Los Testigos de Jehová y las transfusiones de sangre

Inconsistencias con la Política de la Sangre Actual

La Atalaya es inconsistente al permitir fracciones de la sangre. Esto es evidente cuando se considera lo siguiente:

“Los testigos de Jehová rechazan toda transfusión de sangre completa o de cualquiera de sus cuatro componentes principales: glóbulos rojos, glóbulos blancos, plaquetas y plasma. Además, no donan sangre ni aceptan que se almacene la suya para transfundírsela después.” – Nuestro Ministerio del Reino Noviembre 2006 p.3

"En cambio, cuando se trata de fracciones de los componentes principales, cada cristiano, tras meditar profundamente y con oración, debe tomar su propia decisión en conformidad con su conciencia.” Atalaya 15 de junio del 2000, p.31

1. ¿Si está mal que un testigo done sangre, de quiénes vienen las fracciones de sangre que ellos ocupan?

2. ¿Si la sangre debe ser derramada en el suelo, de dónde vienen los componentes derivados de la sangre que ellos ocupan?

3. Si abstenerse de sangre implica no tomar una fracción "mayor", ¿por qué se permite que se tome una fracción de una fracción?

4. ¿Si las fracciones de la sangre siempre fueron aceptables a Jehová, quien es responsable por la muerte innecesaria de los Testigos que se negaron a tomarlas, debido a la política de la Watchtower que las prohibía antes del año 2000?

A los testigos de Jehová se les permite la mayoría de las formas de tratamiento médico, pero en ningún caso deben tener una transfusión de sangre. Ellos consideran que el abstenerse de sangre los identifica como la única religión verdadera. 1

Lo que es generalmente desconocido es que en su historia, la Sociedad Watchtower ha hecho un giro casi de 360 grados en su aceptación de los productos sanguíneos. El resultado es una postura que es:

  • Bíblicamente inexacta - La mayoría de las religiones cristianas reconocen que no existe una prohibición bíblica para los cristianos en cuanto a transfundir sangre.
  • Inconsistente - La Atalaya dice la norma de Dios es que la sangre no debe ser almacenada, sin embargo, permite a los testigos de Jehová utilizar fracciones de la sangre derivadas de la sangre almacenada.
  • Doble Estándar - Testigos de Jehová usan grandes cantidades de productos médicos derivados de la sangre, pero tienen prohibido donar sangre.

Así como la Watchtower revocó su posición de que los trasplantes de órganos eran malos en la década de 1980, en los últimos años, ha hecho cambios significativos en el uso aceptable de la sangre. Todo testigo de Jehová debería considerar seriamente las implicaciones de que la Watchtower haya hecho tales cambios doctrinales de vida o muerte antes de decidir rechazar la sangre, puesto que hay vidas en juego.

La información contenida aquí presenta la postura de la Watchtower en cuanto a la sangre a partir de junio del 2008. Teniendo en cuenta los cambios que han ocurrido en la última década, y las dificultades legales constantes por las que atraviesa la Sociedad Watchtower, habrá sin duda cambios que hagan aún más flexible la doctrina en los próximos años.

Este artículo analiza la historia de la doctrina de la sangre de la Watchtower y compara la posición actual con el punto de vista en cuanto a la sangre de las Escrituras, incluyendo:

La siguiente tabla identifica la historia de la Watchtower inconsistente respecto a la sangre. ¿Pueden ser realmente estas contradicciones atribuídas a la dirección de Jehová?

Pikuaj Nefesh - La vida prevalece sobre la Ley

A lo largo de este artículo se mostrará que la Biblia identifica el respeto por la vida como algo muy importante para Dios. La razón por la que el pacto dado a Noé y la ley Mosáica estipulaban que se debía de desangrar un animal es porque se debía mostrar respeto a la vida que fue quitada. Jesús derramó su sangre en la muerte como el mayor regalo posible, fue dada para comprar la vida eterna de la humanidad.

Muy contrario a este principio Bíblico, la Sociedad Watchtower admite que su postura en contra de las transfusiones de sangre ha llevado a la muerte de testigos de Jehová, incluso mostrando las fotografías de 26 niños Testigos que murieron rechazando la sangre.2

"Los testigos de Jehová no sostienen que las transfusiones de sangre no han mantenido vivos a pacientes que de otra manera podrían haber muerto." Sangre, Medicina y La Ley de Dios p.38

"En el pasado, miles de jóvenes murieron por poner a Dios en primer lugar. En nuestros días la historia se repite, solo que ahora tiene como escenarios los hospitales y los tribunales, y como desencadenante, la cuestión de las transfusiones de sangre." ¡Despertad! 22 de mayo de 1994 p.2

Awake 1994 May 22 Cover   

Hay publicaciones Watchtower que afirman que es un error tratar de salvar la vida a través de una transfusión de sangre, ya que se corre el riesgo de perder la vida eterna.

"Como testigos cristianos de Jehová, sus padres, Darrell y Rhoda Labrenz, correctamente consideraban la transfusión de sangre como una violación de la ley de Dios y por eso se opusieron a ella. Se preocupaban por el bienestar eterno de su hijita, porque la vida eterna es lo que les espera solo a los que se adhieren a las leyes de Dios. "Anuario 1975 p.224

"Pero supongamos que la esposa o el hijo de uno estuviera a punto de morir. El administrarle sangre, sin importar quién sea la persona amada, todavía constituiría una violación de la ley de Dios. El solo hecho de que uno esté a punto de morir no le da a uno libertad para quebrantar los mandamientos de Dios. Cuando uno está cerca de la muerte no es hora de pensar en alterar o violar la ley de Dios, sino, más bien, un tiempo de acercarse lo más posible a Dios permaneciendo fiel. La vida eterna es el galardón por la fidelidad. ¡Qué tontería sería perder la expectativa de vida eterna por la muy incierta promesa de una curación con transfusión de sangre!— "Atalaya 1970 15 de abril p.249

“Pero ¿qué ocurre si un cristiano está gravemente herido o tiene que someterse a una operación seria? Supongamos que los médicos le dijeran que si no le ponen sangre, morirá. […] ¿Violaría el cristiano la ley de Dios para alargar un poco su vida en este sistema de cosas? Jesús dijo: “El que quiera salvar su alma [o su vida], la perderá; pero el que pierda su alma por causa de mí, la hallará” (Mateo 16:25). Ninguno de nosotros desea morir. Sin embargo, si tratamos de salvar nuestra vida actual violando la ley de Dios, nos arriesgamos a perder la vida eterna.” ¿Qué enseña realmente la Biblia (2005) pp.130-131

¿Muestran estas declaraciones que la postura de la Watchtower en cuanto a la sangre muestra realmente respeto por la vida? Comparémoslo con lo que Dios quiere.

Mateo 12:7 "Sin embargo, si hubieran entendido qué significa esto: ‘Quiero misericordia, y no sacrificio’, no habrían condenado a los inculpables."

Prohibir las transfusiones de sangre es un ejemplo de lo que ocurre cuando mentes occidentales y legalistas formulan doctrina sin tener una comprensión del espíritu tradicional detrás de los antiguos textos Bíblicos, hechos por orientales. Una transfusión de sangre no es lo mismo que comer sangre. En primer lugar, las transfusiones de sangre no implican digerir sangre. En segundo lugar, las transfusiones de sangre no den lugar a la muerte del donante. Mandatos bíblicos en cuanto a la sangre, como por ejemplo el que le fue dado a Noé en Génesis 9:4, muestra que la sangre que se debe de derramar es la de un animal sacrificado. La ley de la sangre fue dada para mostrar respeto por la vida mientras se hacía el ritual de matar para alimentarse.

Es pertinente hacer notar que a los Judíos se les permite tener transfusiones de sangre. Existen Judíos Ortodoxos muy estrictos, ellos remojan la carne en agua, le ponen sal, y después drenan esta agua a modo de sacarle toda la sangre. Sin embargo, no hay grupos judíos que prohíban las transfusiones de sangre. (Del mismo modo, los musulmanes, quienes tienen prohibido beber sangre, se les permiten las transfusiones como un procedimiento que salva vidas.) Esto se debe a que las restricciones kosher (restricciones alimenticias) Judías son hechas inválidas si se necesita salvar una vida mediante el uso médico de la sangre. El mantenimiento de la vida prevalece sobre la ley Mosaica; un principio conocido como “Pikuach Nefesh”

Jesús mostró que los Cristianos deben seguir este principio cuando sanó y cosechó en el Sábado (un día de reposo para los Judíos). Él ocupó a David como ejemplo para mostrar que los actos de misericordia, tales como salvar una vida, son más importantes que el cumplimiento estricto de reglamentos o leyes. Considere lo siguiente: Mateo 12:11-12 “Él les dijo: “¿Quién será el hombre entre ustedes que tenga una sola oveja y, si esta hubiera de caer en un hoyo en sábado, no habría de echarle mano y sacarla? 12 Todo considerado, ¡de cuánto más valor es un hombre que una oveja! De modo que es lícito hacer lo excelente en sábado”.

Marcos 3:4-5 “Entonces les dijo: “¿Es lícito en sábado hacer un hecho bueno, o hacer un hecho malo?, ¿salvar un alma, o matarla?”. Pero ellos se quedaron callados. 5 Y después de darles una mirada en derredor con indignación, estando él cabalmente contristado por la insensibilidad de sus corazones, dijo al hombre: “Extiende la mano”. Y la extendió, y la mano le fue restaurada." - Véase también Lucas 6:7-10

Mateo 12:1-4, TNM: "En aquel tiempo Jesús pasó por los sembrados de grano en día de sábado. A sus discípulos les dio hambre, y comenzaron a arrancar las espigas y a comer. 2 Al ver esto, los fariseos le dijeron: “¡Mira! Tus discípulos están haciendo lo que no es lícito hacer en sábado”. 3 Él les dijo: “¿No han leído ustedes lo que hizo David cuando él y los hombres que iban con él tuvieron hambre? 4 ¿Que entró en la casa de Dios y comieron los panes de la presentación, algo que a él no le era lícito comer, ni a los que iban con él, sino solamente a los sacerdotes?"

“En estos versos y en los siguientes, Jesús estaba enfatizando actos de misericordia en el sábado, que era perfectamente legítimo rendir una muestra de misericordia a alguien que tuviera necesidad aunque fuera el sábado, y que no hay, en efecto, una violación del sábado por tales acciones. No censuró lo que hizo David.”- Atalaya, 15 de septiembre de 1952, p.575 (en la versión en inglés). – Véase también Marcos 2:23-26.

En estas situaciones, Jesús invocó el principio rabínico de nefesh pikuaj; que la obligación de salvar la vida es más importante que la ley judía.

"De acuerdo con el pikuaj nefesh, una persona debe hacer todo lo posible para salvar la vida de otra, incluso donando los órganos corporales. Ovaday Yosef, el ex Gran Rabino Sefardí de Israel, declaró que uno puede donar un órgano a una persona en necesidad crítica, con tal de que no se ponga la vida del donante en riesgo. También se permite viajar en el sábado para salvar la vida de una persona. Maimones declaró que un Judío debe llevar a la persona, incluso si un gentil está presente, con el fin de fomentar la "compasión, la bondad amorosa y la paz en el mundo "(Mishné Torá, 2:3). Las leyes del sábado pueden ser suspendidas para proporcionar la atención médica necesaria para un individuo gravemente enfermo o para un individuo cuya vida en toda probabilidad peligra." Pikuaj Nefesh, Ariel Scheib (15 de enero de 2014) (jewishvirtuallibrary.org)

Dado que el respeto a la vida es la cuestión más importante para un estudiante de la Biblia, la sangre debe ser transfundida en situaciones de vida o muerte. Esto plantea la pregunta, "¿es una transfusión de sangre alguna vez necesaria para sostener la vida?"

Las transfusiones de sangre a veces son esenciales para mantener la vida. En muchas situaciones médicas, lo mejor es evitar la sangre, tal como los antibióticos no se necesitan para todo caso de enfermedad, solamente algunos. Tal como los antibióticos han sido perjudicialmente sobre-prescritos, lo mismo ha sido el caso de la sangre. Sin embargo, los antibióticos son indispensables en ciertas situaciones de vida o muerte, igual como lo es la sangre. Los expansores de volumen no sanguíneos, hasta el día de hoy, no pueden sustituir la capacidad de transportar oxígeno que tienen las células rojas de la sangre. Cuando la cantidad de glóbulos rojos en la sangre es baja, sus órganos se asfixian y mueren por falta de oxígeno, y en esta situación la supervivencia exige una transfusión de sangre.

La Sociedad Watchtower admitió ante el Parlamento Australiano que las transfusiones de sangre son a veces esenciales para salvar vidas. En la Comisión Hansard, Vin Toole, representante del departamento jurídico de la sección australiana de la Sociedad Watchtower, hace esta admisión:

"Lo que hemos dicho es que es muy posible que surjan circunstancias en las que se convierte, con certeza, en una cuestión de vida o muerte." aph.gov.au como apareció en el 27 de mayo 2006

Cuando artículos de La Atalaya dicen que hay cirugías que se pueden realizar sin sangre, desvían la atención del lector del hecho de que hay circunstancias en las que la sangre es absolutamente necesaria para sobrevivir. En estas situaciones, los testigos de Jehová deberían tener la libertad de elegir el tratamiento que ellos consideren sea el más adecuado para sus propio cuerpos. Un ensayo, cuyo título es Los Testigos de Jehová, las transfusiones de sangre, y el daño de la tergiversación, escrito por Kerry Louderback Wood, presenta un punto importante: la Sociedad Watchtower ha sido menos que honesta en su presentación de la información sobre las transfusiones de sangre. Dice:

"El recurso principal de la Sociedad en cuanto a su política de la sangre, un folleto llamado "¿Cómo puede la sangre salvarle la vida?", enseña tanto a los testigos como a las personas interesadas en la prohibición de la religión en cuanto a la sangre. Además de dar la interpretación religiosa de la Sociedad, el folleto utiliza citas de historiadores, científicos y profesionales de la medicina para reforzar su posición de negar la sangre. Este ensayo discutirá primero las tergiversaciones de lo que dicen estos escritores seglares y la disponibilidad de litigaciones de acción privada para las personas que han sido perjudicadas porque una organización religiosa ha tergiversado hechos seglares".

Louderback Wood proporciona ejemplos de publicaciones de la Watchtower donde han sido selectivos en cuanto a la información que presentan a sus miembros en cuanto a los peligros de la aceptación o el rechazo de la sangre, yendo tan lejos como para citar erróneamente con el fin de engañar a los testigos de Jehová en cuanto a la necesidad de la sangre. Una cosa es exigir de un creyente la interpretación específica de alguna doctrina, pero otra muy distinta es ser deshonesto en cuanto a la representación de la información médica. Los creyentes tienen derecho al consentimiento informado.

Norma actual

Los Apóstoles no tenían manuales de fisiología. Ellos no hicieron una distinción entre los componentes de la sangre. La sangre era exactamente eso; sangre. No se hizo distinción alguna para permitir la separación de la sangre en fracciones, permitiendo el consumo de un componente de la sangre y el otro no. La ley Bíblica en cuanto a la sangre no era tan específica, su propósito era sencillamente mostrar respeto por la vida.

La postura actual de la Watchtower de permitir fracciones de la sangre no es Bíblica, y aparte es inexacta. Para justificar lo que significan los “componentes principales”, un artículo de La Atalaya del 2004 contiene la siguiente cita:

"El libro de texto Emergency Care (Atención de emergencias), en su edición de 2001 y bajo “Composición de la sangre”, dice: “La sangre consta de varios componentes: plasma, glóbulos rojos y blancos, y plaquetas”. De ahí que los Testigos rechacen no solo las transfusiones de sangre completa, sino también de cualquiera de sus cuatro componentes principales."

El libro que la Sociedad optó por utilizar como referencia no es un libro de texto médico, y aparte lo que dice es una simplificación de lo que son los componentes principales de la sangre. Como se muestra en verdaderos libros de texto médicos, tales como Modern Blood Banking and Transfusion Practices (Bancos de Sangre Modernos y Prácticas de la Transfusión), de Denise M. Harmening, Ph.D., se puede considerar que los principales componentes de la sangre incluyen:

"Los glóbulos rojos, glóbulos rojos alícuotas, glóbulos rojos con cantidades reducidas de leucocitos, congelados - glóbulos rojos desglicerolizados, concentrado de plaquetas, plasma de un donante individual, factor antihemofílico crioprecipitado, concentrados de granulocitos, y concentrado de factor VIII, factor porcino VIII, concentrado del factor IX (complejo de protrombina), suero de inmunoglobulina, suero normal de albúmina, fracción de proteína de plasma, Rho (D) de inmunoglobulina, concentrado de antitrombina III."

Desde el año 2000, se les ha permitido a los testigos de Jehová transfundirse muchos de estos componentes de la sangre. Por ejemplo, mientras que los glóbulos blancos en la sangre componen menos del 1% del volumen de la sangre, los sueros de proteínas, que son permitidos, componen el 6%. La hemoglobina es un componente permitido, el cual representa más del 15% del volumen de la sangre. Es impresionante, pero una vez dividida en fracciones, un Testigo se puede transfundir el 100% de la sangre.

Fracciones de la sangre aceptable como % del volumen total de la sangre

La Atalaya intenta crear una apariencia de que hay lógica a lo que permiten en cuanto a las fracciones de la sangre mediante la idea de que la sangre se compone de cuatro "componentes primarios”. El uso de estos componentes primarios, de acuerdo la Atalaya, no es cristiano, pero cuando estos componentes se dividen en "fracciones", este uso se convierte en algo aceptable. (Véase la Atalaya del 15 de Junio de 2004, p. 23)

Esta distinción hecha por la Watchtower, haciendo que los “componentes” sean diferentes de las “fracciones” utiliza para dar la impresión de que un componente es de alguna manera diferente y por lo tanto, una violación de la ley más fuerte que cuando se ocupa una fracción. Esto es un razonamiento defectuoso porque un componente es una fracción, estos son términos intercambiables. Muchos textos médicos se refieren a los glóbulos rojos y blancos de la sangre como “fracciones”. Del mismo modo, los libros de texto discuten cómo se divide la plasma en varios componentes.

La siguiente carta del 2007, escrita a un testigo que pidió una explicación de esta actitud muestra cómo la Sociedad Watchtower utiliza el engaño para justificar por qué las fracciones están permitidas (Traducción al Español debajo de la carta).

(En cuanto a los usos médicos de la sangre, una examinación cuidadosa de lo que se ha publicado en cuanto al tema por los Testigos de Jehová revelará que nuestra posición consistente ha sido de que la sangre completa o cualquiera de sus cuatro componentes principales – plasma, glóbulos rojos, glóbulos blancos, y plaquetas – no se deberían de ocupar. Así es como los componentes sin fraccionar de la sangre se asientan naturalmente. En su estado todavía no quebrantado, cada componente principal separado, sin importar su respectivo porcentaje de la sangre entera, todavía puede representar básicamente lo que la sangre entera simboliza: la vida de la criatura.)

La carta intenta hacer que parezca que la posición de la Watchtower ha sido consistente, algo que claramente no lo ha sido. Además, la sangre no se asienta en cuatro componentes principales. El asentamiento de la sangre solamente ocurre cuando se pone a través de una centrífuga, y después de añadirle aditivos.

La clasificación que la Watchtower utiliza, que la sangre que está compuesta por las cuatro fracciones principales: plasma, glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas, es muy común. Es precisa, aunque es también una simplificación básica que ha surgido a partir de lo que resulta cuando la sangre se procesa a través de una centrífuga. El resultado es:

  • plasma
  • capa leucocitaria (glóbulos blancos y plaquetas)
  • glóbulos rojos.

Esta clasificación es sólo una de las muchas maneras de describir la sangre. La sangre se clasifica, alternativamente, como los siguientes cuatro componentes principales: plasma, glóbulos de grasa, sustancias químicas, y gases. Bajo esta clasificación, los glóbulos rojos y blancos son considerados como fracciones de plasma. (Véase http://www.uchicagokidshospital.org/online-library/content=S05425)

Otra clasificación alternativa dice que la "sangre consiste de material celular (99% del cual son células rojas de la sangre, las células blancas de la sangre y las plaquetas conforman el resto), agua, aminoácidos, proteínas, carbohidratos, lípidos, hormonas, vitaminas, electrolitos, gases disueltos, y los desechos celulares.” (Traducción al Español de http://chemistry.about.com/cs/5/f/blbloodcomp.htm)

En pocas palabras, el plasma sanguíneo es un líquido compuesto por agua, glóbulos rojos, glóbulos blancos, plaquetas, proteínas, glucosa, los iones minerales, hormonas, dióxido de carbono, inmunoglobulinas, factores de crecimiento, albúmina, y una serie de otras sustancias.

El argumento de la Watchtower de que la sangre se compone de cuatro componentes es engañoso; ya que utilizan esta definición para que parezca que al romper un componente en una fracción, esto se convierte en aceptable. En realidad, muchas de las "fracciones" permitidas están suspendidas en el plasma de la misma manera que los "componentes" tales como los glóbulos rojos están suspendidos en el plasma.

Por ejemplo, el sistema jerárquico que presenta la Watchtower está diseñado para que parezca que una transfusión de plaquetas es más ofensivo para Dios que una transfusión de inmunoglobulina. Sin embargo, en realidad, ambos de estos componentes están suspendidos en la plasma, y mientras que la inmunoglobulina es un componente "aceptable," el cual compone el 1,7% del volumen de la sangre, las plaquetas, que no son “aceptables”, componen sólo el 0,5% del volumen de la sangre.

Los escritores de la Biblia no tenían conocimiento de ninguna de estas definiciones. La sangre no se separaba mediante una centrífuga en esos tiempos. La sangre era simplemente sangre. Si la Watchtower desea mantener una pizca de lógica en sus doctrinas, debería de o permitir el uso de la sangre, o prohibirlo – en cualquier forma. Si desea prohibir la sangre completa pero (de manera ilógica) permitir las fracciones de la sangre, entonces todas las fracciones de la sangre deberían ser consideradas aceptables, incluyendo los glóbulos rojos y los blancos.

Los 4 componentes principales que se utilizan es una medida arbitraria. Algunos libros de medicina enumeran sólo 2 componentes principales, los glóbulos rojos y el plasma. Si la Watchtower escogió la definición de 2 componentes principales que podría permitir a los glóbulos blancos y las plaquetas. Otras fuentes enumeran 16 componentes principales, si elegido este entonces no permitir varias fracciones, ahora permitidos. Otras fuentes se dividen en sangre por la composición química que cambiar totalmente de nuevo lo que está permitido. La WTS ha usado una definición arbitraria, lo que resulta en un resultado arbitraria. La única manera de tener una doctrina coherente es tener una política de todo o nada.

"Fake Blood, Real Controversy" (Sangre Falsa, Controversia Verdadera), escrito por Randy Dotinga, dice que hay productos que son hechos de fracciones de sangre que se permite transfundir a los Testigos de Jehová.

"PolyHeme y Hemopure (marcas de algunos hemoderivados), por Biopure (la compañía que los produce), con sede en Massachusetts - Están en las últimas fases de la investigación. El Hemopure, utilizado en las cirugías, se elabora con sangre de vaca, mientras que PolyHeme se deriva de la hemoglobina, una proteína que se encuentra en los glóbulos rojos. Hay otra ventaja, también, uno que ha obtenido muy poca atención. Aunque la iglesia de los Testigos de Jehová desalienta las transfusiones debido a la restricción bíblica contra el consumo de sangre, ha dado a su millón de miembros estadounidenses una alternativa, pueden aceptar productos que no se derivan de los componentes principales de la sangre." (www.wired.com/news/medtech/0, 1286,62955,00.html a 02 a.m. 06 de abril 2004 PT)

El artículo anterior muestra que los Testigos de Jehová pueden transfundir productos derivados de la sangre humana y animal. El artículo de Dotinga pasó a aclarar la idea errónea de que los Testigos son la razón por la cual se han creado los sustitutos de la sangre. Se han venido desarrollando sustitutos de la sangre desde los principios de la década de 1900, antes de que la postura de los Testigos de sangre entrara en efecto. La razón por la que son necesarios es que la sangre suele ser escasa, no es compatible con todas las personas, y no puede ser almacenada por largos períodos (la sangre donada expira después de 42 días) y transmite enfermedades. Se está haciendo mucho esfuerzo para desarrollar verdaderos sustitutos de la sangre, para poder resolver estas cuestiones.

La postura de la Watchtower en cuanto a la sangre supuestamente se centra en el carácter sagrado de la sangre. La Atalaya del 15 de Marzo de 1962, p.175 (15 de septiembre de 1961, p.559 en inglés) declaró que "prescindiendo de que sea sangre íntegra o un componente de la sangre, de que sea sangre tomada del propio cuerpo de uno o tomada de alguna otra persona, de que se administre como una transfusión o como una inyección, aplica la ley divina.” La sangre no se debía comer o ser transfundida pero debería de ser vertida en el suelo, por respeto a Dios y su don de la vida. Si esto es así, ¿cómo puede la Sociedad Watchtower ahora considerar que el uso de fracciones de la sangre y los sustitutos de la sangre, tales como Hemopure, son aceptables? El guardar grandes cantidades de sangre y procesarlas en componentes para su uso posterior muestra menos respeto a la santidad de la sangre que el tomar una transfusión de sangre.

Considere la lógica detrás del entendimiento más reciente de que una fracción menor es aceptable, pero una mayor no lo es. En Génesis 3:3, Dios prohibió a Eva el comer del fruto del árbol del conocimiento. 3 Pero en cuanto a [comer] del fruto del árbol que está en medio del jardín, Dios ha dicho:

‘No deben comer de él, no, no deben tocarlo para que no mueran’”.

¿Lo hubiera considerado aceptable Jehová si ella hubiera si quiera mordisqueado la piel de la fruta, o la hubiera fraccionado y tomado el jugo, o de alguna manera simplemente hubiera extraído la vitamina C?

Hechos 15:29 también dice que se abstengan de "cosas estranguladas". Utilizando la lógica Watchtower que una fracción de la sangre es aceptable, una fracción de un animal estrangulado también sería aceptable, incluyendo subproductos tales como sebo o la proteína. Esto sería claramente dejar al lado el significado del pasaje y al hacer esto, difícilmente podría decir uno que se está absteniendo de cosas estranguladas.

La tarjeta de la Sangre, la de Australia, la versión del 2008 requiere que los Testigos marquen qué fracciones de la sangre y los procedimientos médicos están o no están dispuestos a aceptar. Esto incluye diálisis, parches hemáticos epidurales, plasmaferésis, el etiquetado o el marcado y la gel de plaquetas. ¿Cree usted que cuando Lucas escribió Hechos capítulo 15 que jamás imaginó que sus palabras serían legisladas con tanto detalle?

La postura de 2000 es similar a cambiar lo que dice en Hechos 15:29, de modo que dijera algo así:

"Sigan absteniéndose de cosas sacrificadas a ídolos, y de sangre, [es decir, sangre entera y sus cuatro componentes fraccionados, a saber, glóbulos rojos, glóbulos blancos, plaquetas y plasma Sin embargo, uno puede participar libremente de otros componentes de los componentes antes mencionados, siempre que hayan sido aún más fraccionados, a menos que su conciencia rechace aún estos también], y de cosas estranguladas... "

Justificación de la Watchtower de su postura

Los testigos de Jehová usualmente son criticados severamente por aplicar su postura sobre la sangre a las transfusiones de sangre. La Biblia nunca menciona las transfusiones de sangre, pero la Watchtower razona que si la sangre no se puede comer, entonces lo lógico es que sería igualmente una falta de respeto el transfundirla. Como se mostrará, la mayor parte del razonamiento que la Watchtower ha utilizado en lo que respecta a las transfusiones es inexacto, lo que ha tenido como resultado una postura incoherente sobre cómo se puede o no se puede utilizar la sangre.

El razonamiento original que se dio para apoyar el por qué se prohibían las transfusiones de sangre era que la sangre era un nutriente de la misma manera que lo es otra comida.

"Cada vez que se menciona la prohibición de la sangre en las Escrituras, es en conexión con tomarla como comida, y entonces es como un nutriente que nos concierne que sea prohibida." Atalaya 1958 15 de septiembre p.575 (En inglés).

La sangre, cuando es transfundida, no es un nutriente. Las transfusiones de sangre no nutren el cuerpo y esta no es la razón por la cual un paciente recibe una transfusión. La sangre se utiliza como un expansor del volumen y para transportar oxígeno. La Watchtower ahora entiende esto y ya no utiliza este razonamiento incorrecto. Sin embargo, en lugar de cambiar la prohibición de la sangre, se empezó a ocupar un nuevo razonamiento. Para enlazar las transfusiones de sangre con el comer la sangre, la Watchtower ahora utiliza la siguiente ilustración:

"imagínese que un médico le dice a cierto hombre que tiene que abstenerse del alcohol. ¿Estaría dicho hombre obedeciendo al médico si dejara de tomar bebidas alcohólicas, pero hiciera que le inyectaran el alcohol directamente en las venas?” Razonamiento a Partir de las Escrituras p.347

Los profesionales médicos podrían pensar que este argumento es también ilógico. Aunque se le aconseja a un alcohólico que no beba alcohol, no impediría que un doctor administrara una medicina que tuviera como uno de sus componentes el alcohol, en el caso de una emergencia médica. Además, cuando la sangre se introduce directamente en las venas como una transfusión, la sangre transfundida circula y funciona como sangre. Del mismo modo, cuando una persona ingiere por vía oral el alcohol, este se absorbe como alcohol en el torrente sanguíneo. El alcohol no es degradado por el estómago y por esta razón da lo mismo inyectarlo que ingerirlo. Por otro lado, cuando se come la sangre, la sangre se digiere y no entra en la circulación como sangre, sino que es descompuesta en componentes simples.

Una transfusión de sangre es en realidad un trasplante de órganos celulares, y los trasplantes de órganos están permitidos por la Sociedad Watchtower. Para mostrar lo irrelevante que es la ilustración que ellos dan, considérela dicha de otra manera:

"imagínese que un médico le dice a cierto hombre que tiene que abstenerse de la carne. ¿Estaría dicho hombre obedeciendo al médico si dejara de comer carne, pero aceptara un trasplante de riñón?" (www.ajwrb.org/history/index.shtml)

Una razón más importante en contra de las transfusiones de sangre es que la Biblia dice que la sangre no debe ser almacenada, pero que debe ser derramada en el suelo. Por esta razón, se dice que es incorrecto incluso el almacenar la sangre propia, para luego transfundirla. (La Atalaya del 15 de octubre de 1959 p.640, Atalaya del 15 de octubre del 2000, p.31) Aunque este razonamiento es parcialmente correcto, pone de relieve cuán fuertemente inconsistente se ha vuelto el estándar de la Watchtower. Este razonamiento se utiliza para prevenir que un testigo de Jehová:

  • done sangre
  • se transfunda sangre
  • se transfunda cualquiera de las cuatro fracciones sanguíneas (células rojas de la sangre, células blancas de la sangre, plaquetas y plasma)

Sin embargo, a un Testigo de Jehová se le permite que le extraigan su sangre y que se almacene para hacerle un análisis de sangre. También se permiten las vacunas cultivadas en sangre almacenada. Muchos tratamientos que ocupan varios tipos de fracciones de sangre son permitidos, a pesar de que son fabricados a partir de grandes cantidades de sangre almacenada.

Para ver qué tan inconsistente es esta norma, vale la pena considerar las inyecciones de inmunoglobulina, que ahora se les permite a los testigos. (¡Despertad! Del 8 de diciembre de 1994). Las inyecciones de inmunoglobulina se utilizan como terapia de reemplazo en las personas cuyo cuerpo no produce suficiente inmunoglobulina o para tratar a personas que no han sido inmunizadas contra ciertas infecciones virales, como por ejemplo la hepatitis A y el sarampión. Se necesitan unos 3 litros de sangre para obtener suficiente gammaglobulina para una inyección. La sangre se toma de un suministro de sangre acumulada, puesto que es probable que los anticuerpos que le hacen frente a estas enfermedades estén en la sangre que se ha acumulado si se han añadido suficientes muestras juntas. De acuerdo con el Manual del Paciente/Familia del IDF, p.76:

"La sangre se recoge de hasta 60.000 personas, y luego se junta. El primer paso en la producción de gamma-globulina es centrifugar la sangre para eliminar todas las células rojas y blancas de la sangre. Entonces, las gamma globulinas son purificadas químicamente a partir de la plasma líquida en una serie de etapas que incluyen el tratamiento con alcohol. Este proceso resulta en la purificación de anticuerpos de la clase de inmunoglobulina G (IgG), pero sólo cantidades minúsculas de IgA e IgM permanecen en la fracción final".

Es muy difícil entender la doble moral que ha creado la Sociedad Watchtower con esto. Por un lado, se dice que la sangre es tan sagrada que no se debe de almacenar, pero que en vez se debe de derramar sobre el suelo. Incluso la sangre propia de alguno no se puede almacenar por solamente unas cuantas horas y después ser transfundida de nuevo en una operación. No se permite ocupar algunos componentes de la sangre, como por ejemplo las células blancas de la sangre, que constituyen menos del 1% del volumen de la sangre. Por otro lado, la Watchtower no ve nada malo en usar una medicación hecha a partir de la mezcla y el almacenamiento de la sangre de 60.000 personas. Si la sangre es tan sagrada que no se puede almacenar para una transfusión, el almacenamiento de la sangre y su procesamiento en fracciones también debe ser rechazado.

Algunas ilustraciones ayudan a explicar la inconsistencia de permitir los componentes de la sangre, pero no la sangre entera. Si el robo y la reventa de un coche es un delito, ¿sería menos de un crimen si el ladrón se llevó el coche entero y vendió sólo los componentes del mismo? O, cuando Dios les dijo a Adán y Eva que no comieran del árbol del conocimiento de lo bueno y lo malo, ¿hubieran estado justificados si hubieran cortado en pedazos el fruto y lo hubieran convertido en jalea antes de comérselo?

Este doble estándar también ha llevado a que los Testigos de Jehová tomen de la comunidad algo que ellos no están dispuestos a dar de vuelta. Los testigos de Jehová se niegan a donar sangre en beneficio de otras personas, pero participan de los beneficios médicos que surgen de la sangre que ha sido juntada.

Al no tener un razonamiento consistente en el cual basarse para su doctrina en contra de las transfusiones de sangre, la Watchtower ocupa el miedo constantemente como motivación para abstenerse de la sangre. Bastantes artículos de la Atalaya infunden miedo a la sangre para el Testigo promedio. Una mirada al índice Watchtower muestra una preocupación por los temas relacionados con el peligro de las transfusiones de sangre, o que la sangre esté contaminada con el SIDA, los hongos y la hepatitis, y que la sangre es un gran negocio. Considere las siguientes declaraciones:

"La sangre de cualquier persona es en realidad la persona misma. […] venenos debido al modo de vivir personal, hábitos de comer y de beber. ...Los venenos que producen el impulso para suicidarse, asesinar, o robar se encuentran en la sangre. […] Locura moral, perversiones sexuales, represión, complejos de inferioridad, crímenes de menor cuantía-a menudo éstos siguen tras la transfusión de sangre," – Atalaya del 15 de Marzo de 1962, p.181 (Atalaya del 1ero de Septiembre de 1961, p.564 en Inglés).
"Con frecuencia la publicidad dada por la prensa a los intentos de forzar transfusiones de sangre en hijos de testigos de Jehová ha provocado gran hostilidad en el público. En algunos casos, los jueces han ordenado transfusiones en niños sin tener siquiera una audiencia previa en la que estén presentes los padres para expresarse al respecto. Sin embargo, en Canadá, en más de cuarenta casos en los que se administraron transfusiones, los médicos devolvieron a los padres sus hijos muertos. "Los testigos de Jehová, proclamadores del Reino de Dios p.184
"Pero los testigos de Jehová creen que el recibir una transfusión [...] [puede] resultar en condenación eterna." ¿Cómo puede salvarle la vida la sangre? p.31

La Atalaya va tan lejos como para afirmar que la ley contra las transfusiones de sangre ha sido vindicada. La vindicación se dice que es debido a que las transfusiones de sangre transmiten enfermedades y que el cuerpo rechaza la sangre como si fuera un órgano extraño. Esto se ha dicho particularmente desde el estallido del SIDA. (La Atalaya del 15 de junio 1985 p.30) Esta es una posición contradictoria porque lo que no menciona es que hay Testigos que han contraído el SIDA por haber recibido transfusiones del Factor VIII y IX, componentes de la sangre que son permitidos. También pasa por alto que un testigo puede tener un trasplante de órganos, aunque esto también conlleva peligros de transmisión de enfermedades y el rechazo del cuerpo.

Cambio de Estándares

Los testigos de Jehová creen que el Cuerpo Gobernante de los Testigos de Jehová está dirigidos por el Espíritu Santo de Dios, y como han declarado que las transfusiones de sangre son malas, entonces es la voluntad de Dios el rechazarlas. Un análisis de los muchos cambios en esta doctrina, que continúan hasta hoy, dan poca evidencia de guía por Espíritu Santo. No sólo han habido cambios significativos en lo que es aceptable, la postura actual es ilógica.

Originalmente a los testigos de Jehová se les permitían las vacunas, los trasplantes y las transfusiones de sangre. En varios puntos de tiempo durante el siglo veinte (de 1901 al 2000), los Testigos de Jehová prohibieron todas las cosas anteriormente mencionadas. Ahora todas se permiten en alguna forma u otra. Aunque todavía están prohibidas las transfusiones sanguíneas y de los principales componentes de la sangre, técnicamente el 100% de los componentes de la sangre se pueden transfundir, siempre y cuando estén fraccionados suficientemente.

Hasta 1927, la Sociedad Watchtower entendía que las leyes Bíblicas contra la sangre no eran vinculantes para los Cristianos. Russell aceptó el entendimiento común teológico sobre este tema, incluyendo que la prohibición del libro de Hechos no era vinculante para los cristianos y que sólo se observó en el primer siglo como manera de mantener la paz entre los Judíos y los gentiles.

"Sugirió además que se les escribiera a ellos simplemente que se abstuvieran de las contaminaciones de los ídolos, es decir, de la carne ofrecida a ídolos (versículo 29), y de lo estrangulado, y de sangre – puesto que al comer tales cosas pueden convertirse en piedras de tropiezo para sus hermanos judíos (Véase 1 Corintios 8:4-13.) - y de fornicación... Nótese que no se dice nada acerca de guardar los Diez Mandamientos, ni ninguna parte de la ley judía. Fue evidentemente dado por sentado de que al haber recibido el espíritu de Cristo, la nueva ley del amor sería una regulación general para ellos. Las cosas mencionadas no eran más que para protegerse del tropiezo a sí mismos o ser-piedras de tropiezo para los demás." Atalaya del 15 de Noviembre de 1892 p.350-351.
"Los Gentiles nunca habían estado bajo estas restricciones, puesto que ellos nunca habían estado bajo la Ley del Pacto; pero estaba tan arraigadas las ideas Judías en cuanto a este tema que fue necesario, para mantener la paz de la iglesia, que los Gentiles también siguieran las reglas en cuanto a estos asuntos:
1. Abstenerse de sacrificios a ídolos
2. Y de sangre,
3. Y de cosas estranguladas Es nuestra opinión por tanto, que estos asuntos así superañadidos a la ley del amor deberían de ser seguidos por todos los Israelitas espirituales como algo que representa la voluntad divina.” Atalaya del 15 de abril de 1909 pp.116-117

El comer de la sangre no fue prohibido hasta 1927, bajo la dirección de Rutherford. La Atalaya de diciembre de 1927, p.371 hizo la afirmación de que el Pacto con Noé era eterno y que este prohibió el comer de la sangre.

"Al mismo tiempo, Dios entró en un pacto con Noé, tal pacto incluía a toda criatura viviente; y tal pacto era designado por el Señor: “El pacto eterno”… Dios le dijo a Noé que todo ser viviente podría ser comida para él, pero que no debía comer la sangre, porque la vida está en la sangre."

Si la doctrina de la sangre es una doctrina tan crítica, tan central, uno debe preguntarse por qué Dios esperaría tantas décadas antes de revelar que es tan importante, por medio de la Watchtower.

¿Qué tan seriamente debería de tomar una persona las enseñanzas médicas de la Watchtower de la década de 1920 y 1930? Este fue el período de tiempo en que el editor de la Edad de Oro, Woodworth, afirmó que "la medicina se originó en el demonismo" y también condenó las vacunas, o que las mujeres se cortaran el cabello, o mascar chicle, o usar ollas de aluminio, o hasta comer el desayuno - véase cambios Médicos.

La Atalaya del 1ero de Julio de 1945 pp.199-200, contenía la primera indicación de que la prohibición de Dios también se aplica a sangre humana. Se incluyó la mención de las transfusiones de sangre, aunque no prohibieron directamente.

No fue sino hasta la década de 1950 que la Watchtower específicamente explicó su prohibición de las transfusiones de sangre , más de 80 años después del comienzo de la Sociedad Watchtower. No fue que las transfusiones eran un nuevo invento la razón por la que la Sociedad Watchtower esperó tantas décadas para hacer esta prohibición. De hecho, la Atalaya del 1ero de Julio de 1945 citó el Volumen 4 de la Enciclopedia Americana , edición revisada de 1929, declarando:

"Las transfusiones de sangre se remontan a la época de los antiguos egipcios. El caso más temprano que se ha reportado fue el del Papa Inocencio VIII en 1492… Fue al final del siglo 18 y al comienzo del siglo 19 que se trabajó más activamente para establecer la transfusión como un procedimiento quirúrgico se llevaba a cabo después de una hemorragia".

Las transfusiones de sangre se utilizaron con éxito para el tratamiento de seres humanos al principio del siglo de los 1800. Los tipos de sangre, clasificados como A, B, u O, fueron identificados en el año 1901, y el primer banco de sangre fue establecido en 1932. (Véase Bloodbook.com/trans-history.html, accesado Febrero 2014). Para "la década de los cuarenta, los científicos empezaron a dividir la sangre en componentes.” (Despertad! 22 de octubre de 1990p.4)

En 1951 se aclaró con gran detalle que un testigo no debe usar la sangre en ninguna forma, pero seguía siendo una cuestión de conciencia y no era motivo para la expulsión.

"Sin embargo, las congregaciones nunca han sido instruidas a expulsar a aquellos que voluntariamente toman transfusiones de sangre o aprueban de ellas. Dejamos que el juicio de los violadores de la ley de Dios en relación con el carácter sagrado de la sangre permanezca con Jehová, el Juez Supremo." Atalaya del 1ero de Agosto de 1958, p. 478 (Inglés).

A partir de la Atalaya del 1ero de Julio de 1961, p.414-416 (En Español), (15 de enero de 1961 pp.63-64, en Inglés), las transfusiones de sangre se convirtieron en motivo de expulsión, destacando la importancia que había agarrado esta doctrina de la Sociedad Watchtower.

"A partir de 1961 se expulsó de las congregaciones de los testigos de Jehová a cualquiera que pasara por alto este requisito divino, aceptara transfusiones de sangre y manifestara una actitud impenitente." Los Testigos de Jehová, Proclamadores del Reino de Dios p.183

Esto se aplica a un testigo de Jehová que consume o transfunde sangre o a un padre Testigo que permite que sus hijos tengan una transfusión de sangre. Esto a pesar de que el Nuevo Testamento nunca ha listado el consumo de la sangre como una razón para la expulsión de la congregación.

Vacunas

Las vacunas fueron originalmente aceptables.

1921 - A partir de 1921, una serie de artículos fueron presentados en la Edad Dorada que describieron a las vacunas como algo en contra del pacto eterno de Dios. (Edad Dorada, 12 de octubre de 1921 p.17; 4 de febrero de 1931, p.293). Véase Consejos Médicos - Vacunas

1952 - Después de 30 años la Sociedad Watchtower regresó a su posición original, lo que permitió una vez más las vacunas. (Atalaya del 15 de diciembre de 1952, p.764, en Inglés)

Los trasplantes de órganos

Los trasplantes de órganos fueron descritos originalmente como "maravillosos e útiles."(¡Despertad! del 22 de diciembre de 1949, p.20)

1967 (*El artículo en Español salió en 1968) - Los trasplantes son prohibidos para los Testigos, por ser igualados al canibalismo. Este siguió siendo el caso a través de la década de los 70. (Atalaya del 15 de Abril de 1968, p. 254-256, en Español, Atalaya del 15 de noviembre de 1967 pp.702-704, en Inglés)

1980 - La Sociedad revocó la decisión y los trasplantes se convirtieron aceptables de nuevo. (Atalaya del 15 de Septiembre de 1980, p.31, en Español, Atalaya del 15 de Marzo de 1980, en Inglés)

Comer Sangre

Inicialmente la sangre podría ser comida. (Atalaya 15 de noviembre de 1892 pp.349-352, Atalaya del 15 de abril de 1909 pp.116-117)

1927 - Sangre ya no se debía comer (Atalaya diciembre de 1927 p.371)

Suero sanguíneo

1954 - Inaceptable.

"Se nos dice que se necesita 1 y un tercio de litros de sangre entera para conseguir suficiente de la proteína de la sangre o "fracción", conocida como la gammaglobulina para una inyección... el hecho de que está hecha de sangre entera la pone en la misma categoría como las transfusiones de sangre en lo que respecta a la prohibición de Jehová de no introducir sangre al sistema de uno." ¡Despertad! 8 de enero de 1954 p.24

1958 - Aceptable (Atalaya 15 de septiembre de 1958 p.575, Inglés)

1963 - Inaceptable (Atalaya 15 de noviembre de 1963, p. 700, Español, 15 de febrero de 1963 p.124, Inglés)

1964 (Artículo en Español en 1965) - Aceptable (Atalaya 15 de mayo de 1965, p. 295, Español, Atalaya 15 de noviembre de 1964 pp.680-3, Inglés)

1974 (Artículo en Español en 1975) – Cuestión de conciencia (Atalaya 1 de marzo de 1975 p.159, Español, Atalaya 1 de junio de 1974 p.352, Inglés)

La hemodilución

1972 - inaceptable.

“The Journal of the American Medical Association, con fecha del 15 de noviembre de 1971, describió un procedimiento para cirugía de corazón abierto que emplea una “separación de la hemodilución.” Al principio de la operación se extrae una gran cantidad de sangre y se vierte en una bolsa plástica para la sangre. Aunque la bolsa permanece conectada al paciente por medio de un tubo, la sangre removida y almacenada queda fuera del sistema circulatorio del paciente. Esta es reemplazada con un ensanchador del plasma, que diluye el resto de la sangre en las venas y el cual gradualmente se disipa durante la cirugía. Cerca del fin de la cirugía la bolsa con la sangre almacenada es elevada, y la sangre almacenada vuelve a inyectarse en el paciente. El Times de Nueva York del 9 de noviembre de 1971 informó de un procedimiento algo parecido en el cual unos cuantos días antes de la operación se remueve y se almacena tanto como cuatro pintas de sangre. Durante la operación la propia sangre personal es transfundida de nuevo, lo cual evita el peligro de una enfermedad y el peligro de sangres que no correspondan. Es importante que los cristianos tomen nota de estas técnicas, puesto que son contrarias a la Palabra de Dios. La Biblia muestra que la sangre no debe ser extraída del cuerpo, almacenada y entonces usada de nuevo.” - ¡Despertad! Junio 22, 1972, p.30 (Español), ¡Despertad! Abril 8, 1972, p.30 (Inglés)

1982 – Se oponen a la hemodilución.

"También se oponen a las técnicas para la colección o la hemodilución intraoperatorias que envuelven el almacenamiento de la sangre." ¡Despertad! 8 de noviembre de 1982, p.25 (Español), ¡Despertad! 22 de junio de 1982, p.25 (Inglés)

1983 - Aceptable.

“Por esta razón, y no solo por cumplir con las peticiones de los testigos de Jehová, Denton Cooley [de Houston, Texas] ha ejecutado operaciones de corazón abierto por más de siete años ya, y en ellas ha limitado el uso de transfusiones cuando era posible por medio de sustituir éstas con la hemodilución, proceso de diluir la sangre del paciente con una solución de glucosa e hiparina.” ¡Despertad! del 22 de Junio de 1983, p.22 (Español), ¡Despertad! del 22 de marzo de 1983, p.16

Las transfusiones de sangre

Originalmente permitidas. Se encomian las transfusiones de sangre y la donación de sangre (Edad Dorada 29 de Julio de 1925 p.683, Edad Dorada 1ero de Mayo de 1929 p.502, Consolación 25 de Diciembre de 1940, p.19 )

“El remendar de un Corazón” “En la ciudad de Nueva York un ama de casa, al estar moviendo algunas cosas de un rentista accidentalmente se disparó al corazón con su revólver. Se le llevó de emergencia a un hospital, se le hizo una incisión alrededor de su pecho izquierdo, se le quitaron cuatro costillas, se le sacó el corazón, se le hicieron tres puntadas, y uno de los médicos de turno en la gran emergencia dio un litro de su sangre para que fuera transfundida, y ahora la mujer está viva y sonríe alegremente por lo que le pasó durante los 23 minutos más apurados de su vida.”

1945 - Prohibida Las transfusiones de sangre se declararon como malas por primera vez. (Atalaya 1ero de Julio de 1945, p.198-201)

1961 - Se convirtió en un motivo de expulsión - Atalaya, 1ero de Julio de 1961 (Español), Atalaya 1961 15 de enero pp.63-64, (Inglés).

En 1961 se especificaba claramente que la ley de la sangre se aplica a toda la sangre y a los componentes de la sangre, tales como las fracciones de la sangre y la hemoglobina.

"Si usted tiene motivo para creer que cierto producto contiene sangre o un componente de sangre, pregunte al que lo vende… Sin embargo, si la etiqueta dice que ciertas tabletas contienen hemoglobina, investigación similar revelará que esto viene de la sangre; de modo que un cristiano sabe, sin preguntar, que debe evitar una preparación de esa clase.” Atalaya 1ero de Febrero de 1962, p.93 (Español), Atalaya 1ero de Noviembre de 1961, p.669 (Inglés)

Poco a poco se han ido permitiendo de nuevo

1982 - Los componentes sanguíneos se enumeran con algunos componentes menores permitidos. Se prohíben los componentes principales y la hemodilución. (Despertad! 8 de Noviembre de 1982, p.25 (Español), Despertad! 22 de junio de 1982, p.25(Inglés))

1995 - La hemodilución normovolémica aguda (ANH) y el procedimiento de recuperación de sangre autóloga (Cell Saver) son aceptables a pesar de ser almacenado brevemente fuera de la sangre. ( Atalaya 1995 01 de agosto p.30)

2000 - Cambio importante a la póliza de la sangre, toda la sangre es ahora permitida, siempre y cuando se conviertan a fracciones menores.

"En cambio, cuando se trata de fracciones de los componentes principales, cada cristiano, tras meditar profundamente y con oración, debe tomar su propia decisión en conformidad con su conciencia." Atalaya 15 de Junio del 2000 p.29-31

La Atalaya del 15 de junio del 2004 p.19-23 contiene trata detalladamente el tema de la sangre, y se incluye un gráfico que muestra que las transfusiones de sangre entera y los componentes “principales” están prohibidos. Los componentes 'principales' se denominan como los glóbulos rojos, los glóbulos blancos, la plasma y las plaquetas. Sin embargo, se puede ocupar fracciones de estos cuatro componentes.

En otras palabras, cuando la sangre se divide en componentes suficientemente pequeños, el 100% de la sangre puede ser transfundida por un Testigo de Jehová.


"Manténganse en el amor de Dios" (2008) p.216

Hemoglobina

La hemoglobina es lo que hace que la sangre sea sangre, ya que transporta el oxígeno. También es un componente principal de la sangre por peso, representando el 33% de los glóbulos rojos y el 14% de toda la sangre. Por lo tanto, el permitir la hemoglobina hace que, en práctica, toda la póliza Watchtower en cuanto a la sangre carezca de sentido.

1992 – Específicamente mencionada como algo prohibido

“Por supuesto, debemos evitar aquellos productos que contengan cosas como sangre, plasma sanguíneo, plasma, globina (o globulina) o hierro de hemoglobina (o globina).” Atalaya 15 de Octubre de 1992 p.31

2000 - Indirectamente permitida. Comenzando con la Atalaya del 15 de Junio del 2000, que declaró que las fracciones de los cuatro componentes de la sangre estaban permitidas, la hemoglobina fue indirectamente permitida, siendo esta una fracción de las células rojas de la sangre. La misma conclusión se puede extraer de la gráfico del 2004.

2006 - Específicamente permitida En el Ministerio del Reino de Noviembre del 2006, p.5, se establece específicamente que la hemoglobina es una decisión personal.

La determinación de qué componentes permitir

En 1958 el criterio para saber lo que era aceptable era que si los componentes ‘nutrían’ el cuerpo, lo que llevó a que se permitieran los sueros.

"Mientras que Dios no tenía la intención de que el hombre contaminara su torrente sanguíneo con las vacunas, sueros o fracciones de la sangre, el hacerlo no parece estar incluido en la voluntad expresa de Dios prohibiendo la sangre como alimento. Sería, entonces, una cuestión de decisión individual si se uno acepta estos tipos de medicamentos o no." Atalaya del 15 de Septiembre de 1958, p.575 (Inglés)

En 1982, el concepto de "nutrición" fue sustituído por una consideración de que si una fracción era un componente 'mayor'. Los componentes principales se prohíben pero ciertos componentes menores se permiten.

"Aunque lo declarado en estos versículos no se expresa en términos médicos, los Testigos consideran que estos textos bíblicos excluyen transfusiones de sangre total, de glóbulos rojos empaquetados y de plasma, así como también la administración de glóbulos blancos y de plaquetas. Sin embargo, el entendimiento religioso que los Testigos tienen no prohíbe de modo absoluto el uso de componentes como la albúmina, globulinas relacionadas con la inmunidad y preparaciones para los hemofílicos; cada Testigo tiene que decidir individualmente si puede aceptar éstos." Despertad! 8 de Noviembre de 1982, p.25 (Español), Despertad! 22 de junio de 1982, p.25(Inglés))

En 1990, la consideración de cuáles componentes menores se podían utilizar tenía que ver con la transferencia de estas por medio de la placenta.

"El hecho de que algunas fracciones proteínicas del plasma pasen naturalmente al sistema sanguíneo de otra criatura (el feto) puede ser otro aspecto que el cristiano quiera considerar cuando va a decidir si aceptará o no globulina inmunológica, albúmina u otras inyecciones similares de fracciones del plasma. Puede que alguien opine que puede aceptarlas con buena conciencia, pero otra persona concluya que no puede hacerlo. Cada uno tiene que decidir esta cuestión personalmente ante Dios." Atalaya 1ero de Junio de 1990 p.31

En el 2000, se simplificó en gran manera la decisión. Un componente “mayor” no se puede ocupar, pero se puede ocupar uno "menor". La siguiente sección mostrará que no hay base o lógica detrás de este razonamiento. Esta distinción se identifica en el libro del 2008 titulado “Manténganse en el Amor de Dios”.

Un folleto hecho para el Comité de Enlace de Hospitales en el año 2000 entró en más detalle con respecto a lo que era y no era aceptable.

Postura Bíblica Sobre la Sangre

El consumo de las células de sangre no es un problema en la Biblia, puesto que se podía comer la carne a pesar de contener sangre. La cuestión era el respeto por la santidad de la vida. Aunque las leyes bíblicas sobre la sangre cambiaron con el tiempo, nunca se ha cambiado el principio de mostrar respeto por la vida. ¿Si se niega la sangre en una situación de vida o muerte, mostraría esto respeto por la vida? Es interesante examinar el desarrollo de esta doctrina en las Escrituras.

Noé

Leyes de Noé

Después del diluvio, Dios le dio a Noé lo que los Judíos denominan las siete Leyes de Noé:
"Desde la época de Noé hay siete leyes que se esperaba que siguieran los no-Judios, al convertirse en adoradores del Dios de Abrahán. La salvación no dependía de seguir las Leyes de Noé. Incluso los Judios saben que guardar la ley no salva. Sólo el Mesías puede salvar. Estas leyes son simplemente instrucciones para nuestro propio bien. La palabra “ley” significa instrucción. Las Leyes de Noé, basadas en Génesis 9, son:.
* Comportarse con justicia en todas las relaciones, y establecer tribunales de justicia
* Abstenerse de blasfemar el nombre de Dios.
* Abstenerse de practicar la idolatría.
* Evitar las prácticas inmorales, específicamente el incesto y el adulterio.
* Evitar el derramamiento de la sangre de los semejantes.
* Abstenerse de robar a los semejantes.
* Abstenerse de comer una extremidad arrancada de un animal vivo." - auburn.edu (06 de octubre 2006)
Estas son las únicas leyes que Judios consideran que hasta los Gentiles deben de seguir, y no hay ninguna que tenga que ver con comer la sangre.

La Watchtower afirma que el mandato de abstenerse de sangre se originó con Noé.

“Solo les impuso una restricción: no debían consumir sangre (Génesis 9:3, 4)" Atalaya 1ero de Octubre del 2008 p.31

Génesis 9:4 no habla de comer sangre. En vez, se le dijo a Noé:

" Solo carne con su alma —su sangre— no deben comer.. "

Este mandato habla acerca del respeto por la vida animal durante el ritual de la matanza. Esto no indica que la sangre no se podía comer. Si se entiende estrictamente en el Hebreo original, esto significa que no se le debería de arrancar la carne del cuerpo de un animal para comerse, si el animal todavía está vivo. En general, se entiende que por respeto a la vida de un animal, se le debía desangrar si se le iba a matar para consumirlo; era un mandato en contra de comer cosas estranguladas.

La Watchtower utiliza esto como una escritura clave para demostrar que las transfusiones de sangre no se deben de utilizar, intentando aplicar el texto al consumo de sangre humana. Ninguno de los dos puntos se hacen en esta escritura.

Incluso la Watchtower originalmente reconoció que Génesis 9:4 no se aplicaba al consumo de la sangre, como se muestra en el siguiente artículo en el que se trató de demostrar que las vacunas eran malas:

"Todas las mentes razonables deben concluir que Dios se opuso, no al comer de la sangre, sino que se opuso al traer en contacto la sangre de la bestia con la sangre del hombre." Edad Dorada, 4 de Febrero de 1931, p.294

Mostrando que la Ley de Noé estaba relacionada con el acto de matar a un animal, no con la propia sangre. Deuteronomio 14:21 permitía que los Israelitas vendieran a los “residentes extranjeros” animales que fueran hallados muertos como comida, a pesar de no haber sido desangrados. Esto se debe a que el residente forastero estaba bajo la Ley de Noé, pero no la Ley Mosaica.

Ley Mosaica

La Ley de Moisés dio más de 600 leyes para la Nación de Israel, y agregó grandemente a las leyes que fueron dadas a Noé. Por primera vez, una ley declaró que la sangre debía de ser comida, so pena de muerte.

Levítico 17:10 "”’En cuanto a cualquier hombre de la casa de Israel o algún residente forastero que esté residiendo como forastero en medio de ustedes que coma cualquier clase de sangre, ciertamente fijaré mi rostro contra el alma que esté comiendo la sangre, y verdaderamente la cortaré de entre su pueblo."

Sin embargo, esto también se relacionaba con el ritual de desangrar un animal que hubiera sido matado para comida, no estaba relacionado directamente con la propia sangre. Esto se puede confirmar leyendo Levítico 17:15;

"En cuanto a cualquier alma que coma un cuerpo [ya] muerto o algo desgarrado por fiera, sea un natural o un residente forastero, en tal caso tiene que lavar sus prendas de vestir y bañarse en agua y ser inmundo hasta el atardecer; y tendrá que ser limpio.".

Si el animal ya estaba muerto, la pena de muerte no se aplicaba por haber comido un animal sin desangrar, sino que estaban obligados a bañarse debido a que se habían hecho inmundos por haber tocado un cadáver.

Toda la Ley Mosaica cesó cuando Jesús murió. (Romanos 10:04) Dado que la Ley Mosaica ya no aplica a los Cristianos, los Cristianos no están obligados a seguir las Leyes Mosaicas respecto a la sangre. La muerte de Jesús acabó con el enfoque legalista a la vida dictado por la Ley Mosaica. Su afirmación de que los cristianos no son contaminados por lo que comen incluiría la Ley Mosaica que cubre cosas tales como comer el cerdo, las ostras y la sangre.

Mateo 15:11 "No lo que entra por la boca contamina al hombre; pero lo que procede de la boca, eso es lo que contamina al hombre”." Marcos 7:15 "Nada hay que entre en el hombre de fuera de él que pueda contaminarlo; mas las cosas que proceden del hombre son las cosas que contaminan al hombre”."

David

Al leer la historia de la vida de David, vemos que la regulación en cuanto a la sangre tenía que ver con el ritual de matar a animales por comida. David no estuvo obligado a desangrar a los osos y los leones que mató mientras protegía a sus ovejas. (1 Samuel 17:34-36)

En 2 Samuel 23:13-16, cuando los valientes arriesgaron sus vidas para obtener agua dulce para David, él derramó el agua a Jehová (como estaba mandado para la sangre) y castigó a estos hombres por no respetar la santidad de sus propias vidas. Las palabras que utilizó son esclarecedoras.

"[David] no consintió en beberla, sino que se la derramó a Jehová. Y pasó a decir: “¡Es inconcebible de parte mía, oh Jehová, que yo haga esto! ¿[Beberé yo] la sangre de los hombres que fueron a riesgo de sus almas?”

Al hacer un paralelo entre el agua y sangre con la vida, David mostró que no es literalmente la sangre lo que es importante para Jehová, sino que es el respeto a la vida. Jehová condena la pérdida de vida por peligros innecesarios.

Los Primeros Cristianos

Como se señaló anteriormente, Jesús mostró que la vida siempre ha sido más importante que el cumplimiento estricto de la Ley Mosaica. La razón por la cual la Ley de Moisés era más estricta en sus requisitos era porque se necesitaba mostrar la necesidad del Sacrificio Redentor de Jesús. Por eso, la Ley de Moisés dejó de ser válida cuando Jesús murió por la humanidad.

Colosenses 2:13 b, 14 "Bondadosamente nos perdonó todas nuestras ofensas 14 y borró el documento manuscrito contra nosotros, que consistía en decretos y que estaba en oposición a nosotros; y Él lo ha quitado del camino clavándolo al madero de tormento.”

La Watchtower, sin embargo, ha utilizado la Ley Mosaica para formular su postura en cuanto a la sangre.

"A veces, el médico recomienda al paciente la extracción de parte de su sangre semanas antes de la operación (donación autóloga preoperatoria) para que, en caso necesario, pueda transfundirle su propia sangre almacenada. Sin embargo, extraer, almacenar y transfundir la sangre contraviene directamente lo que se dice en Levítico y Deuteronomio. La sangre no debe almacenarse; debe derramarse, devolverse a Dios, por así decirlo. Es cierto que la Ley mosaica no está en vigor hoy. No obstante, los testigos de Jehová respetamos los principios divinos que contiene y estamos resueltos a ‘abstenernos de sangre’. Por lo tanto, ni donamos sangre ni la almacenamos para transfundirnos posteriormente una sangre que debía haberse ‘derramado’. Esta práctica está en conflicto con la ley de Dios." Atalaya 15 de Octubre del 2000 p.31

Al usar la Ley Mosaica para crear una legislación vinculante para sus seguidores, la Watchtower socava el valor de la sangre de Cristo a través del Rescate. Pablo advirtió contra aquellos que querían volver a la Ley Mosaica:

2 Corintios 3:14-15 "Pero sus facultades mentales fueron embotadas. Porque hasta este día presente el mismo velo permanece sin ser alzado durante la lectura del antiguo pacto, porque es eliminado por medio de Cristo.  De hecho, hasta el día de hoy cuando se lee a Moisés, un velo está puesto sobre el corazón de ellos."

Hechos 15 - Abstenerse de Sangre?

Hay una ocasión que en la superficie puede parecer que complica el punto de vista sobre la sangre, y es la escritura clave utilizada por la Sociedad Watchtower para justificar su postura. En Hechos 15:21 se registra que los apóstoles y ancianos decretaron el "abstenerse de sangre". A primera vista esto puede interpretarse en el sentido de que la Ley Mosaica iba a seguir aplicando a los Cristianos en relación con el consumo de la sangre. Es así como los Testigos de Jehová entienden esta escritura y es su apoyo predominante para negarse las transfusiones de sangre.

Hechos 15:21 no se aplica a las transfusiones de sangre cuando se entiende en su contexto histórico y religioso. La mayoría de las religiones Cristianas no lo ven como una orden obligatoria, ni lo entendía como algo obligatorio el Pastor Russell. Como ya se ha demostrado, la ley de Noé en cuanto la sangre no prohibía el comer sangre, pero el punto de la ley era el mostrar respeto al matar a un animal. Las transfusiones de sangre no implican matar a nadie. El mandato en Hechos:

  1. No es una orden vinculante para todos los individuos
  2. No se refiere a las transfusiones de sangre

La situación en Hechos fue muy específica. A los Cristianos Judíos se les estaba dificultando el aceptar a los Cristianos Gentiles, sobre todo en cuanto a la circuncisión. Pablo, el Apóstol de las Naciones, estaba convirtiendo a los Gentiles y enseñaba con mucha razón que no estaban obligados a seguir la Ley Mosaica. Los Judaizantes eran un grupo de Cristianos Judíos que afirmaban ser superiores a los Cristianos Gentiles debido a que ellos seguían observando la Ley Mosaica. Como se explica en la Nueva Enciclopedia Católica, los Judaizantes eran:

"Un grupo de Cristianos Judíos de la Iglesia primitiva, que sostenían que la circuncisión y la observancia de la Ley Mosaica eran necesarias para la salvación y, en consecuencia, querían imponerlas a los conversos Gentiles, o que, al menos, consideraban estas como todavía obligatorias para los Cristianos Judíos".

Los apóstoles y los ancianos se reunieron para discutir la aplicación de la Ley Mosaica y llegaron a la conclusión de que el observar la Ley Mosaica era innecesario. Sin embargo, recomendaron que los “creyentes de entre las naciones” observaran cuatro cosas de la Ley Mosaica:

Hechos 21:25 “En cuanto a los creyentes de entre las naciones, hemos enviado [aviso], habiendo dictado nuestra decisión de que se guarden de lo sacrificado a los ídolos así como también de la sangre y de lo estrangulado y de la fornicación”.

Esto no es una lista exhaustiva de las cosas de las cuales uno se debe de abstener (por ejemplo, es una omisión obvia el asesinato). Entonces ¿por qué se dio esta lista tan inusual? Fue para evitar hacer tropezar a los hermanos Judíos. Así lo explicó la Atalaya del 15 de Abril de 1909 pp 116-117, y es lo que comúnmente se entiende entre los Cristianos. La Nueva Enciclopedia Católica indica:

"Estos cuatro prohibiciones fueron impuestas por el bien de la caridad y de la unión. Como prohibieron prácticas que eran particularmente horrendas desde el punto de vista Judío, el observar estas era necesario para evitar evitar escandalizar a los hermanos Judíos y para hacer que las relaciones entre las dos clases de Cristianos fueran lo más libres y pacíficas posibles. Con la desaparición de la comunidad Judeo-Cristiana de Jerusalén en la época de la rebelión (A.D. 67-70), la controversia en cuanto a la circuncisión y la observancia de la Ley dejó de ser de alguna importancia en la Iglesia, y pronto se convirtió en un asunto muerto". (La Enciclopedia Católica , Tomo VIII Derechos de autor 1910 por Robert Appleton Company Online Edition Copyright 2003 por K. Knight como aparece en www.newadvent.org/cathen/08537a.htm 17/09/2005)

¿Cómo es que tanto los eruditos como Russell llegaron a esta conclusión? En primer lugar, dado que la Ley Mosaica había dejado de ser válida, no tenía sentido que los Cristianos siguieran solamente una porción de esta. Particularmente al considerar que estas cuatro cosas no son las únicas reglas Mosaicas que un Cristiano tiene que seguir, ni son las más importantes.

Santiago explicó, en el siguiente versículo, por qué se eligieron específicamente las cuatro cosas mencionadas en Hechos 15:20:

Hechos 15:19-21 "Por lo tanto, es mi decisión el no perturbar a los de las naciones que están volviéndose a Dios, sino escribirles que se abstengan de las cosas contaminadas por los ídolos, y de la fornicación, y de lo estrangulado, y de la sangre. Porque desde tiempos antiguos Moisés ha tenido en ciudad tras ciudad quienes lo prediquen, porque es leído en voz alta en las sinagogas todos los sábados”

La ley de Moisés se leía en las sinagogas cada sábado. El pasaje de Levítico 17:1-18:27 aplicaba a tanto los Judios como los Gentiles. Este pasaje tiene los mismos cuatro requisitos, enumerados en el orden exacto que los da Hechos 21:25. (Lev 17:7 sacrificios a ídolos, Lev 17:10 comer sangre, Lev 17:13 sangrar un animal, Lev 18 fornicación). Estas fueron las normas obligatorias tanto para los Israelitas como para los extranjeros que vivían en el antiguo Israel. Estas cosas fueron consideradas de suma importancia para los Judíos por haber estar basadas en las leyes de Noé.

  • Génesis 8:20 "Y Noé empezó a edificar un altar a Jehová" introdujo el concepto de abstenerse de la idolatría
  • Génesis 9:1 “Sean fructíferos y háganse muchos y llenen la tierra.” Introdujo la idea del matrimonio y no la fornicación
  • Génesis 9:4 "Solo carne con su alma —su sangre— no deben comer." fue en cuanto a abstenerse de cosas estranguladas.
  • Génesis 9:6 "Cualquiera que derrame la sangre del hombre, por el hombre será derramada su propia sangre" introdujo la ley de la sangre, prohibiendo el asesinato. Una vez más vemos que el fundamento de la ley sobre la sangre era el respeto a la vida.

Por estas razones, es evidente por qué eran tan importantes estos cuatro puntos para los Judaizantes y por qué los apóstoles concluyeron que mantener estas partes de la Ley activas era necesario para evitar tropiezos dentro de las congregaciones Judías de los alrededores.

Pablo dice específicamente que no hay nada malo en comer lo sacrificado a los ídolos, y explica que se proporcionó esta prohibición a fin de no hacer tropezar otros. Esto fue sólo un problema en congregaciones que tenían problemas entre los Judaizantes y los Gentiles.

1 Corintios 8:4, 7-13 “Ahora bien, respecto al comer alimentos ofrecidos a ídolos, sabemos que un ídolo no es nada en el mundo, y que no hay más que un solo Dios. […] No obstante, no hay este conocimiento en todos; sino que algunos, estando hasta ahora acostumbrados al ídolo, comen alimento como algo sacrificado al ídolo, y su conciencia, que es débil, se contamina. Pero el alimento no nos recomienda a Dios; si no comemos, no por eso somos menos, y, si comemos, no nos es de ningún mérito. Pero sigan vigilando que esta autoridad suya no llegue a ser de algún modo tropiezo para los que son débiles. Porque si alguien te viera a ti, el que tiene conocimiento, reclinado a una comida en un templo de ídolos, ¿no será edificada la conciencia de aquel que es débil hasta el grado de comer alimentos ofrecidos a ídolos? Realmente, por tu conocimiento, el hombre que es débil se arruina, [tu] hermano por cuya causa Cristo murió. Pero cuando ustedes pecan así contra sus hermanos y hieren la conciencia de ellos que es débil, están pecando contra Cristo. Por lo tanto, si el alimento hace tropezar a mi hermano, no volveré a comer carne jamás, para no hacer tropezar a mi hermano."
1 Corintios 10:25-33 " Todo lo que se vende en la carnicería, sigan comiéndolo, sin inquirir nada por causa de su conciencia;  porque “a Jehová pertenecen la tierra y lo que la llena”.  Si alguno de los incrédulos los invita y ustedes desean ir, procedan a comer todo lo que se ponga delante de ustedes, sin inquirir nada por causa de su conciencia. Pero si alguno les dijera: “Esto es algo ofrecido en sacrificio”, no coman, por causa del que se lo haya expuesto y por causa de la conciencia. “Conciencia”, digo, no la tuya propia, sino la de la otra persona. Pues ¿por qué debería mi libertad ser juzgada por la conciencia de otra persona? Si participo con gracias, ¿por qué ha de hablarse injuriosamente de mí por aquello por lo cual doy gracias? Por esto, sea que estén comiendo, o bebiendo, o haciendo cualquier otra cosa, hagan todas las cosas para la gloria de Dios. Eviten hacerse causas de tropiezo tanto a judíos como a griegos y a la congregación de Dios, así como yo estoy agradando a toda la gente en todas las cosas, no buscando mi propia ventaja, sino la de los muchos, para que se salven.".

A pesar de que el decreto en Hechos 15 dice que se abstengan de comer lo sacrificado a los ídolos, Pablo deja claro que no hay nada malo con esta práctica. Él dijo que sólo estaba mal cuando podría hacer tropezar a los hermanos, en este caso los Judaizantes. El mismo principio se aplica a la sangre. Hechos 15 incluía lo sacrificado a los ídolos, la sangre y los animales estrangulados porque causaban tropiezo en las congregaciones mixtas debido a que estos principios se leían "en la sinagoga todos los sábados", no porque hayan sido ofensivos para Dios. Esto se convirtió en menos de un problema después de la destrucción del templo en el año 70 y ahora en nuestra era no tiene relevancia en lo absoluto.

Abstenerse de sangre nunca se menciona en cualquier otro contexto en el Nuevo Testamento. Nunca se discutió como una razón para dejarle de hablar o rechazar a un hermano. Pablo no menciona el comer sangre en 1 Corintios 5 como una razón para "Cesar de mezclarse" con un hermano, ni tampoco lo mencionó Juan. En Apocalipsis 21:8 y 1 Corintios 6, no se menciona la sangre como una razón para no heredar el Reino de Dios. Si evitar la sangre fuera un requisito fundamental de Dios, sería mencionado junto con pecados como la fornicación, el asesinato y la idolatría, los cuales son condenados en varias ocasiones en el Nuevo Testamento.

Derechos de los Niños

Los padres tienen la responsabilidad de cuidar a sus hijos y se espera que las autoridades gubernamentales remuevan a un niño del cuidado de sus padres si los padres lo están maltratando o poniéndolo en peligro. Este es un tema particularmente sensitivo cuando los padres permiten que sus creencias religiosas afecten el cuidado que le den a sus hijos. Cuando un Testigo le niega la sangre a un niño en una situación de vida o muerte, es común que los tribunales fallen en contra de los Testigos y administren la transfusión, y con mucha razón.

La publicación de la Watchtower "¿Cómo puede salvarle la sangre la vida?", está de acuerdo en que el Estado debe proteger a los niños, pero afirma que este caso es diferente:

"Está claro que el Estado puede, y debe, intervenir para proteger al niño a quien se descuida. Con todo, es fácil ver cuán diferente es el caso cuando un padre amoroso o una madre amorosa solicita tratamiento médico de alta calidad sin el uso de sangre.”

Las Transfusiones de Sangre y La Violación

La Atalaya compara una transfusión de sangre forzada por un tribunal a la violación.
“Esto es especialmente cierto por el hecho de que la Biblia relaciona el abstenerse de la sangre con el abstenerse de tales cosas como la fornicación. Por lo tanto, dado que la persona cristiana presentaría resistencia a la violación —un contaminador asalto sexual— también presentaría resistencia a una transfusión de sangre ordenada por un tribunal... puesto que ésta también sería un tipo de asalto contra su cuerpo.” – Atalaya del 1ero de Diciembre de 1980, p.8 (Español), Atalaya de Junio 15 de 1980, p.23 (Inglés)

“Una hermana le dijo a un juez que en tal caso ella no sería responsable por lo que el juez decidiera. Aunque esa declaración estaría correcta desde cierto punto de vista, el juez pensó que eso significaba que, puesto que a ella no se la consideraría responsable, él aceptaría la responsabilidad por ella. Ordenó una transfusión. Usted debe comprender que cuando algunos hacen esas preguntas por lo general están procurando vencer la objeción suya a la sangre. ¡No les dé, sin darse cuenta, esa oportunidad! Pero entonces, ¿cómo podemos evitar ese malentendido? Usted pudiera decir: “Si se me administra sangre por la fuerza de cualquier manera, eso sería para mí lo mismo que violar mi persona. Por el resto de la vida sufriría las consecuencias emocionales y espirituales de ese ataque indeseado. Resistiré con todas mis fuerzas tal violación física. De seguro llevaré ante los tribunales a los que me ataquen así, tal como lo haría en el caso de un ultraje sexual”. Ministerio del Reino Noviembre de 1990 p.6
La violación es generalmente violenta y traumática, con repercusiones emocionales a largo plazo. Si no fuera por la culpa doctrinalmente impuesta que tal procedimiento médico va a destruir la relación de una persona con Dios y la oportunidad de la vida eterna, una transfusión de sangre no fuera para un Testigo más traumática que el resto de una operación. En el caso de una transfusión forzosa, esta culpa impuesta es especialmente injusta, como lo es la afirmación de que la violación es "un asalto sexual que profana". Esto es demasiado similar a las declaraciones de la Watchtower que vinculan la violación con la fornicación.

Permitir que un niño muera por ideales religiosos no es diferente de otras formas de abandono. La mayoría de los Testigos coincidirían en que es un error cuando se deja morir a niños por las ideologías médicas de otros grupos religiosos, como la Ciencia Cristiana y la Cienciología. Mientras que existen tratamientos no-sanguíneos que son aceptables para los Testigos, no siempre se pueden ocupar. Por ejemplo, hay situaciones en la sala de emergencia donde se necesita ocupar sangre, y también se necesita ocupar sangre cuando hay una pérdida repentina de sangre. Además, el tratamiento de los recién nacidos es más arriesgado, debido que tienen mucho menos volumen sanguíneo.

Cuando un niño nace no tiene "creencias", éstas se le imponen a un niño por sus padres. En el caso de los Testigos de Jehová, se estima que dos tercios de los que entran eventualmente se salen de la religión. ¿Es aceptable que un padre ponga la vida de su hijo en riesgo por una creencia, por la cual el niño tiene altas probabilidades de que no esté de acuerdo con ella en su edad adulta?

Se le enseña a un niño Testigo a decir que una transfusión de sangre impuesta por un tribunal es similar a ser violado:

"El juez escribió: “D.P. testificó que resistiría de toda manera posible todo intento de ponerle sangre. Para ella una transfusión es una invasión de su cuerpo, y la comparó al ultraje sexual. Pidió al Tribunal que respetara su decisión y le permitiera permanecer en [el hospital] sin que el Tribunal autorizara las transfusiones de sangre”. La instrucción cristiana que había recibido le fue muy útil en aquel momento difícil. (Véase el recuadro.)
Una niña de 12 años estaba recibiendo tratamiento contra la leucemia. Una agencia para la protección infantil llevó el caso a un tribunal para que le pusieran sangre a la fuerza. El juez concluyó: “L. ha dicho claramente y con convicción a este tribunal que, si se intentara una transfusión, lucharía contra ella con todas sus fuerzas. Ha dicho —y yo le creo— que va a gritar, que resistirá con vigor, que se va a quitar la aguja que le pongan en el brazo y va a tratar de destruir la bolsa de sangre que pongan sobre la cama. Me niego a emitir una orden que haga pasar por tal sufrimiento a esta jovencita [...] El tratamiento que el hospital propone en el caso de esta paciente considera solo el aspecto físico de la enfermedad. No toma en cuenta las necesidades emocionales ni las creencias religiosas de ella.” Atalaya 15 de Junio de 1991 p. 17

Tal declaración es impresionantemente convincente cuando la pronuncia un niño, pero un menor de edad que ha estado bajo una vida entera de adoctrinamiento unilateral en cuanto a la sangre no está en condiciones de tomar una decisión informada sobre un tema tan complejo.

Cuando habla de su posición en un foro más público, el liderazgo de la Watchtower admite que no debe luchar en contra de salvar a los niños dándoles una transfusión de sangre, en casos de vida o muerte. La Sociedad Watchtower admitió ante el Parlamento Australiano que acepta la ley les quite a los niños Testigos de sus padres en tales situaciones.

"Senador SCHACHT – Ya veo. Sólo quiero referirme ahora al caso bien documentado desde su punto de vista acerca de los niños y la queja, de que tenemos leyes en Australia en todos los estados dándole a los médicos el derecho de anular los [deseos de los] padres.
Sr. Toole - No estamos diciendo en nuestra recomendación de que la ley no debería existir. Lo que hemos dicho es que es muy posible que surjan circunstancias en las que se convierta en un asunto absolutamente de vida o muerte. Hemos dicho que, en tales circunstancias, es la forma en que la que la ley debe ser hecha. En su forma actual, la ley no da a entender eso y está escrita de tal forma que permite una invasión de la familia y un caso omiso de los principios de esa familia en circunstancias que realmente no requieren eso en absoluto". (COMMONWEALTH OF AUSTRALIA, Official Committee Hansard, JOINT COMMITTEE ON FOREIGN AFFAIRS, DEFENCE AND TRADE, Cita: Australia's efforts to promote and protect freedom of religion and belief Viernes, 15 de Octubre de 199, tal como mostrado en aph.gov.au, accesado el dia 27 de Mayo del 2006)

Del mismo modo, en 1999, un representante de la Watchtower declaró: "Los padres no se les pide su consentimiento para el uso de la sangre, pero se anima a reconocer la situación en la ley." (Transfusion-free treatment of Jehovah's Witnesses: respecting the autonomous patient's rights, Journal of Medical Ethics, 1998; 24:302-307)

No es posible preguntarles a los niños que fueron sacrificados por su religión cómo se sienten acerca de morir como mártires. Sin embargo, es posible descubrir cómo se sienten los niños que sobrevivieron a una transfusión de sangre, después de que una orden judicial los obligara a recibir una transfusión de sangre Tal es el caso de Carolyn Ivey, nacida prematuramente a padres Testigos de Jehová el 31 de Agosto de 1975, pesando sólo 2 libras (1 kg). Los médicos determinaron que una transfusión de sangre era necesaria para salvar su vida y la vida de su gemela, y un joven abogado trabajó sin descanso para garantizar que las gemelas recibieran el tratamiento requerido. Julia no sobrevivió, pero Carolyn sí. La historia estuvo en el olvido por más de tres décadas, hasta que volvió a la superficie:

"Un abogado de Pensacola llamado Joel Cohen estaba revisando su correo electrónico cuando una frase le llamó la atención: "Me salvaste la vida cuando era un bebé" “Se me erizaron los pelos en mi cuello", dijo. El correo electrónico era de Carolynn Ivey Evans, una mujer de 36 años de edad de Ohio, que podrían haber muerto como un niño si no hubiera sido por los esfuerzos legales de Cohen.
Para Carolynn Ivey Evans - ella está casada ahora, vive en Ohio – el correo electrónico dirigido a Cohen fue parte de un búsqueda de identidad.
"Tengo 36 ahora y soy madre de cuatro hijos", escribió en un correo electrónico al Pensacola News Journal para esta historia. "Durante años, me he preguntado qué le había pasado a mí y a mi hermana gemela. Empecé mi búsqueda hace seis meses por medio de la Internet y me quedé muy sorprendida de lo grande que es realmente la historia... Así que me puse en contacto con el Sr. Cohen (para darle las gracias) por salvarme la vida. ¡Si no fuera porque el Sr. Cohen luchó por mí, yo no estaría aquí hoy! Me hizo llorar porque luchó tanto". content.usatoday.com 27 de marzo de 2012

Es trágico pensar en los niños que no recibieron esa oportunidad, y se sacrificaron por la fe equivocada de sus padres. Sin importar cuan sinceros hayan sido, y sin intentar disminuir la situación terriblemente traumática que enfrentaron estos padres Testigos de Jehová, ni menospreciar su fuerza y su sufrimiento, es difícil no hacer una comparación con el sacrificio de niños, algo condenado en la Biblia.

Jeremías 7:30,31. "'Porque los hijos de Judá… quema[n] a sus hijos y sus hijas en el fuego, cosa que yo no había mandado y que no había subido a mi corazón.’”
Jeremías 19:4-5 "y han llenado este lugar de la sangre de los inocentes. Y edificaron los lugares altos del Baal para quemar a sus hijos en el fuego como holocaustos al Baal, cosa que yo no había mandado ni de la cual había hablado, y que no había subido a mi corazón”"

Punto de Vista de la Comunidad Médica

En general, se les recomienda a los médicos a que sigan los deseos de sus pacientes, y muchos respetarán la decisión que tome un Testigo de Jehová por sus creencias. Los médicos actúan en el mejor interés de sus pacientes y reconocen que la sangre conlleva riesgos y la evitarán cuando se considere posible.

"Alternativas a la Transfusión de Sangre
Debido a que las transfusiones de sangre conllevan riesgos y debido a que el suministro de la sangre es limitado, los médicos tratan de no transfundir cuando sea posible. En algunos casos, existen alternativas a las transfusiones de productos sanguíneos.
Expansores de volumen: Cuando un paciente ha perdido mucho de los fluidos corporales, pero no tiene necesidad de glóbulos rojos o de otros componentes sanguíneos específicos, se pueden ocupar los expansores de volumen para prevenir o tratar el shock causado por la pérdida de líquidos. Los expansores de volumen más comunes son la solución salina normal (agua con sal) y una solución de lactato de Ringer (solución salina con otros químicos). Otros expansores de volumen incluyen albúmina, almidón hidroxietil (HES), dextranos, y las fracciones de proteínas purificadas (PPF). " cancer.org (28 de Febrero de 2006)

Sin embargo, la sangre es a veces considerada esencial para la supervivencia y, aunque un Testigo puede cuestionar la ética de la comunidad médica,3 no deben ignorar que un médico tiene incentivos financieros para actuar de tal manera que dé a sus pacientes la mejor oportunidad de supervivencia. El aumento de los costos de seguros de litigios aseguran que los médicos administren sangre porque creen que aumenta la posibilidad de supervivencia de una persona. El pensar de manera contraria está causado solamente en información errónea presentada en las publicaciones de la Watchtower (como se demuestra en "Testigos de Jehová, las transfusiones de sangre, y el daño de la tergiversación" por Kerry Louderback Wood)

Hasta el momento, no hay alternativas para las células rojas de la sangre; esta es aún la única manera conocida para que el cuerpo transporte con éxito el oxígeno. A medida que la medicina ha progresado, las transfusiones de sangre completa se han hecho menos y menos necesarias para la supervivencia, pero todavía hay situaciones en las que una transfusión de sangre es la única opción.

rsc.org (6 de Junio del 2010), declaró que "los sustitutos sanguíneos humanos han estado en desarrollo o planeados desde la década de 1980. Pero, por una combinación de razones científicas y políticas, no las hay actualmente en el mercado, ya sea en Europa o en los EE.UU… El estudio, dirigido por Charles Natanson, un científico de alto rango de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, reveló un aumento de tres veces en el riesgo de ataques al corazón en los pacientes que recibieron los sustitutos, en comparación con el grupo de control que recibió la sangre de los donantes ". Haga clic aquí para un PDF del artículo completo. Si las transfusiones de sangre total fueran simplemente innecesarias, no habría tanto esfuerzo puesto en tratar de encontrar un sustituto.

El Departamento de Anestesia Canadiense hace algunas observaciones importantes en un módulo de formación titulado "Las transfusiones de sangre y los pacientes Testigos de Jehová":

"Es posible que las consecuencia de rechazar las transfusiones de sangre no han sido tan peligrosas como muchos médicos anticipaban. Las experiencias en el manejo de los pacientes Testigos de Jehová ha desafiado la sabiduría convencional con respecto a principios de la terapia de transfusión." - anesthesia.utoronto.ca (1/11/2005)
Sin embargo, el artículo muestra claramente que la postura de los Testigos a veces puede conducir a la pérdida de la vida, a un alto costo financiero, y que es ilógica. Afirma que negar las transfusiones de sangre "puede dar lugar a un dilema difícil para los médicos, porque una intervención médica rutinaria, segura y potencialmente salva-vidas es inaceptable para el paciente." (www.anesthesia.utoronto.ca/English/An-Introduction.html)
Un médico escribió sobre un paciente Testigo de Jehová que ideó un plan interesante para proteger su vida, en caso de que requiriera una transfusión de sangre.
“Quiero…” dijo ella. “Quiero que mi primo sea quien decida por mí” Su primo no era Testigo de Jehová. En el caso de que el paciente perdiera la conciencia, ella quería que su primo tomara las decisiones por ella. Ella fue muy precisa: Su primo no era su poder de atención médica. Un representante del cuidado de la salud, un acuerdo legal más habitual, nombraría a alguien para que tomara las decisiones tal como el paciente las haría ella misma si las pudiera hacer. No – ella designó al primo para que tomara las decisiones que él quisiera hacer si ella estuviera incapaz de hablar, mas bien que las decisiones de ella. Le pareció a su equipo que ella estaba eligiendo muy claramente a alguien que no era un Testigo de Jehová, alguien que no tomaría la decisión que tomaría un Testigo de Jehová. Alguien que nos permitiría salvarle su vida.” (slate.com 27 de junio 2013)
Si bien esto puede haber apaciguado la conciencia del paciente, es poco probable que los ancianos, si se hubieran dado cuenta del plan, lo hubieran tomado a la ligera.

Muchos médicos entienden que las normas de la Watchtower sobre los procedimientos relacionados con la sangre no son consistentes:

"Muchos médicos están sorprendidos por la complejidad de distinguir entre los tratamientos aceptables y no aceptables para los pacientes TJ, nota Muramoto. [Muramoto O. La evolución reciente de la atención médica de los Testigos de Jehová West J Med 1999.] "Para los médicos que tratan a los Testigos de Jehová, una de los aspectos más desconcertantes es están, de hecho, aceptando muchos tratamientos basados en la sangre a pesar de su creencia en la abstinencia absoluta de la sangre. Dado que dicen que esta ley Bíblica es absoluta, no está claro por qué la Sociedad Watchtower no enseña a sus miembros a simplemente rechazar todo el uso médico de la sangre".

< El tratamiento de un paciente con cirugía sin sangre puede ser muchísimo más caro:

"Es importante recordar que estos dramáticos resultados clínicos a veces pueden tener un costo financiero muy alto. Considere por ejemplo el caso de un Testigo de Jehová de 67 años que sobrevivió a la cirugía de urgencia por una hemorragia causada por una aneurisma de la aorta abdominal que estaba con fugas, a pesar de tener una concentración de hemoglobina postoperatoria de tan sólo 30 g/ l [31]. Durante sus 14 semanas de terapia intensiva en el hospital se le dio la nutrición parenteral total, hierro intravenoso, ácido folínico y epoetina alfa subcutánea para subir la producción de hemoglobina. Dicho gasto extravagante de recursos para evitar una transfusión de sangre hizo que un médico que trabaja en África hiciera los siguientes comentarios: "una estancia así fácilmente debe haber costado una suma de seis cifras. Aquí en Uganda por 250.000 dólares podemos tratar a 25,000 pacientes ambulatorios y 7000 pacientes hospitalizados, llevar a cabo más de 1,000 partos, y llevar a cabo 1,500 operaciones. Nuestro programa de salud de la comunidad sirve a 500,000 personas. Los gastos efectuados por este paciente podrían mantener nuestra unidad durante todo un año. ¿Llegará el momento en el que se le cobrará a un grupo religioso los costos de mantener a sus miembros con vida? "" anesthesia.utoronto.ca

Además, el manual de capacitación hace notar que los Testigos de Jehová ocupan componentes de la sangre sin estar dispuestos a donar sangre. El artículo termina diciendo que, dado que la Watchtower levantó su prohibición de las vacunas y los transplantes de órganos, se puede tener la esperanza que su punto de vista en contra de las transfusiones de sangre también se invertirá.

Conclusión

¿Cómo puede la sangre salvarle la vida? p.7 dice "le conviene a usted conseguir los hechos para que pueda hacer una selección basada en conocimiento con relación a la sangre." La mayoría de los Testigos de Jehová son sólo consciente de un lado de la cuestión, con poco conocimiento de los principios que menciona este artículo. La información que la Watchtower proporciona es sesgada y engañosa. Abundan las exageraciones, como por ejemplo esta declaración:

"Nadie que examina objetivamente los hechos puede negar que hay gran riesgo en las transfusiones sanguíneas." ¿Cómo la sangre puede salvar tu vida?

No hay "un gran riesgo", con una transfusión de sangre, y por lo general un médico le administrará una transfusión porque el riesgo se percibe como menor que el riesgo de no tener una.

"Tuve que tomar la difícil decisión de morir o de tener sangre el pasado otoño y elegí la sangre. No era algo en lo que el comité de enlace con los hospitales podría haber ofrecido una alternativa viable. Tomó 16 transfusiones de emergencia para salvarme. Aparentemente cuando hablé con los ancianos, era una cuestión de si yo era débil o malo, y porque tuve más de una, se consideró que yo era malvado. No tengo ni idea de si se anunció en el Salón del Reino que yo "ya no era un Testigo de Jehová" …[pero] incluso mi más íntimo amigo, a quien yo quería mucho, mucho, me dejó de hablar. Eso rompió mi corazón.”

La Biblia pone gran énfasis en el respeto a la vida. En Mateo 12:11, Jesús demostró que era más importante salvar la vida de un animal que seguir la Ley Mosaica. ¡¿Cuánto más importante es salvar la vida de un ser humano que cumplir con la ley sobre las transfusiones de sangre, una ley que la organización Watchtower no estableció sino hasta 1945?!

Los eruditos Cristianos entienden que la Ley Mosaica fue abolida por la muerte de Jesús y que Hechos 15 sólo se aplicaba a las congregaciones con una mezcla de Judaizantes y Gentiles. Russell y los Testigos de Jehová originales reconocieron esto por casi la mitad de la historia de la Sociedad Watchtower. Los Testigos de Jehová en la actualidad emplean mal Hechos 15 para poder decir que los Cristianos de hoy en día no tienen que tener sangre, y luego vuelven equivocadamente a la Ley Mosaica para formular los detalles estrictos sobre su doctrina de la sangre.

Debido a la variedad de normas que la Sociedad Watchtower ha tenido a lo largo de los años con respecto a la sangre, vacunas, trasplantes y otros procedimientos médicos, una persona tiene derecho a preguntarse:

"¿Está Jehová dirigiendo la Sociedad Watchtower cuando esta emite directivas médicas?"

¿Se puede decir que el Espíritu Santo de Dios ha dirigido a la Sociedad Watchtower a esta posición polémica sobre las transfusiones de sangre? Un examen de la historia de esta doctrina muestra que esto no puede ser el caso. Si el Espíritu Santo de Dios era en verdad la fuerza detrás de la comprensión de la correcta aplicación de este tema, entonces no habría cambios constantes e inconsistencias.

Uno debe preguntarse por qué Dios esperó 60 años para revelar una doctrina tan fundamental, un diferenciador utilizado para distinguir a los Testigos de Jehová del resto del mundo. El período de tiempo que se tomó para introducir este tema indica esto no tenía nada que ver con el Espíritu Santo. El estándar de sangre actual, mucho más débil, ahora contradice la posición de 1961, así como la razón actual de la Watchtower para abstenerse de sangre.

Una gran injusticia se les ha hecho a los miembros, y es lamentable que los Testigos de Jehová están dispuestos a morir por esta doctrina de la Watchtower sin conocer su historia. La mayoría de los Testigos, incluso los ancianos en los Comités de Enlace con los Hospitales, no están conscientes de que la sangre originalmente se podía comer. Tampoco saben muchos de la serie de cambios en la doctrina, o que el 100% de la sangre ahora se puede utilizar en formas fraccionadas. Menos aún saben el motivo Bíblico por el cual la mayoría de las religiones Cristianas creen que la ley de la sangre no aplica a nuestros días.

Haga clic en la imagen para ver un ejemplo del tipo de respuesta que puede esperar si le escribe a la sede de la Watchtower con respecto a las inconsistencias del estándar actual en las transfusiones de sangre.

La Sociedad Watchtower ha estado quitandose la responsabilidad legal de sobre sí misma a través de los cambios recientes que hacen que muchas de las decisiones relacionadas con la sangre sean la responsabilidad de las conciencias de sus feligreses. Cuando he hablado con los Testigos activos de la falta de lógica de la postura de sangre actual, parece que a la mayoría no les importa y están más que felices de estar separados “del mundo” en este tema.

Es probable que con el tiempo se desarrolle una alternativa no sanguínea que tenga la capacidad de reemplazar las capacidades de transporte de oxígeno de la sangre. Alternativamente, la presión legal puede obligar a que la Sociedad Watchtower vuelva a su posición original y una vez más permita las transfusiones de sangre como algo aceptable. En cualquiera de los casos, las transfusiones de sangre se convertirán en un error distante en la historia de la Sociedad Watchtower. Mientras tanto los Testigos seguirán muriendo, aceptando la doctrina de la sangre de la Watchtower actual como si fuera la voluntad de Dios, consumiendo millones de dólares del dinero de los contribuyentes cada año, exigiendo costosas alternativas no sanguíneas y luchando contra las autoridades médicas en los tribunales.

La doctrina de la sangre no sería un problema tan grande si sólo fuera aplicada a comer sangre. Sin embargo la ampliación de esta doctrina para que incluya las transfusiones de sangre, aún en el riesgo de muerte ha acarreado, y justamente, grandes críticas. Se perdieron vidas siguiendo las leyes de la sangre, las vacunas y los transplantes de órganos que luego fueron reemplazadas. Otros están todavía expulsados por haberse transfundido componentes sanguíneos que ahora se consideran aceptables. El efecto que la expulsión (y el hecho que nadie te habla) tiene sobre la vida de los miembros no conformes es dramática. Las muertes han resultado para los miembros que se conformaron a las leyes Watchtower significaron el máximo sacrificio para una organización. En este sentido la Sociedad Watchtower tiene sangre en sus manos. Es irónico que la ley de Dios sobre la sangre era en cuanto a mostrar respeto por la vida, mientras que los estándares de la Watchtower, que cambian constantemente, han resultado en muertes innecesarias.

Notas al pie de la página:

[1] La Atalaya 15 de Noviembre de 1968, p.679 (Español), 1ero de Julio de 1968 p.391 (Inglés) “Es su religión la Verdadera?” dice: "¿Permite el comer sangre? ... Los textos citados aquí muestran que la religión verdadera no enseña ni practica ninguna de estas cosas.”

[2]Sería revelador saber cuántos de los padres de estos niños todavía son Testigos. He sido contactado por padres que perdieron a un hijo debido a rechazar una transfusión de sangre, y esta situación los llevó a darse cuenta de que la religión no enseña la verdad. Es difícil imaginarse una peor tragedia.

[3] Despertad! 22 de Octubre de 1990 p.7 "La venta de sangre es un gran negocio. […] Veamos, ¿qué factor hace que muchas personas desconfíen de los grandes negocios en general? La codicia. La codicia se manifiesta, por ejemplo, cuando los grandes negocios persuaden a la gente para que compre cosas que en realidad no necesita; o peor aún, cuando impone al público productos que se ha comprobado que son peligrosos o cuando rehúsa gastar dinero para que sus productos sean más seguros. Si el negocio de la sangre está contaminado con esa clase de codicia, la vida de millones de personas por todo el mundo se encuentra en grave peligro. ".

Lectura y Enlaces recomendados

Los testigos de Jehová, transfusión de sangre, y el daño de Tergiversación PDF por Kerry Louderback Wood

Testigos de Jehová Asociados para la Reforma de la Sangre

Excerpt from Extracto de En busca de la libertad cristiana

Testigos de Jehová: Bulgaria y la Sangre

creative commons copyright    Paul Grundy  2005 - 2015