armas de fuego para protegerse contra otras personas, o si insiste en aprender las artes marciales. Los ancianos espirituales deben tomar medidas, inmediatamente, para darle consejo y ayudarle a remediar la situación (Miqueas 4:3). Cualquiera que, así, continúe llevando armas personales, o de cualquier otra manera se equipe para hacerse "un golpeador", dejaría de satisfacer los requisitos para tener privilegios especiales en la congregación. (1 Timoteo 3:2, 3.)"

¡Despertad! 8 de marzo de 1980 p.11
"Las llamadas artes marciales, como el yudo (judo) y el karate, son otro método cada vez más popular de defensa propia. Estas artes marciales sirven para entrenar a la persona en el uso de las manos y el cuerpo para lesionar o matar al adversario, así que, en realidad, son también armas. Los antecedentes paganos de estas artes, y el uso militar que se les da, también arrojan dudas sobre el que sean apropiadas para los cristianos. ¿Puede imaginarse usted al apóstol Juan defendiéndose con golpes de karate o a Jesucristo rechazando el ataque de un adversario con tácticas de kung fu? (Vea la ¡Despertad! del 8 de marzo de 1976, pág. 28, para una consideración más detallada de este asunto.)"







































































































creative commons copyright    Paul Grundy  2005 - 2017